Todo el mundo conoce los términos para referirse a las personas que no pueden ver, oír, pero…

¿Conocemos la palabra para las personas que no pueden saborear?

Un viaje por los sentidos y los recuerdos para crear una oportunidad única:
volver a saborear, al menos una vez en la vida, un sabor inolvidable: el chocolate

El reto

Cuando Oriol Blanes, cocinero y amigo de Jordi Roca le confesó que había perdido la capacidad de saborear, se dio cuenta de algo: “El mayor miedo de un cocinero no es perder la voz, es perder el sentido del gusto”.

En ese momento comenzó un viaje gastronómico-científico de la mano de expertos de BBVA, CSIC, Fundación Cerebro o la Red Olfativa Española, entre otros, para tratar de devolver el gusto, y sobre todo comprensión, a un grupo de personas que han perdido la capacidad de saborear.

Este proyecto, basado en una investigación pionera en neurociencia, gastrofísica y gestión sensorial es una llamada de atención al mundo para poner el foco en la disgeusia y la anosmia, dolencias que afectan a más de 1.270 millones de personas, un 17% de la población mundial.

La frustración, el aislamiento social o la depresión son algunas de las consecuencias sintomáticas más comunes en este colectivo.
Y pocos lo saben.

El Reto