Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera 14 dic 2018

Guía de finanzas para no financieros: interés compuesto

Se dice que, en una ocasión, alguien le preguntó a Albert Einstein sobre cuál era la fuerza más poderosa del universo, a lo que él contestó: “el interés compuesto”. Sea o no verdadera la anécdota, lo cierto es que es muy importante comprender bien este concepto y el efecto que puede tener sobre los ahorros.

El tipo o tasa de interés es un porcentaje que se aplica como concepto de pago por el dinero durante un tiempo determinado. Es el precio del dinero.   

Qué es el interés compuesto 

Es aquel que se va sumando al capital inicial y sobre el que se van generando nuevos intereses. El dinero, en este caso, tiene un efecto multiplicador porque los intereses producen nuevos intereses.

Cuáles son sus características

  • El capital inicial va creciendo en cada periodo porque se van sumando los intereses.
  • La tasa de interés se aplica sobre un capital que va cambiando.
  • Los intereses aumentan en cada periodo.

En qué se diferencia del interés simple 

  • El interés simple no se suma al capital para poder generar nuevos intereses.
  • Se calcula sobre el capital que se ha depositado en el inicio, por lo que el interés que se obtiene en cada periodo es siempre el mismo.

Cómo calcular el interés compuesto 

La fórmula para calcular este tipo de interés puede resultar enrevesada, por lo que es preferible empezar con un ejemplo:

Si se tienen 100 euros en una cuenta, a un interés del 10% anual, al cabo de un año se ingresarán en dicha cuenta 10 euros en intereses. De esta forma, el capital inicial pasaría de 100 euros a 110 euros. Al final del segundo año, los  intereses generados serán 11 euros que es el resultado de aplicar el 10% sobre 110 euros. De este modo tendría el capital inicial más intereses del primer año y los intereses del segundo año, en total 121 euros… y así sucesivamente.

La fórmula del interés compuesto

Para calcular cómo aumenta el capital a lo largo del tiempo, es necesario aplicar esta fórmula:

Capital final = C0 x (1+Ti) ^t

(^t = elevado por el periodo de tiempo)

CO es el capital inicial, Ti es la tasa de interés anual y t es el tiempo que dura la inversión.

Utilizando el ejemplo anterior, el primer año el resultado de 110 euros se obtendría de esta forma:

Capital final= 100 X (1 + 0,10/1) ^ 1 = 110

En el segundo año, la fórmula se aplicaría así:

110 x (1+ 0,10/1) ^ 1 = 121

Como puede verse, el capital inicial va variando ya que se van sumando los intereses obtenidos, por lo que el total va aumentando cada año.

Aplicando esta fórmula, se puede prever con qué capital se va a contar al final de cada periodo, lo que resulta estimulante cuando se está ahorrando y es una ayuda para planificar las finanzas de cara al siguiente año.

Otras historias interesantes