Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

WiDS: cuando la inteligencia artificial se escribe en femenino

WiDS (Woman in Data Science), la conferencia organizada por la Universidad de Standford en 100 ciudades de todo el mundo, reclama cada año un mayor papel de la mujer en la llamada cuarta revolución industrial. Su tercera edición en España reunió a profesionales de distintas disciplinas científicas y tecnológicas, no en un evento de mujeres, sino en “un evento de ciencia protagonizado por mujeres”, como lo definió Carme Artigas, embajadora de WIDs en Madrid.

El ‘big data’ fue el tema central de la primera convocatoria de WIDS en España, la analítica avanzada centró el debate del año pasado, y siguiendo la evolución lógica de estas tecnologías, la inteligencia artificial (IA) fue la protagonista de esta edición. “Hay una explosión de inteligencia artificial”, recalcaba Artigas en su discurso de bienvenida en el que recordó que este sector de la IA tiene un crecimiento del 40% anual, el mayor de la economía mundial.

De hecho, para Artigas, la IA va a ser determinante para decidir quiénes serán las próximas potencias económicas mundiales y el motor de los principales cambios geopolíticos. China y EEUU son los países que están rivalizando más en esta batalla, mientras que Europa se está quedando atrás. Prescindir del talento de las mujeres —sólo un 20% estudia carreras técnicas— no puede ser una opción para el desarrollo de este nuevo entorno socioeconómico donde la IA abre la puerta a un sinfín de posibilidades para hacer avanzar la sociedad, como insistieron las ponentes de WIDs Madrid.

BBVA fue la empresa mejor representada en la jornada con la participación de Ana Laguna, científica de datos de la entidad, que presentó su iniciativa para crear una app capaz de interpretar  los llantos de los bebés, y Elena  Alfaro, responsable de Data and Open Innovation de Client Solution en BBVA, quien participó en la mesa dedicada al impacto de la IA en el mundo empresarial.

“La IA no trae automatización, lo que consigue es predecir cosas que antes no podías. Esto puede cambiar todo un modelo de negocio”, aseguró Elena Alfaro quien analizó cómo el sector bancario, y muy en concreto BBVA, ya está viviendo esta transformación.

“La disrupción ha llegado a la banca más tarde que a otros sectores con activos más físicos, como la música o los viajes”, comentó. ¿El motivo? La regulación y que no es fácil confiar el dinero a empresas nuevas. Pero las ‘startups fintech’ y los gigantes de internet han cambiado este panorama. En opinión de Alfaro, Google o Amazon no han entrado en los servicios financieros buscando nuevas fuentes de beneficios, sino por el valor de los datos que creen que tiene el sector.

Ahora los bancos “tenemos mucho recorrido de cara a ofrecer una experiencia muy cercana a tener alguien que nos asesore”. Y para esto, los datos son fundamentales. “El reto reside en gestionar esa inmensa cantidad de datos que la que disponemos y convertirlos en decisiones accionables para los clientes”. Esta es, según Alfaro, la frontera que separa la analítica de datos de la inteligencia artificial.

Sesgos “artificiales”

Uno de los grandes dilemas que plantea la IA es el de los sesgos, un tema que ocupó gran parte de la conversación en WiDS. “Cada persona con un móvil es una máquina imparable generadora de contenidos con sus sesgos y sus juicios de valor”, explicó Cristina Aranda, doctora en Lingüística y experta de Intelygenz, que trabaja precisamente en tratar de reducir estos sesgos que los datos trasladan a las máquinas.

Por su parte, el periodista Jaime García Cantero, y moderador de la mesa, recordó que el 80% de los formadores en inteligencia artificial son hombres. ¿Qué se puede hacer?, preguntó

Para Elena Alfaro, el problema no es que no haya mujeres en las plantillas de las empresas dedicadas a la ciencia de datos. “Ahora mismo el 30% del equipo de data en BBVA son mujeres, pero sólo suponen el 15% de los nuevos ‘currículums’ que nos llegan”, dijo. “Hay más mujeres que pasan las fases de selección pero el problema lo tenemos en la entrada. Hacen falta políticas públicas y privadas que hagan que las chicas vean aquí algo interesante para ellas”, reclamó.

WiDS cerró la jornada hasta la víspera del día de la mujer del próximo año donde continuará con sus esfuerzo por visibilizar el trabajo de las profesionales que están desarrollando los productos y servicios de la nueva era.

Elena Alfaro

Elena Alfaro durante el WiDS celebrado en Madrid - BBVA

Otras historias interesantes