Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación de calidad 20 nov 2018

Gastar más en educación no significa mejores resultados

Aragón, Castilla y León, Galicia y Asturias, pese a tener menos recursos que Cataluña, Madrid y Navarra, se sitúan junto a estas comunidades en el grupo de regiones con mejores resultados en educación. Así lo muestra el último estudio llevado a cabo por la Fundación BBVA con la colaboración del Ivie (Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas), ‘Diferencias educativas regionales 2000-2016. Condicionantes y resultados’.

El gasto público en educación es muy desigual entre comunidades y las diferencias se han acentuado durante la crisis. El gasto público por alumno en el País Vasco es un 63% superior al de Madrid, y representa la mayor diferencia entre comunidades. Otro condicionante en los resultados educativos es el gasto de los hogares en educación, que también resulta ser muy heterogéneo por regiones y está influenciado por la renta de las familias y por el gasto público. En Navarra, la educación representa un 4,5% del gasto total de los hogares, mientras que en Castilla-La Mancha supone un 2,3.

Sin embargo estas condiciones socioeconómicas, no impiden que regiones con menos recursos, tengan buenos resultados educativos y viceversa. Un claro ejemplo son las comunidades de Aragón, Galicia, Asturias y Castilla y León, que a pesar de no realizar un elevado gasto en educación, obtienen los mejores resultados educativos junto a Madrid. Estas regiones superan la media de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) en competencias PISA.

En la otra cara de la moneda se encuentra el País Vasco, que cuenta con el mayor presupuesto en educación, unos 7.320 por alumno, y se encuentra en mitad de la tabla junto con Cantabria, Castilla La Mancha, Comunidad Valenciana y La Rioja. Cierran esta lista Andalucía, Baleares, Canarias, Extremadura y Murcia.

Según el informe de la Fundación BBVA, no se trata por tanto, solo de gastar más en educación —aunque tampoco menos— sino de hacerlo de forma eficaz y eficiente.

Puntuaciones ciencias, comprensión lectora y matemáticas. PISA 2015. Comunidades autónomas/ Fuente: OCDE

¿Influye el aspecto socioeconómico de una región  en sus resultados educativos?

Los factores de entorno y los recursos públicos y privados condicionan los sistemas educativos regionales. En ese sentido, resultan favorables un PIB per cápita superior a la media, unos ingresos públicos elevados, un entorno laboral en el que abundan las ocupaciones cualificadas y unos recursos financieros y humanos por alumno superior a la media. Estos factores favorecen a comunidades como Navarra, País Vasco, Cataluña y Madrid.

Sin embargo, esas condiciones más favorables de partida no siempre garantizan unos resultados educativos mejores, pues el aprovechamiento de las oportunidades también es relevante. Mientras que Navarra, Cataluña y Madrid sobresalen y se sitúan en el grupo de comunidades con mejores resultados en cuanto a acceso a la educación, equidad y aprovechamiento, País Vasco se vuelve a quedar en el grupo de regiones con resultados intermedios, pese a sus mayores recursos. En cambio, regiones que también se posicionan en el grupo destacado por sus buenos resultados, Aragón, Asturias, Galicia y Castilla y León, no cuentan con un entorno socioeconómico y unos recursos tan favorables como las anteriores.

Gasto Público en educación por alumno

Gasto público en educación por alumno (en euros 2015). Comunidades Autónomas/Fuente: MECD - MECD

Educar de una forma eficaz y eficiente

Según Francisco Pérez, autor del informe: “La mejora de la educación en España debe pasar por el reconocimiento de la heterogeneidad de los sistemas educativos regionales”. Estas diferencias dependen de las distintas políticas desarrolladas en  el ejercicio de la autonomía y también de tradiciones y preferencias sociales diversas.

Los elementos que influyen en el rendimiento educativo son los factores personales, del entorno socioeconómico de los alumnos y los centros, y de la eficacia de los distintos sistemas educativos regionales. El gasto público y privado en educación influye en los resultados pero su simple incremento no garantiza aumentos relevantes del rendimiento: es más importante gastar mejor, que gastar.

Como conclusiones finales, el informe destaca que los incrementos de recursos deben orientarse en tres direcciones. En primer lugar, se deben abordar los problemas de equidad que limitan el rendimiento de los alumnos con entornos desfavorables. Además, resulta imporante corregir los factores de bajo rendimiento (retraso en el comienzo de la educación infantil, repeticiones de curso, cambio de centro, clima educativo…). Por último, identificar y dar a conocer las buenas prácticas de los centros y sistemas educativos con mejores resultados para promoverlas.

Otras historias interesantes