Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Internet 29 nov 2016

‘Internet of me’, cuando el éxito “depende de las personas"

‘Internet of me’, la tendencia hacia la especialización de contenidos en función del perfil del usuario, se ha convertido en una apuesta esencial y las empresas con visión de futuro están trabajando especialmente en ello. Analizamos su situación, su crecimiento, el porqué de su importancia y su relación con otros fenómenos.

Los ganadores en la era digital son aquellos que van más allá de las innovaciones tecnológicas y saben que “su éxito depende de las personas”. Así de claro lo refleja el informe sobre tendencias de Accenture de este año. Ya un año antes, Accenture apuntaba que ‘Internet of me’ estaba cambiando “la forma en que las personas en todo el mundo interactúan a través de la tecnología, colocando el usuario final en el centro de cada experiencia digital”.

Bruno Cendón, ingeniero y emprendedor del Internet de las cosas, de la startup TST, afirma que “dado que el mundo digital tiene su sentido en el momento que somos capaces de crear un servicio que ofrezca un cierto valor añadido, la personalización es clave para la optimización y mejora constante del mismo. A todos nos gusta ser exclusivos en cualquier servicio del que disfrutemos y el mundo digital no es una excepción”.

¿Por qué es importante para las empresas?

Emocionar al cliente. Hacerle sentir único. Atraparle. Las compañías están cambiando la manera de crear nuevas aplicaciones, productos y servicios. Apuestan por crear experiencias altamente personalizadas que calan en los consumidores sin perder su confianza.  Tal y como certifica Accenture, “las empresas que tengan éxito en este nuevo Internet of me se convertirán en la próxima generación de nombres de cabecera”.

Muchos gigantes están ya en ello. La revolución de los datos y del IoT ha contribuido a la causa. Cendón recuerda cómo nuestra actividad diaria en internet, nuestras localizaciones, las llamadas, mensajes, la actividad física, etc. está totalmente monitorizada por los dispositivos que usamos a diario.

“Emocionar al cliente. Hacerle sentir único

De hecho, es por todos conocido cómo Google, Amazon o Facebook usan esa información para personalizar todos sus servicios e incluso ir más allá de sus dominios mediante la publicidad contextual. “Es sólo cuestión de tiempo que esta personalización se aplique a todos los dispositivos conectados que podemos usar en nuestro día a día”, añade.

Además de entender cómo cambian las necesidades de los clientes, sus prioridades y sus hábitos, las empresas se enfrentan a otro reto: deben afrontar un cambio cultural corporativo y sacar lo mejor de sus trabajadores, sirviéndose para ello, de la tecnología.

‘Internet of me y Big Data’

Cada experiencia se convierte en una vivencia personalizada. Muchas cosas que nos rodean se están convirtiendo en dispositivos inteligentes y los datos son parte esencial de este proceso. Las empresas van más allá de proporcionar ‘cosas’ y han pasado a crear productos y servicios moldeados para el individuo -sirviéndose, claro está, de Internet-.

Así, es cierto que Internet of me y big data unen sus fuerzas mediante la recopilación constante de datos, su contextualización, análisis y la obtención de información de alto valor añadido relacionado con nosotros.

“Cada experiencia se convierte en una vivencia personalizada

César García, ingeniero informático y orador especializado en la fabricación digital, internet de las cosas, procesos de diseño abiertos y ciudades inteligentes, ve clara la unión: “En este sentido es clave utilizar este tipo de tecnologías big data para crear perfiles concretos de millones de usuarios y personalizar la experiencia”, explica.

Fuencisla Clemares, directora general de Google en España y Portugal , decía el pasado mes de septiembre durante el Mastercard Innovation Forum (MIF16) que “la personalización es clave en el futuro digital, hasta el punto de que Google prefiere no hablar de Internet de las cosas, sino del Internet of me”.

“Nuestra intención es utilizar todos los datos personales de los usuarios para predecir y poder responder de forma adaptada a cada uno”, afirmaba Clemares. Precisamente de ahí surgen avances como Google Assistant (asistente inteligente que está incluyendo en todos sus productos) o Google Home, el futuro epicentro del hogar conectado.

Bruno Cendón no va tan lejos. No ve Internet of me como un área específica del Internet de las cosas, aunque reconoce que “los dispositivos de comunicaciones personales son una realidad desde hace muchos años, y su evolución los ha llevado de simples capacidades de voz y mensajes de texto a ser máquinas repletas de sensores completamente conectadas a Internet y que además pueden servir de pasarela para cualquier tipo de wearable o dispositivo IoT”. Para él, más que presentar una relación directa son un complemento para ayudar a la personalización de ese Internet of me.

Hacia dónde vamos

Hiperconectividad, interacción total entre elementos y servicios novedosos con el usuario como protagonista. Ese es, en parte, el escenario digital del futuro.

Si analizamos el contexto actual realmente las posibilidades son increíbles. Por un lado, como resume César García, estamos continuamente observados en internet: todos nuestros datos, todos nuestros clics y movimientos se detectan y analizan para adaptar la experiencia. “Esto genera una sensación de túnel en la que sólo vemos y experimentamos lo que las grandes marcas ponen delante de nuestros ojos. En muchas ocasiones estas acciones resultan contraproducentes, con anuncios de viajes que nos persiguen por internet y que dejaron de ser relevantes desde el momento en el que compramos nuestros billetes”, relata.

“Todos nuestros datos, todos nuestros clics y movimientos se detectan y analizan para adaptar la experiencia

Por eso, cree que el futuro pasa por transformar cómo se sostienen los servicios que se ofrecen en internet. Ahora mismo parece que el único mecanismo es cambiar nuestra privacidad por el uso gratuito de servicios. “Deben surgir alternativas que permitan el mantenimiento de estas infraestructuras sin que tengamos que ofrecer hasta el último detalle de nuestras vidas. Estos mecanismos de transformación pueden ser políticos, sociales o tecnológicos”, finaliza.

*Si estás interesado en este tema, sigue a BBVA en LinkedIn para seguir toda la información sobre transformación digital y temas similares.

Otras historias interesantes