Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Innovación 11 jul 2018

‘Fintech’, ‘proptech’, ‘femtech’, ‘edtech’ y demás parientes

El mundo de los negocios está repleto de neologismos que surgen para bautizar a ‘startups’ y proyectos de diversos sectores. Te explicamos qué significan estos acrónimos.

La incorporación de neologismos a nuestro lenguaje nunca fue tan acelerada, sobre todo gracias a las nuevas tecnologías. Como muestra de ello, solo hay que repasar las listas de las “Palabras del año” elaboradas por Fundéu BBVA, que siempre cuentan con aspirantes del entorno digital como ‘bitcoin’, uberización, ‘youtuber’, ‘phubbing’, videoarbitraje, trolear, clictivismo, dron, nomofobia, meme, ‘wasapear’ o selfi. De hecho, esta última se hizo con el título de “Palabra del año” en 2014.

Pero la invención de vocablos está aún más a la orden del día en el mundo de los negocios, donde basta con combinar dos términos en inglés para obtener un acrónimo que enseguida pasa a formar parte de los informes de tendencias. En este sentido, durante los últimos años hemos sido testigos de la proliferación de soluciones tecnológicas o compañías, sobre todo ‘startups’, que han sido bautizadas tras añadir el sufijo -tech a un anglicismo: ‘fintech’, ‘proptech’, ‘insurtech’, ‘wealthtech’, ‘regtech’, ‘legaltech’… ¿Tenemos claro qué significa cada uno de estos términos?

Fintech: Finance + Technology

De todos los neologismos formados con el sufijo -tech, probablemente el más conocido es ‘fintech’, que surge de combinar los términos finanzas y tecnología y se refiere a todos aquellos proyectos, muchos de ellos de ‘startups’, que están transformando los servicios financieros y bancarios gracias a la aplicación de ideas disruptivas que se apoyan en el nuevo entorno digital. En este ámbito tienen cabida innumerables soluciones: métodos de pago, toma de decisiones a partir del análisis de grandes cantidades de datos, atención a través de ‘chatbots’, servicios personalizados al máximo mediante inteligencia artificial que aprende de los patrones de los clientes

Grandes entidades bancarias como BBVA han apostado por establecer sinergias con las ‘startups’ del mundo ‘fintech’, apoyar a la comunidad de emprendedores del sector –a través de proyectos como BBVA Open Talent–, e incluso crear sus propias iniciativas empresariales, para ofrecer antes que nadie los servicios más innovadores del sector.

Proptech: Property + Technology

Aunque tradicionalmente el sector inmobiliario no ha destacado por su nivel de innovación, hoy en día se encuentra inmerso en una revolución gracias a las ‘proptech’, que están aportando un nuevo valor a todo el ciclo de este mercado. Se trata de compañías que ofrecen soluciones tecnológicas de todo tipo: desde la modernización de portales inmobiliarios y ‘marketplaces’ hasta la compraventa de casas desde ‘blockchain’, pasando por el desarrollo de ‘software’ para la construcción y gestión de propiedades, la aplicación de realidad virtual y aumentada en la comercialización de pisos –como la que ofrece la ‘app’ de BBVA, Valora View–, dispositivos domóticos, conexiones a través de internet de las cosas (IoT) o explotación del ‘big data’ y la geolocalización.

Solo un mes después del lanzamiento, se han registrado más de 80.000 descargas de la ‘app’ entre clientes y no clientes de BBVA, y más de 200.000 búsquedas.

