Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Emprendimiento Act. 10 sep 2018

I’m a loser baby: cómo fracasar y triunfar en el intento

fracaso bbva

Los emprendedores siempre estamos buscando consejos e inspiración de líderes que han desarrollado proyectos exitosos. Leemos sus libros, vamos a sus conferencias e incluso replicamos sus modelos de trabajo para ver si se nos contagia algo de su genialidad. Pero, ¿podemos aprender de aquellos a los que no les ha ido tan bien? Para responder esa pregunta nació FuckUp Nights, una comunidad mundial de emprendedores que celebra y aprende del fracaso.

Las FuckUp Nights consisten en encuentros en los que empresarios y emprendedores de diferentes sectores comparten con frescura y humor los fracasos que existen detrás de muchos de sus éxitos. En palabras de sus creadores, las FUN están dirigidas a tres tipos de personas: los que fracasaron, los que fracasarán y los que mienten. Hasta hoy se han celebrado FuckUP Nights en 100 ciudades de varios continentes, a las que cada año asisten unas diez mil personas.

Este video nos cuenta cómo nacieron las FUN:

En Colombia se han organizado más de 20 FUN entre Bogotá, Bucaramanga, Cali, Barranquilla e Ibagué.  En esta entrevista, Andrés Gallego, director de FUN en Colombia,  quién además organizó la primera FUN en Nueva York y se prepara para la primera FUN en Roma, nos cuenta cuál es el lado más exitoso del fracaso.

Una de las claves del emprendimiento es la obstinación, perseguir un objetivo con trabajo y convicción, sorteando caídas y fracasos, pero ¿cómo saber qué tanto fracaso soporta un proyecto?, ¿cómo saber en qué momento desistir?

Yo llamo «fracaso» a  la diferencia entre los resultados esperados o planeados y los resultados obtenidos. La materialización de lo que algunos considerarían la incertidumbre, el error o el riesgo de cualquier proyecto. Cuando existe fracaso quiere decir que algo no se tuvo en cuenta a la hora de planear, y siempre habrá cabida para aprender de esto. Mientras el aprendizaje sea más valioso que los costos asociados a fracasar (tiempo, dinero, costo de oportunidad) y pueda ser aplicado en una próxima ocasión o para probar de nuevo, entonces es sano continuar.

En ecosistemas enfocados en el emprendimiento, como Silicon Valley, fracasar no está mal visto, incluso hace parte normal de la dinámica de cualquier emprendedor. En el caso de Colombia, ¿cómo se ve el fracaso?, ¿existen los valores sociales, culturales y empresariales que brinden un ambiente propicio para fracasar?

Es tan duro o malo fracasar aquí como en Silicon Valley. La diferencia está más relacionada con el concepto que tenemos de la palabra «fracaso». Para los colombianos fracasar significa llegar a un estado en el que no se cumplió (ni se cumplirá) el objetivo y ya no hay nada que hacer, pero también la utilizamos indiscriminadamente para cualquier situación, incluso si podemos seguir probando nuevas estrategias (lo que en Silicon Valley llamarían iterar, probar nuevos rumbos una vez descubrimos que las hipótesis de nuestro plan de negocios no fueron validadas). En Colombia ha comenzado un cambio en la cultura, los valores y la mentalidad en torno al fracaso. Así como sucede en los países con una cultura más amigable con el fracaso, debemos verlo como un método científico y profesional más que como una derrota personal.

Durante el desarrollo de un proyecto, ¿qué señales nos pueden servir para detectar que nos estamos dirigiendo hacia el fracaso?

No escuchar al mercado, ignorar a la persona, al cliente, al socio, al proveedor como centro de tu negocio. Si tu motivación para emprender no es la gente, lo que estás buscando es satisfacer necesidades tuyas. A nadie le va a interesar y menos van a pagarte por hacerlo.

¿Cómo manejar el estado de fracaso? Así como un psicólogo nos da consejos para sobrellevar la pérdida de un ser querido, ¿qué consejos nos puedes dar para asimilar, administrar y superar un fracaso?

Empezar perdiendo, asumir que los recursos que se están invirtiendo desde la etapa preoperativa son recursos susceptibles a perderse. Hay que tener una ruta para seguir en caso de que nuestros escenarios más pesimistas sucedan. Hay que tener plan B, C y D.

Los 24 mandamientos del buen perdedor

Como parte de sus “terapias”, el movimiento FUN redactó este FuckUpNights Manifiesto, que recopila algunos consejos para una vida en la que tarde o temprano nos tocará perder:

  1. Busca intencionalmente ser rechazado
  2. Ten un revés
  3. Saca una mala nota
  4. Sé despedido
  5. Pierde un torneo
  6. Desafía al sistema
  7. La perfección es retórica
  8. Busca las cosas que valoras
  9. Mantén las cosas simples
  10. Probablemente vas a fallar
  11. Si estás buscando reconocimiento, detente
  12. No te tomes demasiado en serio
  13. Se vulnerable
  14. Ríete de tus fracasos y compártelos con el mundo
  15. Abraza tus errores y de manera cariñosa ayuda a otros a mejorar
  16. Aprende cosas nuevas
  17. Cada día, haz algo a lo que le temas
  18. Sé la persona que quieres ser
  19. Sal y se persistente enfrentando los problemas
  20. Elévate por encima de los conflictos
  21. No te detengas hasta conseguir lo que amas
  22. Tu verdadero potencial es desconocido
  23. Derrota a tu ego
  24. Sé valiente y vive en plenitud

A partir de este manifiesto, los FUN publicaron El libro del fracaso, que contiene varias historias de fracasos, reflexiones sobre cada punto del Manifiesto y una investigación sobre las causas más comunes del fracaso en México. El libro lo puedes descargar gratis aquí.

Otras historias interesantes