Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Economía financiera 02 ene 2015

Inflación negativa: ¿cómo afecta a tu nómina de enero?

Hoy ha sido el primer día laborable del 2015, comenzando la cuenta atrás hacia la generación y abono de la primera nómina del año. Esta primera entrega salarial suele despertar muchas veces nuestra curiosidad ya que por una serie de circunstancias suele variar con respecto a la de diciembre y a la de febrero.

Así que, con carácter general vamos a ver qué va a pasar con tu nómina de enero.

Empecemos por las buenas noticias. Con la reforma fiscal recién aprobada se rebajan las retenciones en las nóminas, una media de unos 30 euros, con efecto desde el 1 de enero del 2015. Por tanto, si se reduce esa cantidad que Hacienda nos descuenta en la nómina, el efecto es que, inicialmente veríamos una subida de la misma en idéntica medida. Esta rebaja, supone de facto, la primera medida que notaremos en relación con la modificación del IRPF, que es de mucho más calado.

Sin embargo, es posible que el incremento salarial neto sea incluso superior, si, como también ocurre habitualmente en los convenios sectoriales o de empresa, se ha acordado una actualización salarial para el 2015 desde el 1 de enero. En este sentido, tendremos otro aumento que va depender de como se hayan desarrollado las negociaciones entre la parte empresarial y la sindical.

Las posibles revisiones salariales negativas

Sin embargo, no todo son buenas noticias en relación con esas actualizaciones salariales. Hemos cerrado el mes de diciembre con un dato de inflación adelantada negativa. Buena parte de los convenios colectivos de este país siguen indexando los salarios en relación con la inflación, y adelantando dicha actualización en función de la llamada inflación prevista. En el mes de enero, una vez conocido el dato de inflación real del año anterior, se ajusta la diferencia en dicha nomina. Teniendo en cuenta las tendencias inflacionarias tradicionales de la economía española, dicho ajuste solía ser siempre positivo.

¿Cuál es el problema? El problema, como ya ocurrió en las nóminas de enero de 2009 de muchas empresas, por ejemplo, es cuando la inflación prevista que se ha aplicado como referencia para calcular dicha actualización salarial es superior a la real, lo que puede originar que el ajuste sea negativo, al ser la actualización a cuenta que se ha venido aplicando durante el año superior a la que realmente tenía que ser. En este sentido, hay una abundante jurisprudencia al respecto, con distintas lineas a favor y en contra de estas actualizaciones negativas de salarios, radicando la clave en la redacción de dicha cláusula en el convenio.

Teniendo en cuenta cómo se ha despeñado la inflación en el segundo semestre del año, es posible que alguien se pueda ver afectado por esta circunstancia, si bien en los últimos convenios, habida cuenta del susto del 2009, los sindicatos han extremado las precauciones para que no tengan lugar dichas revisiones negativas, pero no es descartable que alguien sufra alguna sorpresa al respecto

¿Conclusión? La nómina de enero, al ser objeto de las correspondientes actualizaciones salariales suele ser mayor que la de diciembre, y este año ese efecto se verá reforzado por la reducción de las retenciones, pero atención con alguna posible sorpresa por el hundimiento del IPC y su relación con los incrementos salariales a cuenta que hayamos tenido en el 2014.

Más información | BBVA con tu empresa, Nada es gratis

Imagen | reynermedia

Otras historias interesantes