Insurtech: Insurance + Technology

El negocio asegurador siempre ha estado muy vinculado a los sectores financiero e inmobiliario, así que si las ‘fintech’ y las ‘proptech’ están provocando una revolución digital, es lógico que las nuevas tecnologías también se apliquen a los seguros. De hecho, algunos incluso conciben las ‘insurtech’ como una rama de las ‘fintech’ dedicada a gestionar pólizas de una manera más eficaz. Para ello, sobre todo se necesitan soluciones relacionadas con sensores, internet de las cosas, inteligencia artificial y ‘big data’, encaminadas a detectar, recopilar y analizar grandes volúmenes de datos de distintos repositorios. Toda esa información, bien administrada, permite que las aseguradoras optimicen sus procedimientos internos y, sobre todo, que ofrezcan mejores productos, midiendo mejor el riesgo, a unos consumidores cada vez más exigentes y con nuevos hábitos.

Por ejemplo, cada vez hay más firmas ‘insurtech’ que están aprovechando el potencial de la visión artificial (o ‘computer vision’) en vehículos para evaluar los posibles daños en caso de accidentes y automatizar el proceso de reclamo del seguro.

Wealthtech: Wealth + Technology

Este acrónimo surge de agregar el consabido sufijo -‘tech’ al término inglés ‘wealth’, es decir, riqueza. Por lo tanto, las soluciones ‘wealthtech’ también pueden considerarse una subcategoría de las ‘fintech’, dado que su objetivo es gestionar y hacer crecer el patrimonio económico de las personas a través de los avances tecnológicos. Para ello, este tipo de empresas ofrecen alternativas a las firmas tradicionales de inversión y desarrollan herramientas digitales de apoyo para inversores y asesores. Una de sus propuestas más conocidas son los ‘robo-advisors’, servicios automatizados que utilizan algoritmos de ‘machine learning’ para ofrecer asesoramiento al usuario en función de las opciones de inversión más rentables, de los objetivos de rendimiento, del miedo al riesgo del usuario y de otras variables como la edad o los ingresos.

Regtech: Regulation + Technology

Otras de las firmas tecnológicas vinculadas directamente con el sector bancario son las ‘regtech’, término que engloba a aquellas herramientas orientadas a mejorar el cumplimiento normativo, abordar de manera óptima los riesgos relacionados con la estabilidad e integridad financieras y asegurar la protección de los datos del consumidor. Esto se consigue a través de la automatización de procesos manuales y un análisis pormenorizado de la información, lo cual además permite la generación de informes homogéneos para los reguladores, unos documentos que también pueden utilizarse internamente para mejorar la toma de decisiones de negocio.

El ‘regtech’ sirve para que la tecnología ayude a los bancos a cumplir con la regulación de una manera más ágil y eficiente.

Legaltech: Legal + Technology

El sector jurídico tampoco puede quedarse fuera de la revolución digital y por eso muchas empresas ofrecen servicios tecnológicos, bajo la denominación ‘legaltech’, a los despachos de abogados y otros profesionales del derecho. En este contexto, no sólo hay que tener en cuenta la necesidad de regular y gestionar posibles conflictos en muchos ámbitos que hasta hace poco no existían y que siguen en plena transformación, como la realidad virtual, la inteligencia artificial o las identidades digitales, sino que cada vez es más frecuente hablar de los ‘smart contracts’ que se ejecutan automáticamente en ‘blockchain’. Para que estos contratos inteligentes puedan funcionar con todas las garantías, se necesitan expertos capaces de codificar en una cadena de bloques las condiciones de un acuerdo firmado entre dos o más partes.

Femtech: Female + Technology

Aunque en un principio este término se creó para definir a las ‘startups’ tecnológicas que desarrollan productos de salud centrados en la mujer, hoy en día ya se aplica a un fenómeno mucho más amplio que engloba otras iniciativas que unen feminismo y tecnología. Entre otros objetivos, estas empresas y asociaciones luchan por erradicar la brecha de género en el sector tecnológico y promueven la participación de las mujeres en las carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, en sus siglas en inglés).

