Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tecnología 08 ago 2017

¿Es el Galaxy Gear de Samsung el primer reloj inteligente?

Puede que el nuevo reloj inteligente de Samsung sea el esfuerzo más logrado hasta la fecha, pero eso no significa que vaya a ser un éxito.

En dos actos celebrados simultáneamente en Berlín y Nueva York, Samsung anunció recientemente tres nuevos productos, entre ellos un reloj inteligente que señala la primera incursión de la empresa en la computación portable. Además del reloj, llamado Galaxy Gear, los ejecutivos de Samsung presentaron un smartphone de gran tamaño, o phablet con 5,5 pulgadas (unos 13 cm) –el Galaxy Note 3– y una tableta llamada Galaxy Note 10.1. Los tres dispositivos estarán disponibles en 149 países a partir del 25 de septiembre.

reloj samsung bbva

Reloj Samsung Gear

De lejos, el dispositivo más intrigante y el más esperado es el Galaxy Gear. J.K. Shin, director de Samsung Mobile lo reconoció cuando, al poco de comenzar su presentación del Note 3, sonó una alarma de aviso. “Acabo de recibir un mensaje”, dijo Shin, al tiempo que aparecía una imagen de broma del reloj, que aún no se había presentado. (“No te olvides de hablar de Android” se leía en la pantalla falsa de aviso del Gear).

El Galaxy Gear es un dispositivo en color basado en Android que tiene aproximadamente el tamaño de un antiguo reloj-calculadora. Ejecuta sus propias aplicaciones y se presentó ejecutando aplicaciones desarrolladas tanto por Samsung como por terceros. Puede sacar fotos con una cámara montada en la correa que apunta hacia fuera y tiene un podómetro que registra la actividad del usuario.

El Gear está diseñado para emparejarse con otros dispositivos Samsung Galaxy, ya sean teléfonos, Notes, o tabletas. Se puede pensar en él como el equivalente de unos cascos Bluetooth, pero para personas que se comunican principalmente mediante texto e imágenes. El reloj sería una interfaz de usuario alternativa a la del teléfono o tableta correspondiente, dando avisos, desde mensajes de texto a noticias; puede marcar números de teléfono y hacer llamadas, pero solo cuando se empareja con un teléfono o tableta que estén enganchados a una red móvil inalámbrica. El micrófono para llamadas también se puede usar para hacer notas de voz, aunque hay un límite de un máximo de cinco minutos para una misma grabación.

En el escenario de Berlín, el director de investigación de Samsung, Pranav Mistry, una incorporación reciente al Think Tank propio de Samsung y conocido por la interfaz SixthSense que desarrolló siendo estudiante en el Media Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts (EEUU), afirmó que los dispositivos portables no son

“solo cuestión de dar un nuevo nombre o una nueva forma a los dispositivos, sino de crear nuevas experiencias”

Características

En Nueva York, el director de producto de Samsung, Kevin Packingham, fue más explícito. Me dijo que para Samsung los portables son un regreso a la sencillez, lo que suponía editar cuidadosamente las funciones del reloj para dejarlas en lo esencial, más que intentar introducir demasiadas cosas de una.

Después de las presentaciones, los periodistas y fotógrafos pudieron coger los nuevos dispositivos Galaxy Gear y Note. El Gear, disponible con correas de seis colores y materiales diferentes, tiene una pantalla Super AMOLED de 1,63 pulgadas (unos 41,4 milímetros) y una resolución de 320 x 320 píxeles. En comparación, el iPod Nano cuadrado de sexta generación, con una pantalla en color táctil parecida, tenía una pantalla de 1,5 pulgadas (unos 38,1 milímetros) y una resolución de 240 x 240. El Gear tiene un procesador de 800 megahercios, 512 megas de RAM y cuatro gigas de almacenaje. El primer iPhone tenía 4 gigas de almacenaje 128 megas de RAM y un procesador de 620 megahercios.

Toda esa potencia más los sensores y el Bluetooth, tiene un precio. Se espera que el dispositivo cueste unos 299 dólares (unos 226 euros, aunque la empresa aún no ha especificado a cuánto se venderá en Europa)

y tiene una batería de ión-litio de 315 miliamperios hora que Samsung afirma dura aproximadamente un día. El reloj se enchufa en un dock que lo carga usando un cable micro USB estándar. Ninguno de los materiales de prensa oficiales de Samsung especificaba si un día eran 12, 18 o 24 horas, y ninguno de los representantes con los que hablé pudo aclararme este punto.

El cuerpo del Galaxy Gear está hecho de acero inoxidable, y con 74 gramos es bastante pesado. (Los relojes de pulsera convencionales pueden alcanzar los 100 gramos antes de que el peso se convierta en un problema, pero este se suele distribuir por todo el reloj, lo que lo equilibra más). Hay un botón de encendido/apagado en el lado derecho y el reloj se apaga bastante rápido.

La correa de nuestro modelo de demostración tenía cuatro largos posibles, con un cierre metálico que se ajustaba con in clic. Antes que yo, se lo probó una mujer con muñecas relativamente pequeñas y el Gear le quedaba suelto incluso en el ajuste más pequeño. Mis brazos y muñecas son bastante grandes y yo no conseguí que ese mismo reloj se llegara a cerrar. Un representante de Samsung me aseguró que las correas disponibles en el lanzamiento serían más ajustables.

Usabilidad

Se puede interactuar con el Gear usando gestos sencillos: deslizar el dedo por la pantalla hacia arriba activa la cámara, mientras que ese mismo gesto hacia abajo presenta la pantalla de inicio en la que se pueden ver la hora, el tiempo y los titulares de las noticias. Deslizar el dedo hacia derecha o izquierda te deja ver los contactos, registros, aplicaciones, ajustes, el podómetro, la música, una galería, memorándums de voz y avisos. Es sencillo y en general funciona muy bien.

Entre las aplicaciones de terceros disponibles en el lanzamiento habrá herramientas de gestión de la información como Pocket y Evernote, aplicaciones para el ejercicio como RunKeeper, y opciones más esotéricas con el escáner de vinos Vivino, que permite a los usuarios sacar una foto de una botella de vino para saber más cosas sobre ella.

Por el momento se han limitado los socios desarrolladores de aplicaciones, pero Packingham explicó que espera que, una vez que se arreglen todos los problemas que puedan surgir con el API actual del dispositivo, se lance un kit para desarrolladores.

Samsung y otras empresas que intentan crear un mercado para teléfonos inteligentes, están apostando por que estos dispositivos se conviertan en una plataforma nueva y atractiva para el desarrollo de aplicaciones. Aún no está claro cómo tendrá éxito el modelo ni quién controlará el mercado. Pero al menos el Galaxy Gear nos da una nueva forma de analizar esas preguntas.

Otras historias interesantes