Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Big Data 25 may 2018

¿Qué implica el nuevo Reglamento de Protección de Datos?

El nuevo Reglamento de Protección de Datos empieza a aplicarse el 25 de mayo de 2018 y pretende armonizar y reforzar el marco normativo de la protección de datos personales en Europa. Ana Isabel Segovia, de BBVA Research, explica en qué consiste.

El nuevo Reglamento de Protección de Datos es una actualización de la normativa anterior, que había quedado obsoleta debido a las novedades tecnológicas. Así, nuevas realidades como el ‘big data’ o el tratamiento de datos en las redes sociales hacían necesario un marco regulatorio más sólido y coherente. El objetivo del Reglamento es conceder a los ciudadanos un mayor control de sus datos personales en la Unión Europea.

¿Cuáles son las novedades del Reglamento para el usuario?

A partir de ahora, el consentimiento de los usuarios tiene que ser inequívoco, es decir, se debe prestar mediante una manifestación del interesado o una aclaración afirmativa; ya no se admiten los consentimientos tácitos o por omisión. Además, el Reglamento contiene nuevos derechos para los usuarios. El primero es el de derecho a la portabilidad, que implica que el usuario puede pedir a las empresas todos sus datos personales y transmitírselos a otra empresa. El segundo es el derecho al olvido, que permite al usuario eliminar sus datos personales de internet cuando estén obsoletos o ya no sean relevantes.

¿Cuáles son las novedades del Reglamento para las empresas?

Para las empresas, se introduce un nuevo principio, el principio de responsabilidad activa, que implica que las empresas tienen que tener la iniciativa y tomar medidas adecuadas para cumplir con el reglamento de manera proactiva. Además, se exige transparencia en la información que se presta a los usuarios sobre el tratamiento que se está dando a sus datos; hay que dar información de manera inteligible y de fácil comprensión con un lenguaje claro y sencillo. Otra novedad es el régimen sancionador. Y es que, a partir de ahora, las multas son muy altas para las empresas, llegando incluso a significar en ocasiones hasta el 4% de la facturación anual de la empresa.

Otras historias interesantes