Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera 14 mar 2015

Reunificación de deudas: cómo agrupar todos los préstamos

El deterioro de la situación económica ha desembocado, en muchos casos, en familias o individuos que, de pronto, no pueden hacer frente a múltiples obligaciones crediticias simultáneas: la hipoteca, la letra del coche, las tarjetas o el viaje del verano anterior. Pero para ello, existe una posible solución: las empresas de reunificación de deudas.

Reunificación de deudas: ventajas e inconvenientes

La principal ventaja de acudir a una empresa de reunificación de deudas es la minoración de las obligaciones de pago que hay que afrontar mes a mes. Lo que hacen este tipo de empresas es unificar todos los préstamos y créditos en uno solo. Para explicarlo de una manera más sencilla, piden un nuevo préstamo o una nueva hipoteca para conseguir agrupar todos los gastos y cubrir el conjunto de las obligaciones crediticias. De este modo, la cuota mensual se reduce drásticamente llegando a pagar menos.

Sin embargo, esta operación financiera suele provocar la subida de los tipos de interés. Si nos referimos a los inconvenientes, merece la pena resaltar dos:

  • El periodo de pago aumenta: como es lógico, si se debe pagar una cantidad determinada y se reduce la aportación mensual, es normal que aumente el número de plazos para satisfacer el pago completo y, al aumentar el número de plazos, aumentará la cuantía de capital dedicada al pago de intereses.
  • La cantidad final a desembolsar aumenta: no sólo por el aumento de los intereses, sino también porque el reestructurar la deuda tiene unos costes asociados. Estos costes se derivan de la cancelación de créditos (comisiones de cancelación o penalización por pago anticipado) y/o de la modificación o cancelación de la hipoteca para abrir otra (gastos de notario, registro e impuestos).

Por lo tanto, la opción de reunificar deuda debería ser la última. Sería recomendable que, antes de tomar esta decisión, se intentaran resolver los problemas crediticios con su entidad financiera y en caso de no resultar viable esta opción, siempre podría acudir a la reunificación de deuda.

Reunificación de deudas: documentación necesaria

Existen algunas empresas que sólo os pedirán, de entrada, el DNI y la escritura de su vivienda, pero, generalmente, la documentación solicitada por las empresas de reunificación de deuda variará en función de la empresa elegida y de vuestro régimen laboral. Normalmente será para:

  • Asalariados: contrato de trabajo, tres últimas nóminas y declaración de la Renta o IRPF año anterior.
  • Autónomos: declaración de la renta de los dos últimos años, IVA año anterior y trimestres año en curso y los tres últimos recibos de autónomos.
  • Pensionistas: certificado Seguridad Social justificando ingresos y declaración de la renta del último año (si la hacen).

Y en todos los casos, es decir, sea cual sea vuestro régimen laboral, se os pedirá:

  • DNI de todos los titulares de la deuda.
  • Últimos recibos pagados de cada uno de los préstamos que tengan (hipotecas, préstamos personales, tarjetas).
  • Autos judiciales en caso de embargo, cartas de abogados reclamándoles algún préstamo, cartas de algún fichero de morosidad (si es que existieran).
  • Escrituras de las propiedades o nota simple del registro.
  • Última tasación de la vivienda (si la tuviera).

Una vez que se ha enviado toda la documentación (por fax, email o mensajero), la empresa se pondrá en contacto con vosotros pasados unos días (suelen ser dos como mucho) y os informará del resultado del estudio que han realizado. Normalmente, lo que hacen es sondear diversas fuentes de financiación hasta conseguir las mejores condiciones posibles para pagar menos, teniendo en cuenta los inconvenientes mencionados anteriormente.

Reunificación de deudas: algunos casos prácticos

Navegando por la red hemos encontrado ejemplos de casos que presentan algunas de estas empresas:

  • Familia que paga 600 euros de hipoteca, 250 de préstamo del coche, 180 euros de tarjetas de crédito y 125 del préstamo de las vacaciones, en total 1.155 euros. Según la empresa, al reunificar se le quedaría una cuota mensual de 660 euros. No está mal. Lo que no dicen es el incremento de coste y tiempo que se generará con la reducción.
  • Familia que está en el ASNEF por 8.000 euros, paga 600 de hipoteca, 250 de préstamo del coche, 180 euros de tarjetas y 125 del préstamo de las vacaciones, en total 1.155 euros. Según la empresa, al reunificar se le quedaría una cuota mensual de 720 euros.

En muchas de las webs de estas empresas podréis calcular cómo quedaría vuestra cuota mensual si decidiérais reunificar, ya que todo es cuestión de echar números y ver qué es lo que más os conviene.

Otras historias interesantes