Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Las APIs están transformando el mundo

Desde las redes sociales a los medios de comunicación, muchos sectores usan estas herramientas para integrar servicios y dar un paso más allá en la transformación digital.

La transformación digital de las empresas y de muchos servicios que usamos a diario pasan por la integración y superar la simple comunicación. Ya es una realidad que hoy en día desde una sola aplicación podamos interactuar con otras aplicaciones y así mejorar nuestra experiencia. ¿Cómo sucede esto, a priori, tan complejo? Gracias a las APIs.

Una API (siglas de Application Programming Interface) es un código que permite que distintos sistemas o ‘apps’ se comuniquen entre sí. Realiza una función parecida a la de una interfaz con el usuario, pero en este caso con la interfaz de otra aplicación. Sirve, y eso es lo fundamental, para que dos servicios o dos ‘apps’ de dueños distintos, con desarrolladores diferentes, puedan comunicarse entre sí y facilitar la interacción de cualquier usuario o empresa. Además, los costos de reprogramación y experimentación se reducen mucho.

A diario, y sin nosotros ser conscientes, usamos aplicaciones que funcionan gracias a las APIs. Las redes sociales, los medios de comunicación y los gigantes del ‘e-commerce’ las usan. Twitter, por ejemplo, pone a disposición de otros desarrolladores sus APIs para que la empresa del pajarito esté presente más allá de Twitter. Así, desde un programa como Hootsuite podemos controlar varias cuentas a la vez, programar tuits o conseguir análisis avanzados, servicios que no podemos hacer desde la aplicación original.

También desde la plataforma de blogs WordPress es sencillo incluir una API de las diferentes redes sociales (Twitter, Facebook o Linkedin) para publicar nuestro post en la red social que elijamos. Medios de comunicación como The Guardian fueron de los primeros (allá por 2009) en abrir sus contenidos y su hemeroteca a otros desarrolladores. Gracias a esta plataforma abierta, los desarrolladores han hecho que sea posible consultar las noticias de The Guardian desde el ‘smartphone’, Smart TV o integrarlo en una web.

Asimismo, las APIs también están también presentes en la publicidad de las grandes empresas de comercio electrónico. Amazon, Ebay o Groupon ponen a disposición de terceros sus APIs para implementar los programas de afiliados que benefician a los anunciantes y a los anunciadores. La comunicación entre ambas páginas se realiza a través de una API y de esta forma, ambas empresas saben por dónde entró el cliente, cuándo realizó la compra y qué compró. ¿Es beneficioso para las empresas tecnológicas o gigantes de la comunicación abrir su código y compartirlo a través de API? Por supuesto, cualquier desarrollo externo atrae clientes, usuarios y publicidad.

La banca y las APIs

Hace unos años, cuando se inició la transformación digital en el sector bancario, podía ser impensable que los grandes bancos europeos y globales pudieran estar dispuestos a colaborar con terceros como las ‘startups fintech’. Hoy, lo impensable es que cualquier banco que pretenda ser un actor digital no colabore con otros sectores y líderes del sector, como BBVA, han apostado por usarlas en su negocio.

Según el estudio de Accenture Global Financial Services Consumer Study de 2019, “La banca debe convertirse en un actor principal en los ecosistemas que integran servicios que pueden ser atractivos para el cliente. Manejar la empresa como una marca que se integra con terceros para mejorar el servicio”. Y para que esta integración de servicios sea una realidad, las APIs son esenciales.

Los clientes piden esta integración y según Accenture, un 78% de los 47.000 encuestados para su estudio estuvieron conformes con la posibilidad de dar permiso expreso a los bancos para que estos puedan emplear sus datos con el fin de ofrecerles nuevos servicios personalizados. Por ejemplo, uno de estos servicios añadidos podría ser la posibilidad de consultar en su ‘app’ bancaria las opciones de financiación de un nuevo coche y poder contratar el seguro del mismo sin salir de la plataforma.

Algo similar a esto es lo que ofrece, gracias al uso de APIs, el servicio Automik de BBVA, que permite a los concesionarios incorporar la financiación de coches en sus canales de venta ‘online’.  Esta solución digital unifica la elección del vehículo y la solicitud de financiación en un mismo proceso, lo que simplifica y agiliza la operación y ayuda a impulsar las ventas digitales de los concesionarios.

BBVA ha sido uno de los bancos pioneros en abrir sus APIs a terceros. En España a través de BBVA API Market, otras empresas pueden integrar servicios bancarios en sus modelos de negocio. Por ejemplo, la contratación de un préstamo, la facilidad de gestionar transferencias internacionales y nacionales o disponer de una nueva forma de pago en línea como sucede con la china Alipay para acercarse a un nuevo público.

En EE. UU. la plataforma BBVA Open Platform ha sido lanzada recientemente. Un hecho que ha convertido a BBVA en el primer banco en territorio estadounidense en abrir su plataforma de servicios bancarios a terceros a través de APIs abiertas.

También se ha hecho tangible esta integración entre banca y terceros en ‘apps’ como Valora View, con la que un cliente de BBVA puede buscar vivienda a través de la realidad aumentada gracias a la colaboración entre la empresa inmobiliaria Idealista y el banco. Estar presente en la transformación digital del sector bancario es vital hoy en día, por eso BBVA invierte en firmas ‘fintech’ como la mexicana Openpay, adquirida por el banco en 2016, o la alemana solarisBank, que ofrece servicios de ‘Banking as a Service’, en la que BBVA invirtió en 2018.

“La banca debe convertirse en un actor principal en los ecosistemas que integran servicios que pueden ser atractivos para el cliente”

La integración de distintos servicios a través de la colaboración que facilitan las APIs es una realidad, pero ¿es beneficioso para los bancos colaborar con las grandes empresas tecnológicas? Desde Accenture creen que sí. “Cuando los servicios financieros entran en integración con los GAFA (Google, Apple, Facebook y Amazon) deben tener en cuenta los beneficios de acceso a través de estas aplicaciones en comparación con la amenaza potencial de que estos canales desarrollen sus propias ofertas de servicios financieros”, señalan.

Otras historias interesantes