Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Start-ups Act. 17 ago 2017

España se consolida como hogar de las nuevas ‘start-up’

Recurso - Brainstorming - startup- BBVA

Profesionales mejor preparados y mejores condiciones económicas son la fórmula que está permitiendo al país competir con Silicon Valley por la oferta de ecosistemas empresariales.

A finales del siglo XX el nacimiento de una empresa innovadora se asociaba a un emprendedor con una idea que trasladaba desde su garaje hasta las oficinas de Silicon Valley (EEUU). Sin embargo, las ventajas del valle como sede de compañías incipientes cada día distan menos de las de otros ecosistemas que cada vez se ubican más cerca. Uno de los entornos que se está consolidando como una alternativa de emprendimiento es España, con Madrid y Barcelona como ciudades líderes en la creación de start-up.

La buena formación de los profesionales españoles y la posibilidad de acceder al mercado internacional desde cualquier despacho del mundo son algunas de las características que están haciendo al país cada vez más competitivo. A principios de octubre la capital española acogió el evento de emprendedores South Summit, donde se analizaron los retos y las oportunidades para crear empresas innovadoras tecnológicas.

Aunque la fama del valle le preceda, los emprendedores que residen en España están mejor formados que los de Silicon Valley, según el informe de ecosistemas para las start-up de 2012 de Telefónica. En este estudio se especifica que Madrid tiene un 91% de emprendedores con un máster o un doctorado y Barcelona un 89%, mientras que en el clúster estadounidense la cantidad de trabajadores con este tipo de estudios se limita al 71%.

Esta situación está impulsando no sólo la aparición de proyectos nacionales propios sino también la atracción de compañías extranjeras al territorio. De hecho, la inversión en start-up españolas ha crecido un 6,54% en los tres primeros trimestres de 2014 con respecto al mismo periodo de 2013, según un informe de Venture Watch. Así, la financiación de este trimestre alcanzó los 238,7 millones de euros. Las diez empresas que más financiación han recibido durante este año demuestran la diversificación de las start-up españolas ya que incluyen desde plataformas de votación electrónica a telecomunicaciones o servicios de taxi y creación de mapas interactivos.

Este incipiente tejido de emprendedores bien formados es lo que ha hecho que Google se fije en Madrid para instalar su tercer Campus para Emprendedores. Con la experiencia previa de los Campus de Londres (Reino Unido) y Tel Aviv (Israel), el espacio de Madrid pretende ser un impulsor de proyectos de innovación y fomentar el desarrollo del ecosistema emprendedor. Para la directora de Comunicación de Google España, Marisa Toro, “el nivel del emprendimiento en España es muy alto, con unos emprendedores muy cualificados y con muchas ganas de hacer cosas”. La compañía  ha elegido Madrid porque en ella han “detectado un gran interés por las start-up y mucha creatividad en este país”, explica Toro.

Muchos de los participantes en South Summit coincidieron a la hora de destacar el alto nivel de formación de los profesionales españoles y su pasión para crear empresas. Así, el fundador de la empresa de Wi-Fi compartido Fon, Martin Varsavsky, destacó que en España “hay gente preparadísima, muy buenos ingenieros y personas que quieren hacer cosas muy interesantes”.

Expansión internacional

Un ingeniero en España cobra 35.864 euros de media, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), mientras que uno de Silicon Valley recibe 118.166 euros, según el Bureau of Labor Statistics (Oficina de Estadísticas de Trabajo de EEUU). Este es otro de los motivos por los que las empresas que quieren reducir sus costes piensan en España para establecerse. El fundador del buscador de servicios de mensajería PackLink, Ben Askew, destaca que “en España puedes montar un equipo muy cualificado a costes muy competitivos”.

Otro de los motivos por los que las empresas deciden quedarse en España en lugar de emigrar a ecosistemas más activos como Silicon Valley es que se puede trabajar en el mercado internacional desde cualquier lugar. El presidente de la start-up de dispositivos de visualización Viuing, Sergio Palomino, cuenta: “Nosotros tenemos la oficina en Barcelona y trabajamos con clientes internacionales desde allí”.  El director de Fon explica que esta empresa tiene la oficina central en Alcobendas (Madrid), donde “tienen a los técnicos e ingenieros” y mantienen una oficina en Londres (Reino Unido) para reuniones corporativas y desarrollo de márketing.

Actualmente, según el mapa de Startupxplore, existen 1.783 start-up en España y más de la mitad se concentran en Madrid y Barcelona. El e-commerce sigue siendo la principal actividad de estas empresas y engloba el 22% del total de start-up que operan en España. Le siguen las empresas que se dedican a redes sociales con un 13% y las start-up que proporcionan servicios para empresas con un 12%. El fundador del espacio para emprendedores Tetuan Valley (Madrid), Alex Barrera, afirma que “aunque la venta electrónica sigue teniendo fuerza, ahora las start-up españolas se dedican a temas más diversos como servicios en la nube y no se centran tanto e-commerce tradicional”.

Gracias a este florecimiento de nuevas y diversas empresas innovadores, España se está consolidando como un nuevo ecosistema de emprendimiento que pretende competir a nivel internacional en la creación de start-up. Quizá en unos años la innovación y la tecnología puedan sustituir al ‘sol y playa’ como motor de crecimiento y atractivo nacional.

Otras historias interesantes