Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas personales 17 jun 2019

Ahorrar a lo Marie Kondo: gastos que se pueden dejar de hacer

Triunfar en la televisión, como ocurre con la serie ‘Tidying Up with Marie Kondo‘, hace que mucha gente se fije en ti, pero lo cierto es que el método KonMari que allí se utiliza está basado en la filosofía minimalista contenida en un libro que ya está publicado desde hace tiempo: ‘La magia del orden: herramientas para limpiar tu casa… ¡Y tu vida!’.

Uno de sus preceptos estrella dice que sólo debe conservarse algo que al tenerlo delante nos produce alegría. ¿Es posible hacer lo mismo con parte de nuestros gastos y quitarnos aquellos que no nos aportan ninguna satisfacción?

Empieza exigiéndote a ti mismo

Para terminar con cualquier riesgo compulsivo a comprar cosas que en absoluto necesitemos hay que aplicar la misma filosofía anterior a la hora de adquirir cosas nuevas o seguir pagando otras por mera rutina. El gimnasio al que ya no vas, esa colección de quiosco que ya ni siquiera consultas o el imperativo de ir cada fin de semana al centro de comercial para mirar ropa. Tómate tu tiempo para pensar realmente en aquellas cosas que hay en tu vida por las que pagas y que te dan felicidad. El resto, las que resulte posible, elimínalas.

¡Programa tu cuenta en bbva.es y así podrás ahorrar!

Simplifica tus finanzas

Sé como una hormiga, concienzuda y trabajadora. Borra los antojos innecesarios de tu vida (refresco de mitad de tarde, la suscripción a esa revista que hace tiempo que no lees) y evita al máximo los canales de tentación, por ejemplo, reduciendo el número de tus tarjetas de crédito o llevando siempre efectivo en la cartera para controlar en todo momento lo que gastas.

Armonía vital y financiera

Orden, limpieza y austeridad son tres de las claves que han hecho de la sociedad japonesa una de las más prósperas del mundo. Marie Kondo apuesta porque instalemos en nuestras consciencias la idea de que hay que apreciar todo lo que tenemos y sólo adquirir cosas que realmente vayan a llenarnos alguna necesidad. En el caso del hogar, defiende que almacenar la ropa y los objetos en cajas transparentes, colocándolas verticalmente, nos permite valorar más lo que tenemos y, sobre todo, gastar menos. Ocurre lo mismo con tus finanzas: conoce los productos que tienes contratados, analiza lo que quieres conseguir con ellos y recurre al asesoramiento profesional para tomar las mejores decisiones.

Tiempo más disciplina igual a dinero

Esta filosofía de vida basada en el orden implica paciencia y método, premisas igualmente válidas para pensar en nuestros ahorros. Evita los impulsos y las improvisaciones, no te dejes llevar por la coyuntura de los mercados y, siempre que sea posible, utiliza la tecnología en tu beneficio. Existen aplicaciones gratuitas para tu teléfono móvil que contribuirán a poner control y orden sobre tu dinero.

Adopta un enfoque global

Marie Kondo apuesta por ordenar en el hogar todos los objetos repetidos que tengamos en una misma ubicación para que nos demos cuenta de que no necesitamos adquirir otro nuevo. En el caso de nuestras finanzas, no conviene poner todos los huevos en la misma cesta: piensa en la jubilación y analiza qué plan de pensiones puede convenirte más, valora si haces caso a tu asesor e invierte en un fondo o en acciones, analiza si te interesa apostar por la renta fija,… Diversifica y piensa en el largo plazo para sacarle rentabilidad a tus ahorros.

¡Activa las nueva reglas automáticas en bbva.es para poder ahorrar!

Conócete a la perfección y haz inventarios periódicos

Sigue la rutina de analizar una vez por semana lo que tienes en la nevera, en el congelador y en la despensa. Establece un calendario de lo que serán tus próximas comida y, en función de todo ello, elabora la lista de la compra con sólo lo que realmente necesitas. De este modo, reduciremos el desperdicio de alimentos a la vez que mejoramos la eficiencia de lo que gastamos en el supermercado.

Convierte la contabilidad en tu mejor guía

Utiliza una plantilla de Excel para crear categorías y anotar todos los gastos que realizas semanal y mensualmente. En el apartado del hogar, por ejemplo, coloca todos los gastos fijos como la luz, el agua, el gas o la mensualidad que abones; en ocio, el teléfono móvil, los libros o la música; y así sucesivamente. Del mismo modo, crea un apartado de imprevistos que recoja desde el cambio de un electrodoméstico que se ha roto a tu visita de urgencia al dentista por un empaste roto. Comparando los gastos de los meses a lo largo del tiempo podrás establecer rutinas, desarrollar pautas y estrategias, y aprender de posibles errores.

Otras historias interesantes