Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Seguros 29 abr 2019

Cinco situaciones que resolverás al tener un buen seguro de viaje

Cuando se planean unas vacaciones solo se piensa en positivo y en disfrutar. Son días en los que se dejará de lado la rutina para cambiarla por otras actividades destinadas al descanso o a conocer sitios nuevos. Sin embargo, nadie está exento de alguna sorpresa desagradable durante por ejemplo nuestras vacaciones en el puente de mayo. Por ello, es recomendable protegerse frente a ciertos imprevistos que pueden ocurrir durante el viaje contratando un buen seguro.

Para estar tranquilos ante lo que pueda ocurrir cada vez son más las personas que optan por contratar un seguro de viaje. Se trata de coberturas, como la de BBVA Seguros,  que se adaptan a las características y necesidades de cada viaje, como el destino y la duración o el número de viajeros. Gracias a sus garantías, aunque esos días de vacaciones no resulten como se había planeado, ayudan a solventar incidentes y situaciones no deseadas.

Gastos ocasionados por una vuelta anticipada

Por muy planificado que se encuentre el viaje, siempre puede haber circunstancias que nos obliguen a interrumpir el viaje y volver antes de lo planificado, como por ejemplo la hospitalización o fallecimiento de un familiar. En estas situaciones, disponer de un seguro que cubra los gastos ocasionados por la vuelta anticipada puede ser un gran alivio.

Precisar (o necesitar) asistencia sanitaria en el extranjero

Si se sufre un accidente o enfermedad en España, la cobertura está asegurada ya que nuestro sistema de salud ofrece la asistencia necesaria. Pero no ocurre lo mismo si nos encontramos en otro país. Según el territorio en el que se requiera atención médica, el viajero puede encontrarse en completo desamparo y tener que pagar de su propio bolsillo los gastos derivados de la asistencia sanitaria que haya recibido. Una circunstancia que no es nimia si se tiene en cuenta que, por ejemplo, los costes por un esguince en Estados Unidos pueden llegar a alcanzar los 5.000 euros en Estados Unidos. Para evitar sorpresas inesperadas, no solo es recomendable contratar un seguro que incluya asistencia médica, sino también fijarse bien en las cantidades máximas de la cobertura según el lugar al que se viaje.

Descubre los seguros de BBVA

Traslados sanitarios y repatriación en caso de accidente o enfermedad

Nadie planifica un viaje pensando que algo pueda salir mal y, menos aún, que vaya a sufrir un accidente grave o enfermedad. Pero es algo con lo que habría que contar. Como se adelantaba más arriba, si sucede en España, la solución es más sencilla. En cambio, si estamos en el extranjero y los médicos determinan que es necesario su traslado a un centro sanitario en España, las gestiones pueden llegar a complicarse bastante. Con un seguro de viaje adecuado el paciente no solo  recibirá la asistencia sanitaria necesaria, también será más ágil el traslado a su país de origen o, incluso, facilitará el desplazamiento de sus familiares al destino del viaje para que puedan acompañarle durante el tiempo que dure su hospitalización en ese país.

Gastos extras por pérdida o robo del equipaje

Uno de los temores cuando uno viaja por otros medios que no son los propios es que nos roben o se pierdan las maletas. Una situación que puede darse, sobre todo, cuando el transporte elegido es el avión y se opta por facturar el equipaje. Si ocurre en el vuelo de vuelta, el trastorno es menor. Pero si sucede en el de ida, la situación puede convertirse en un quebradero de cabeza dependiendo del destino. Mientras la compañía aérea trata de localizar lo extraviado, el viajero necesita adquirir la ropa y los utensilios imprescindibles para empezar a disfrutar cuanto antes de sus vacaciones. Un desembolso que le será devuelto si antes se ha contratado un seguro que incluya esta cobertura.

Sin derecho a indemnización en caso de anulación o retraso de un vuelo

Es imposible controlar todas las variables que pueden dar al traste con un viaje. Las inclemencias meteorológicas o una huelga de controladores aéreos son situaciones que escapan al control de los viajeros. Al tratarse de circunstancias extraordinarias la aerolínea no siempre está obligada a compensar a sus pasajeros. Aunque lo habitual es ofrecerles comida y bebida, una habitación para pasar la noche o, si es posible, una alternativa para poder llegar a su destino, lo que no se contempla son indemnizaciones económicas. Estas solo pueden reclamarse en el caso de haber contratado un seguro de viaje que lo contemple.

Otras historias interesantes