Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca responsable 10 nov 2015

Guia de Responsabilidad Ecológica

La ecología es algo por lo que deberíamos interesarnos todos. Seguramente, los padres piensen constantemente en el mundo que les dejan a sus hijos e indefectiblemente aparecerá en sus corazones la misma respuesta: el mejor que puedan.

En este contexto, hay que actuar cuanto antes. Si todos ponemos nuestro granito de arena, contribuiremos a que el mundo sea un lugar mejor para vivir. Quién sabe. Quizá si todos nos unimos, lleguen medidas a gran escala. Pero mientras esperamos a que los líderes despierten de la larga siesta ecológica, podemos comenzar a cuidar el medio ambiente, con estos simples pero efectivos consejos, que se pueden resumir en la regla de las tres R: reducir, reutilizar y reciclar.

Algunos simples ejemplos de cuidado del medio ambiente que, como sabemos, comienza en casa:

  • Reducir el consumo innecesario de cualquier producto. Toda la materia prima que se utilizan para su confección provienen de la misma fábrica: la naturaleza.
  • Reutilizar todos los objetos, muebles y ropa que podamos. Los que no reutilicemos: compartirlos, donarlos o venderlos.
  • Contribuir con los distintos programas de reciclado que tanto los Estados como distintas ONG tienen vigentes. Se puede reciclar desde papel hasta las simples tapitas de botellas de plástico.
  • A la hora de comprar, elegir productos que tengan certificaciones ambientales, como por ejemplo electrodomésticos con criterios de eficiencia energética, equipos refrigerantes que no utilicen gases de efecto invernadero o productos que estén fabricados con sustancias libres de tóxicos.
  • En nuestro hogar, apagar las luces, estufas, ventiladores y acondicionadores cuando las habitaciones estén vacías.
  • En el trabajo, ahorrar energía con el mismo entusiasmo como si fuera nuestra casa: apagar la PC cuando no se usa o reducir la iluminación innecesaria.
  • Cada vez que se pueda, evitar el uso de plásticos. Son muy tóxicos para el medio ambiente, generando como residuo dioxinas y furano.
  • No malgastar madera. Si bien es mejor que otros productos no renovables, como plásticos o metales, antes de comprar observemos que tengan el certificado FSC, que distingue a aquellas plantaciones renovables de árboles.
  • Elegir envases retornables, si son de vidrio mucho mejor.
  • Disminuir el uso de pilas, y en caso de ser imprescindible, utilizar pilas recargables. Las pilas comunes usadas, deben ser llevadas a centros de disposición final de las mismas a efectos de no contaminar.
  • Cerrar bien los grifos: 10 gotas por segundo suman 2.000 litros de agua al año desperdiciados.
  • Evitar el uso de detergentes sintéticos. En lo posible usar jabón de pan común o elegir detergentes biodegradables.
  • Evitar la vajilla descartable. Usar servilletas o repasadores de tela
  • Tener plantas en las habitaciones limpia el aire. Muchas plantas autóctonas, además, brindan aromas naturales.
  • Elegir alternativas a juguetes que funcionan a pilas o están hechos de plástico.
  • Mantener el coche bien carburado ahorra más de un 10% de combustible y reduce las combustiones contaminantes.

En fin, estos son solo algunos “recordatorios” de simple ejecución y gran eficacia. Y es una forma de ayudar a que los más pequeños puedan disfrutar de este hermoso planeta llamado Tierra.

Otras historias interesantes