Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

¿Qué es la huella de carbono?

Teresa Andrés Blanco (BBVA Creative)

Las consecuencias del cambio climático y el compromiso que las administraciones, las empresas y la sociedad en general han adquirido con el medioambiente, han hecho que en los últimos años surjan diferentes términos que ya conforman todo un glosario enmarcado dentro de la sostenibilidad. La huella de carbono es uno de ellos.

Con el objetivo de luchar contra el cambio climático, es fundamental conocer cuál es la huella de carbono. Las actividades humanas, particularmente nuestro consumo de energía para finalidades como electricidad o transporte, suponen en muchos casos que usemos combustibles fósiles y, al hacerlo, emitimos gases como el dióxido de carbono o el metano. De esta forma, aumentamos su concentración en la atmósfera por encima de lo que serían sus niveles habituales. Este tipo de gases, por su composición química, absorben parte del calor que nos llega del sol y, como resultado, la temperatura media de la tierra está aumentando más allá de lo que ocurriría en condiciones naturales.

Los gases de efecto invernadero principales son el dióxido de carbono, el metano, el óxido de nitrógeno y el ozono. Los GEI, cuya concentración ha ido en aumento desde la Revolución Industrial, están directamente relacionados con el incremento de la temperatura media de la Tierra. El más abundante, resultado de la quema de combustibles fósiles (petróleo, carbón, gas natural y gas licuado) y que representa aproximadamente dos tercios de todos los tipos de GEI, es el dióxido de carbono (CO2).

Qué es la huella de carbono

Según datos de Naciones Unidas, desde 1990 las emisiones mundiales de dióxido de carbono han aumentado casi un 50%, destacando que entre 2000 y el 2010 el incremento de éstas fue mayor que en las tres décadas anteriores. De ahí que uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por la ONU, en concreto el número 13, ponga el foco en la adopción de medidas urgentes contra el cambio climático por parte de los países en desarrollo para que avancen hacia una economía baja en carbono.

Cálculo de la huella de carbono

Reducir o eliminar los gases de efecto invernadero generados a partir de los productos, servicios y procesos de una organización o de los hábitos de consumo de las personas, es una de las soluciones que las empresas,las administraciones y la sociedad pueden adoptar para frenar las consecuencias del cambio climático y alinearse con los ODS.

Pero, ¿cómo se calcula huella de carbono? El resultado se obtiene multiplicando el dato de consumo de energía (dato de actividad) por su correspondiente factor de emisión.

El dato de consumo es el parámetro que define el nivel de la actividad generadora de las emisiones de gases de efecto invernadero, como por ejemplo, la cantidad de gas natural utilizado en la calefacción (kWh de gas natural).

El factor de emisión es la cantidad de gases de efecto invernadero emitidos por cada unidad del parámetro ‘dato de actividad’. Para conocer este dato, hay que tener en cuenta  los factores de emisión de los principales combustibles, establecidos en el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero, así como las fuentes de donde se han obtenido (consumo combustibles vehículos; consumo combustibles edificios; climatización o refrigeración; consumo eléctrico; compras y contrataciones; aeronaves; buques; transporte interno o  externo (viajes) y la gestión de residuos).

BBVA, neutro en emisiones de carbono en 2020

La entidad financiera ha cumplido el objetivo que se marcó el 1 de enero de 2020: ser neutra en emisiones de CO2. BBVA ha logrado compensar toda la huella de carbono con proyectos mitigadores de dióxido de carbono, que además generan un impacto positivo en las comunidades locales donde se desarrollan. Así, el banco ha compensado 120.562 toneladas de CO2 durante el año en siete proyectos en países en los que opera.

BBVA ha batido todos los objetivos de su Plan Global de Ecoeficiencia 2016-2020 y su huella ambiental presenta unos datos muy positivos con respecto a 2019. Un 65% de la energía que consume en sus instalaciones procede de energías renovables, superando ampliamente el objetivo para 2020, que era un 48%. Asimismo, la entidad ha reducido un 58% sus emisiones de CO2 , un 9% el consumo de electricidad, un 6% el consumo de agua y un 42% el papel (todos ellos por persona). Además, el porcentaje de personas que trabajan en edificios con certificación ambiental se ha incrementado hasta el 48%.

Otras historias interesantes