Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera Act. 26 abr 2017

La apuesta segura de los fondos de inversión de retorno absoluto

La evolución de los mercados financieros en un entorno de tipos bajos ha puesto en jaque a los inversores, que se han visto expulsados de sus productos más habituales debido a unas rentabilidades negativas o escasas. De ahí que algunos hayan puesto sus ojos en un producto menos conocido pero muy efectivo en estos tiempos que corren, puesto que la principal característica de los fondos de inversión de retorno absoluto es, precisamente, generar rentabilidad en cualquier condición del mercado. Además, este tipo de fondos cuenta con la ventaja de permitir al ahorrador diversificar las carteras y evitar una elevada volatilidad.

Este tipo de fondos de inversión va dirigido a inversores de perfil conservador, a los que no les importa renunciar a una rentabilidad garantizada o elevada a cambio de evitar un riesgo alto. Se entiende por fondo de inversión de retorno absoluto un producto que tiene un objetivo de rentabilidad no garantizada, pero consistente, en un plazo de tiempo determinado y con un nivel de volatilidad controlada. Otra de sus características es que mantiene una baja correlación con otros activos del mercado. Por último, conviene saber que estos fondos de retorno absoluto tienen una gran libertad a la hora de decidir en qué clase de activos invertir en cada momento.

Desde un punto de vista de la gestión, el reto más importante de los fondos de retorno absoluto es mantener una estrategia que les permita tanto generar la rentabilidad objetivo en un plazo determinado, como preservar el capital. Para ello, toman posiciones en distintos plazos y productos, sin rechazar los futuros o los derivados y mantienen un estilo de gestión que controle la volatilidad de la inversión.

No son fácilmente comparables entre sí

Lógicamente, cada gestora establece un periodo temporal distinto (de un año los más agresivos a tres años los más defensivos) lo que les permite tener un nivel de volatilidad mayor y buscar también un objetivo de retorno o rentabilidad más alto (3%-8%), pero es muy importante recordar que no se trata en ningún caso de fondos de inversión garantizados. Puestos a ‘garantizar’ algo, estos productos garantizarían la preservación del capital frente a la rentabilidad.

Lo que no conviene que ningún ahorrador olvide es el hecho de que el sector de los fondos de inversión de retorno absoluto es joven, con lo que la mayoría de los productos comercializados en España ofrece un historial de inversión corto, lo que genera una cierta y razonable inseguridad para el inversor.

Puestos a resumir un poco este tipo de productos, podemos decir que se trata de fondos de inversión que tienen un potencial de subida razonable, una estrategia defensiva o de preservación del capital en las eventuales bajadas y una baja correlación con los activos más tradicionales. Vamos, que no les afecta la evolución de la bolsa o del euro, por ejemplo.

Tanto es así, que algunas gestoras de fondos de inversión presentan en España su gama de productos de retorno absoluto diferenciándolos por el nivel de riesgo o de volatilidad y el objetivo de rentabilidad, las dos principales características de esta clase de fondos.

Otras historias interesantes