Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

La inteligencia artificial resucita a los Beatles… y a Bach

Los ordenadores ya saben pintar, escribir poesía, componer música o inventar un chiste sin ayuda. No son capaces de romper moldes, como hacen los grandes genios, pero las máquinas pueden ser creativas, explica Ramón López de Mántaras en el libro El próximo paso. La vida exponencial, que se puede descargar gratuitamente en la web del proyecto OpenMind de BBVA.

Hace tiempo que el ordenador ya funciona como un lienzo, un pincel o un instrumento musical, afirma el director del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial. Pero, además de servir como herramientas para el arte, “las máquinas ya son capaces también de generar algo que no existía a base de combinar de forma novedosa cosas conocidas”, es decir, pueden ser creativas.

La música y las matemáticas siempre se han llevado bien. Los sintetizadores y la música por ordenador existen desde hace décadas, así que no es raro que las primeras máquinas artistas hayan elegido esta disciplina.

Emmy (Experiments in Musical Intelligence) fue uno de los primeros softwares de  inteligencia artificial capaces de engañar al oído humano. Su creador, el investigador de la Universidad de California David Cope, alimentó a Emmy con cientos de corales de Bach y perfeccionó el software hasta que éste logró componer por sí mismo melodías que la gente no era capaz de diferenciar de las escritas por el genio alemán. La clave fue enseñar a Emmy a saltarse algunas reglas. El vídeo que sigue es un ejemplo del trabajo de esta artística máquina.

Coral al estilo de Bach compuesta por el software de inteligencia artificial Emmy

Más recientemente, el proyecto Flow Machines de Sony, financiado por el European Research Council, ha desarrollado una red neuronal que, además de componer cantatas como Bach, ha producido una canción, Daddy’s Car, inspirada en la música de los Beatles. Lo ha hecho a partir de más de 13.000 canciones de grupos pop y una letra escrita por el compositor Benoit Carré, que la máquina ha reordenado a su antojo.

Junto con Daddy’s Car, Flow Machines ha creado una pieza de jazz basada en la obra del legendario Duke Ellington. Ambos temas formarán parte del álbum compuesto por inteligencias artificiales que Sony tiene previsto lanzar próximamente.

Daddy's Car: una canción compuesta por una IA al estilo de los Beatles

López de Mántaras admite que las máquinas no son conscientes de sus logros, pero esto no quiere decir que no sean creativas y, citando a Stephen J. Gould, compara el proceso de creación inconsciente que lleva a cabo un programa informático con la evolución de las especies: “Si la creación exige un creador visionario, entonces ¿cómo logra la evolución ciega construir cosas nuevas tan espléndidas como nosotros mismos?”

La música es sólo una muestra de lo que la inteligencia artificial es capaz de crear. En su artículo, que se puede descargar gratuitamente en la web de OpenMind, López de Mántaras recoge otros interesantes ejemplos de cómo la IA está cambiando el arte y la creación literaria.


Descargar libro completo
Kindle epub descargar pdf

Otras historias interesantes