Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Seguridad 29 nov 2017

Guía para escapar del 'sexting'

Vivimos en una sociedad marcada por el exhibicionismo. Tenemos todos los recursos a nuestro alcance para hacer fotografías, almacenarlas, subirlas a la red, compartirlas y comentarlas.

Todas nuestras vivencias y momentos personales son susceptibles de pasar, casi inmediatamente, de la cámara del móvil a la red en un solo clic, de forma pública o privada, voluntaria o involuntariamente. El caso es que podemos perder fácilmente el control de un contenido y esto puede ocasionar importantes consecuencias en nuestras vidas.

¿Qué es el ‘sexting’?

La palabra ‘sexting’ surge de la unión de las palabras : “sexo” y “texting“. Se entiende por ‘sexting’ a la práctica de compartir información de carácter sexual mediante mensajes de texto, fotos o vídeos a través de un dispositivo.

El ‘sexting’ se incluye dentro de los comportamientos de riesgo, en especial entre adolescentes, respecto del uso de las nuevas tecnologías; y lo cierto es que es una práctica cada vez más común.

Por esta razón, es imprescindible analizar los riesgos que conlleva y cómo evitarlos.

Riesgos que no siempre están a la vista

Hay diferentes formas de perder el control sobre nuestras imágenes, tanto si las compartimos de forma pública o privada o incluso, aunque solo estén almacenadas en el móvil.

  • Las redes permiten capturar, guardar, reenviar todo tipo de contenidos, propios y ajenos. Cualquier persona es susceptible de realizar cualquiera de estas acciones sin el conocimiento del emisor o titular de la imagen. Basta que la persona con la que compartimos una imagen de forma privada decida compartirla a su vez con un tercero para que se ponga el marcha un fenómeno viral totalmente ajeno a la voluntad del emisor.
  • Las imágenes almacenadas en nuestros terminales y sincronizadas automáticamente con la nube, pueden ser hackeadas, sobran los ejemplos de celebrities que han sufrido este tipo de filtraciones.
  • La privacidad de una imágen también estaría comprometida en caso de robo o pérdida del terminal.
  • Incluso aunque no se identifique el rostro, los metadatos del archivo permiten obtener información del propietario.

Hay diferentes formas de perder el control sobre nuestras imágenes, tanto si las compartimos de forma pública o privada o incluso, aunque solo estén almacenadas en el móvil.

Consecuencias no deseables

  • La vulneración de la privacidad y los daños al honor y la intimidad. Para cualquier persona, el hecho de que una foto íntima pase a ser pública puede ser una de las situaciones más comprometidas y embarazosas que podemos vivir, pero para un adolescente, cuya identidad y reputación está fuertemente ligada a las redes, las consecuencias pueden ser demoledoras, y más, si tenemos en cuenta que el 75 % de los adolescentes practicar el sexting.
  • La deriva en acciones de acoso y ciberacoso. Estas imágenes muchas veces son utilizadas como munición contra la víctima, difundiendo de forma masiva imágenes comprometidas de la víctima con el fin de humillarla y ridiculizarla. Las consecuencias para la víctima son nefastas, dado que no tiene control sobre la propagación y no encuentra escapatoria.
  • El chantaje o ‘sextorsión’: esta es una de las consecuencias más peligrosas: el extorsionador puede amenazar a la víctima con hacer públicas esas imágenes a cambio del envío de más imágenes íntimas, vídeos sexuales o encuentros con la víctima. Este fue el caso de la adolescente canadiense Amanda Todd, que decidió finalmente acabar con su vida tras sufrir un acoso continuo y reiterado producido por la publicación de fotos íntimas por parte de un extorsionador en quien había confiado.
  • La publicación de imágenes en páginas web de pornografía. No son pocas las páginas pornográficas o foros de internet que se nutren de imágenes extraídas de redes sociales con el consecuente daño de imagen y los problemas que puede ocasionar a la víctima formar parte de estas páginas en el presente y en su futuro profesional.
amanda-todd-foto-sexting-bbva

Consejos para escapar del sexting

  • No se deberían enviar nunca fotos comprometidas o íntimas a desconocidos. Aunque parezcan de confianza, puede tratarse de un acosador o hacer un uso indebido de esas imágenes.
  • No se deberían enviar fotos íntimas por sistemas de mensajería, aunque se trate de una pareja, un amigo o conocido. No es posible tener la certeza que no va a compartirlas con un tercero o difundirla en otros medios.
  • Tampoco es aconsejable enviar fotos de partes del cuerpo porque, aunque no se vea el rostro, se podrían extraer los metadatos del archivo y obtener datos de localización y del terminal del propietario que permitan su identificación.
  • No se deberían utilizar imágenes comprometidas o personales en redes sociales para conseguir popularidad, nunca se sabe en qué manos pueden caer y como pueden ser utilizadas.
  • No es recomendable utilizar el móvil para almacenar imágenes íntimas. No es un medio seguro, en caso de pérdida, robo o ‘hackeo’ del terminal, esas imágenes se verían comprometidas.

Cómo actuar en caso de sufrir alguna de las consecuencias del ‘sexting’

Lo recomendable es, en primer lugar, poner en conocimiento de los administradores de la red la situación para que eliminen el contenido publicado. Todas las redes sociales permiten denunciar publicaciones y a usuarios y están especialmente sensibilizados con estas prácticas enormemente perjudiciales para cualquier red.

Lo siguiente es hacer capturas de pantalla y recabar todas las pruebas necesarias para poner el hecho en conocimiento de las autoridades, como la Policía Nacional o la Unidad de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil.

Concluyendo

Es importante conocer los riesgos y las consecuencias que presenta el ‘sexting’ y empezar a identificarlo como una conducta de riesgo, en especial, entre la población adolescente.

La educación y la concienciación deben ser factores constantes en el uso de las nuevas tecnologías y en las prácticas asociadas a ellas.

En BBVA, desde hace tiempo trabajamos en jornadas familiares de concienciación donde se promueve el uso seguro y responsable de las nuevas tecnologías y se abordan las principales amenazas asociadas a prácticas inseguras, como es el caso del sexting.

Otras historias interesantes