José María Roldán, presidente de la AEB, ha explicado los retos a los que se enfrenta esta industria ante el reto tecnológico. “Hay que encontrar un equilibrio entre la protección del consumidor y la innovación”, ha señalado en el penúltimo día del curso de verano que organiza la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y que cuenta con el patrocinio de BBVA.

Igual te interesa…

carlos-torres-vila-2017-apie-190617-bbva

Al igual que afirmó en este mismo foro el consejero delegado de BBVA, Carlos Torres Vila, el presidente de la AEB ha señalado que es preciso habilitar un entorno conocido como ‘sandbox’ regulatorio, para que los nuevos operadores puedan regular de una forma más estricta y en igualdad de condiciones que la industria financiera. “La regulación a la que se ve sometido el sector bancario es un corsé que impide la innovación”, afirma.

Su intervención giró en torno a la revolución digital de la banca, donde se ha producido un cambio en la demanda. “Los clientes son los que están cambiando la forma de operar con nosotros, y eso hace que esta transformación sea imparable”, ha dicho. Respecto al impulso de las nuevas tecnologías, el máximo responsable de la AEB ha señalado que el conocimiento que proporcionan a las entidades sobre los clientes, les permite hacerles “trajes a medida al precio de uno de confección”.

Asimismo, ha querido defender la idea de que las fintech no son enemigos de la banca, ya que las entidades se están convirtiendo en sí mismo en compañías fintech, con proyectos como Bizum. En el caso de la ciberseguridad, José María Roldán ha explicado que la competencia en este caso es mala. “Tenemos que encontrar un equilibrio entre seguridad y coste. Y deberíamos crear conciencia de la importancia que tiene”.

José María Roldán, presidente de la AEB.

Con respecto a la disposición de datos por parte de las entidades a los nuevos operadores, ha explicado que los datos que el banco tiene del cliente son una gran oportunidad en términos de operativa. “A la entidad le permite una mejor gestión del riesgo y al cliente una mejor gestión de sus finanzas personales”. Eso sí, ha recordado que “el consumidor tiene que dar su consentimiento”.

El responsable de la AEB también quiso recordar que la estrategia digital “antes se veía como una amenaza, hoy se ve como una oportunidad”. En cuanto a la regulación explicó que “los nuevos competidores lo tienen más fácil que los bancos porque el sector financiero está fuertemente regulado y los operadores no tienen una regulación o es más laxa”.

Y, por último, en referencia a la competencia, el presidente de la patronal cree que “sigue siendo salvaje a pesar de que los cinco mayores bancos controlan el 72% del sector”. En este sentido, José María Roldán considera que la consolidación está acabando, aunque no descarta alguna operación más.

Comunicación corporativa