Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Seguridad 15 may 2017

Guía práctica para evitar que tu hijo sea acosado en internet

Hoy es el Día Internacional de las familias. En esta etapa de transformación digital, las familias se encuentran con un desequilibrio tecnológico donde conviven los llamados “nativos digitales” con los “inmigrantes digitales”. Es en este contexto donde se debe ser consciente de los peligros de internet; hacer cuidadosos a los menores de los riesgos y educar en el uso seguro de internet. Para ello conviene que estén acompañados en todo el proceso de evolución y uso de las “nuevas” tecnologías. Los menores son los más vulnerables en internet debido a su inocencia, desconocimiento, inconsciencia, etc.; en resumen, porque son niños.

La sociedad digital crece y eso es bueno, pero hay que conocer qué situaciones pueden encontrarse y cómo manejarlas. Un ejemplo de esto es el ciberbullying. Todos los padres creen que eso no le puede ocurrir a sus hijos. Cualquier niño puede ser víctima, o puede que sea el menor que está fomentando o participando en el acoso a otro niño. Lo más común es que estos ataques se produzcan entre “iguales”. Por eso, más vale prevenir. Y la educación es la mayor prevención.

Estas son algunas claves y consejos para mantener seguros a los niños en internet:

  1. Generar la confianza suficiente con el menor para que ante una situación desconocida sea capaz de pedir ayuda y compartir la situación con sus padres.
  2. Transmitir a los niños que no deben hablar con desconocidos a través de internet. Si no conoce a la persona que hay al otro lado, no sabe si realmente es quien dice ser, o de las intenciones que tiene.
  3. Transmitir confianza digital utilizando la tecnología y los dispositivos que utilizan los menores.
  4. Hacerles responsables y partícipes de las medidas que se toman, acordar con ellos (p.e. prohibir los móviles en la mesa a la hora de la comida o cena), etc.
  5. Nunca activar la webcam a desconocidos. Y mientras no se utilice lo mejor es mantenerla tapada para estar más seguros. Basta con un post-it.
  6. En internet, si algo es demasiado bueno para ser verdad, empieza a sospechar. Esto es para los pequeños y no tan pequeños, ¿verdad?
  7. Lo que entra a internet… se queda en internet. Hay que concienciar con que no se puede subir cualquier cosa en las redes sociales, o compartirlo en aplicaciones de mensajería instantánea, especialmente fotos o imágenes. Nos hacen creer que las fotos son efímeras y que solo serán públicas entre 10 segundos y 24 horas. Pero nada impide a la persona que está al otro lado hacer una captura de pantalla, o una foto a la pantalla con otro dispositivo y publicarla.
  8. Si quieres evitar que tu hijo/a acceda a determinados sitios web, puedes instalar un programa de control parental. Los hay de muchos tipos y para todos los dispositivos: ordenadores, tablets y móviles. Lo que permiten estos programas es controlar el uso que se haga de un dispositivo. Dependiendo en cada caso de las funcionalidades que incorpora, pero permite registrar mensajes, llamadas, localizador del dispositivo del hijo a través del dispositivo del padre, bloquear el dispositivo a determinadas horas (por la noche o a la hora de comer por ejemplo), impedir la instalación de aplicaciones, bloquear determinadas páginas web, comprobar qué páginas ha visitado el menor, etc. El control parental es un complemento al resto de recomendaciones, pero no debe ser una medida única.

Es importante acompañar y tener un control razonable que es bastante más efectivo que el espiar y prohibir. Por tanto, conviene conocer la tecnología que manejan, acompañarles en su crecimiento con el uso de los dispositivos que tienen a su alcance, fomentar el diálogo, escucharles, controlar y observar, concienciarles, y de esa forma les estaremos dando las herramientas y los conocimientos para hacer un uso seguro y responsable de la tecnología.

#CreandoConfianzaDigital

Otras historias interesantes