Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

La transformación digital como motor de la banca latinoamericana

Con motivo de la 49 edición de la cumbre de la Banca de Desarrollo de América Latina y el Caribe, Antonio Bravo, director de Desarrollo de Negocios y banca digital de América del Sur en BBVA, acudió como panelista para hablar sobre cómo la relación entre la banca privada y los bancos de desarrollo puede generar impacto en los países emergentes.

“La digitalización de nuestro negocio está produciendo un impacto positivo en la experiencia y el servicio al cliente y además nos está llevando hacia modelo de banca más sostenible”. Así explicaba Bravo las consecuencias de la transformación del negocio bancario en algunos países de América Latina.

Según Bravo, esta digitalización del cliente genera dos impactos clave, por un lado en aumenta la superficie de contacto con el cliente, dado que los clientes digitales aprovechan la conveniencia del móvil para operar con el banco desde cualquier sitio, día y hora, y por otro, nos lleva a un modelo de banca más lógico, que permite liberar a nuestra red de oficinas de tareas transaccionales que tradicionalmente han generado esperas y colas, para que puedan dedicar tiempo de calidad a asesorar a los clientes respecto de productos y servicios financieros.

Además, Bravo subrayó que la importancia de continuar enriqueciendo las funcionalidades de los canales digitales del banco para responder a los intereses de los clientes, cuyas expectativas y hábitos giran cada vez más alrededor del móvil. Como referencia en relación al cambio de hábitos de los clientes y la preferencia del canal móvil, Bravo explicó que en el pasado año BBVA experimentó un crecimiento del 17,5% en sus clientes digitales que ya suman 7,1 millones en América del Sur (28,4 millones en el Grupo), y un aumento de los usuarios móviles del 30,4%, con 5,6 millones de clientes que acceden a sus servicios a través de dispositivos móviles (24,4 millones en el Grupo).

Antonio Bravo, director de Desarrollo de Negocios y banca digital de América del Sur en BBVA, durante el evento en Madrid.

Oportunidades y retos

Este cambio en el modelo de relación con el cliente también genera importantes oportunidades y retos. En en lado de las oportunidades, la primera es la educación financiera, fundamental para el compromiso de BBVA de “ayudar a los clientes a hacer una gestión inteligente y responsable de sus finanzas a través de funcionalidades que ayuden a los clientes a tomar mejores decisiones”, según explicaba Bravo. La segunda, el impulso negocio sostenible en un contexto en el que cada vez ponemos más foco en el asesoramiento a clientes de empresas que permite sensibilizarles con la necesidad de financiar proyectos de sostenibilidad. En el lado de los retos, los nuevos competidores y el marco regulatorio, que debe converger hacia estándares homogéneos y consistentes.

Por último, Bravo habló de los principales obstáculos que existen en América Latina para continuar avanzando en el proceso de transformación de la industria.

Uno de ellos es la penetración de la banda ancha móvil y ‘smartphones’. Según Bravo, existe un reto aún mayor en la penetración de planes de datos, pues el problema en estos países no es solo conseguir un ‘smartphone’, sino que éstos se puedan utilizar desde cualquier lugar sin la necesidad de conectarse al wifi, pues actualmente los planes de datos todavía no son suficientemente asequibles.

Otro de estos obstáculos es la gestión del efectivo, destacando que el peso del efectivo en la mayoría de América Latina sigue siendo muy fuerte, lo que dificulta la digitalización de algunos servicios.

Por último, Bravo recordó que la banca es un negocio de riesgo, para el cual es fundamental apalancarse en los datos. Por esta razón, subrayó que “en el contexto actual, podemos aprender a gestionar el riesgos de una mejor forma si, con el permiso del cliente, somos capaces de procesar e incorporar a nuestros modelos los nuevos datos de los que podemos disponer”.

Otras historias interesantes