Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Inteligencia artificial: ¿en qué sectores está más avanzada?

Cada vez más compañías invierten en esta tecnología para incrementar la eficiencia operativa, establecer modelos predictivos y analizar tendencias de mercado. Mientras que en algunas industrias este tipo de sistemas aún son muy incipientes, en otras como la banca, el comercio ‘retail’ o la salud ya se han conseguido progresos importantes.

La inteligencia artificial ha tenido un fuerte impacto en el negocio de empresas de todo tipo de sectores: desde defensa, agricultura y educación a energía, construcción y ciberseguridad. El 95% de las compañías españolas considera que esta tecnología permitirá optimizar sus operaciones, según un estudio de Microsoft y la consultora EY.  En este contexto, la inversión en este tipo de sistemas no para de aumentar. Se prevé que el mercado entorno a la inteligencia artificial sea una de las áreas que más crezca en Europa en los próximos tres años, con una cifra de inversión que llegará a los 4.366 millones de euros y con una tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR) del 36% entre 2018 y 2022, según IDC. Estos son algunos de los sectores donde más avanzada se encuentra la tecnología.

Comercio minorista

El sector del comercio minorista o ‘retail’ lidera el gasto global en sistemas de inteligencia artificial, según IDC. La consultora prevé este año una inversión de 5,9 mil millones de dólares por parte de las compañías del sector. Cada vez son más las empresas que apuestan por esta tecnología. Mientras que en 2016 solo el 4% de las compañías en esta industria utilizaron inteligencia artificial, en 2018 lo hicieron un 28%, según un informe publicado por el Instituto de Investigación de Capgemini.

Aymen Chakhari, especialista en inteligencia artificial de la consultora tecnológica Devoteam,  explica que esta tecnología se está usando principalmente para crear motores de recomendación, optimizar anuncios y establecer modelos predictivos que permiten conocer mejor a los usuarios y adaptarse a sus necesidades. De esta forma, es posible gestionar de forma más eficiente las existencias de producción y ajustar mejor las necesidades de almacenamiento en función de la demanda. La inteligencia artificial también puede transformar por completo las tiendas tradicionales. Por ejemplo, existen espejos interactivos para que un cliente vea cómo le queda una prenda sin tener que ponérsela o probadores inteligentes que recomiendan complementos. Además, los ‘chatbots’ facilitan la comunicación con el cliente en servicio pre y posventa.

Banca y finanzas

El sector de la banca y las finanzas invertirá este año 5,6 mil millones de dólares en sistemas de inteligencia artificial, según las estimaciones de IDC. Será así la segunda industria, solo por detrás del ‘retail’, que más gastará en esta tecnología. Chakhari subraya que esta tecnología se utiliza sobre todo para la detección del fraude, la segmentación de clientes, analizar las tendencias de mercado y lograr una mayor precisión, automatización y rapidez en el ‘credit scoring —un ‘software’ que en base a la información disponible recomendará la aprobación o no de una operación de financiación—.

Según un estudio de la consultora CB Insights centrado en ‘startups’ de IA, el sector también aprovecha la inteligencia artificial para transformar los datos en información útil hacia los clientes, y realizar así una gestión financiera personalizada. Es el caso de BBVA, cuya apuesta por esta tecnología ha permitido la creación de servicios como BBVA Valora, el sistema que permite conocer el precio de la compra o alquiler de un inmueble, o Bconomy, la herramienta para mejorar la salud financiera de los clientes. El pasado mes de junio la entidad reforzó su apuesta por los datos con la creación de la AI Factory, un centro global de desarrollo formado por un equipo inicial de 150 personas con perfiles multidisciplinares, como científicos y arquitectos de datos e ingenieros y desarrolladores de ‘software’.

El objetivo principal de esta factoría es que la inteligencia artificial llegue a toda la organización a través de soluciones globales y escalables. En concreto el centro ha establecido cuatro líneas iniciales de trabajo como hoja de ruta: la mejora de la eficiencia de los procesos internos, el avance en la personalización de los productos, el apoyo a los gestores comerciales del banco en su trabajo diario, y el refuerzo de la protección frente a fraudes y ciberataques.

Salud

La inteligencia artificial es ya una realidad en el sector de la salud. Accenture prevé que este mercado alcance los 6,6 mil millones de dólares en 2021, lo que representa una tasa de crecimiento anual compuesta del 40%. Más de la mitad de compañías en esta industria están muy interesadas en incorporar este tipo de sistemas a su trabajo, según un estudio de la misma consultora. Los ejecutivos de estas empresas señalan como principales beneficios la mejora de la ciberseguridad, la eficiencia operativa, el aumento de capacidades analíticas y el recorte de costes.

La inteligencia artificial ya permite identificar y prevenir enfermedades con mucha más precisión. Chakhari explica que los casos de uso más comunes están relacionados precisamente con el análisis de imágenes médicas y la predicción de enfermedades. También se utiliza para el desarrollo de medicamentos, el control remoto de pacientes, la administración de salas de emergencias y hospitales y la creación de ‘chatbots’ y asistentes médicos virtuales para primeros diagnósticos. Por ejemplo, en China ya existen cabinas en las que los ciudadanos pueden recibir atención médica a través de un asistente virtual. Después, un médico real supervisa o corrige a través de una videoconferencia las conclusiones sacadas por la inteligencia artificial.

Automoción

Desde 2014, el sector del automóvil ha invertido 9.953 millones de euros en ‘startups’ especializadas en inteligencia artificial, según un estudio del Instituto de Investigación de Capgemini. Las firmas alemanas, japonesas y estadounidenses han sido las que más han gastado en estos sistemas. El mismo informe revela que las empresas del sector automovilístico que implantan la inteligencia artificial a gran escala podrían incrementar su beneficio operativo hasta en un 16%.

Estas compañías ya han logrado algunos avances importantes en el sector. Por ejemplo, en los últimos años se han realizado múltiples pruebas con automóviles y autobuses autónomos y se ha conseguido que reaccionen apropiadamente en algunas situaciones complejas. CB Insights indica que también hay ‘startups’ que se encargan de desarrollar software de percepción, soluciones de gestión de flotas, aprendizaje profundo para la generación de mapas en HD, mantenimiento predictivo de vehículos y sistemas de monitoreo de conductores. Por ejemplo, existen programas de asistencia que le avisan en el caso de que se salga del carril, le asisten en el estacionamiento o detectan su agotamiento o ebriedad y emiten advertencias. Compañías como Volvo, General Motors o Subaru apuestan por este tipo de sistemas tecnológicos para intentar evitar accidentes en las carreteras.

Otras historias interesantes