Edtech: Education + Technology

La aplicación de la tecnología al mundo de la educación se llama ‘edtech’, un término que puede abordarse desde dos perspectivas distintas. Por un lado, como rama académica, se trata de la disciplina que analiza y resuelve los problemas relacionados con el aprendizaje, la enseñanza y la organización social desde una perspectiva tecnológica. Por otro lado, con un enfoque más pragmático, la ‘edtech’ es cualquier forma de enseñanza o aprendizaje basada en tecnología como aplicaciones móviles, redes sociales, inteligencia artificial… El fin último de esta segunda acepción es personalizar al máximo la educación para facilitar el aprendizaje a partir de las habilidades más destacadas de cada alumno.

Foodtech: Food + Technology

Las ‘startups’ más innovadoras también han irrumpido con fuerza en el ámbito de la alimentación, donde las propuestas ‘foodtech’ incluyen un amplio abanico: sofisticados robots de cocina, ‘apps’ para pedir comida a domicilio, impresoras 3D que preparan todo tipo de platos, redes sociales para conocer gente nueva mientras compartes mesa y mantel, restaurantes con experiencias de realidad virtual o aumentada, recomendaciones personalizadas a través de asistentes virtuales con inteligencia artificial, vajillas que calculan las calorías depositadas en ellas…

comida-foto-movil-pastel-foodtech-calorias-app-recurso-BBVA

El mundo de la alimentación no ha escapado a la innovación de las ‘startups’: cocinas inteligentes, ‘chefs’ robot, ‘tuppers’ a domicilio, pedidos de comida sin importe mínimo, inteligencia artificial para calcular calorías…

Cleantech: Clean + Technology | Greentech: Green + Technology

Las soluciones tecnológicas y los modelos comerciales relacionados con ellas que ayudan a minimizar el impacto medioambiental de las empresas se llaman ‘cleantech’ o ‘greentech’. Con la mira puesta en el desarrollo sostenible, las áreas clave de estas firmas son la eficiencia de los recursos, la reducción de la contaminación y el estudio de energías alternativas y renovables como la solar, la eólica y los biocombustibles.

Biotech: Biology + Technology

Las investigaciones de las firmas bautizadas como ‘biotech’ están encaminadas a desarrollar y fabricar equipos que ayuden a mejorar nuestras vidas. Algunos de los ejemplos de empresas españolas son MedLumics, que cerró una ronda de financiación de tecnología médica por 34,4 millones de euros para lanzar un dispositivo para el tratamiento de la fibrilación auricular dentro de las arritmias cardiacas; Stat-Diagnóstica, que desarrolla tecnología para detectar agentes infecciosos gastrointestinales, respiratorios o que provoquen meningitis; o Anaconda Biomed, que reunió 15 millones de euros para fabricar un catéter de nueva generación para el tratamiento del ictus isquémico agudo.

Healthtech: Health + Technology

Muy relacionadas con las anteriores, aunque más enfocadas a optimizar los cuidados de los pacientes en general, encontramos a las ‘healthtech’. Aquí ya se abre el abanico para abarcar soluciones empleadas en todos los ámbitos del entorno sanitario: desde pedir cita previa con el médico a través de una ‘app’ hasta ‘wearables’ con sensores que recogen datos de los enfermos, aplicaciones que ayudan a llegar en las mejores condiciones a una operación quirúrgica programada o videojuegos que hacen más llevadera una rehabilitación.

Madtech: Marketing + Advertising + Technology

‘Madtech’ es la aplicación de la tecnología a las áreas del marketing y la publicidad a través de herramientas con las que se interacciona con la audiencia y potenciales clientes, siempre con la idea de proporcionar un valor añadido que pueda derivar en un incremento de las ventas. En ocasiones, este tipo de soluciones también son nombradas como ‘adtech’.

Retailtech: Retail + Technology

Acercar la experiencia de usuario en una tienda ‘online’ a las compras presenciales es uno de los objetivos de las empresas dedicadas a ofrecer soluciones ‘retailtech’. Para ello, entre otras propuestas ya se ha utilizado tecnología RFID, ‘beacons’ o balizas electrónicas y realidad virtual.

Otras historias interesantes