Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ciberseguridad 01 nov 2019

Las redes sociales, ¿un riesgo para la confidencialidad de los datos?

Entre las amenazas digitales emergentes, la filtración de información corporativa por redes sociales gana terreno. Según el último informe ´Global Fraud and Risk Report´ publicado por Kroll, la fuga de datos empresariales supone el 39% de los incidentes más significativos a nivel global en los últimos 12 meses.

La consultora Kroll, experta en seguridad física y operativa y en gestión de datos e información, publicó recientemente su último informe Global Fraud and Risk Report  sobre el panorama de riesgo internacional.

El documento destaca que es importante conocer cuáles son las amenazas virtuales más relevantes para las compañías para que puedan actuar en consecuencia manteniendo seguros los datos y evitar posibles ataques. También analiza las acciones que se están tomando en prevención, detección y respuesta a las amenazas diarias.

Según el informe, la fuga de datos internos es la amenaza más grande que han afrontado las empresas en el último año, representando el 39% de los percances corporativos.

Además, el robo de datos representa el 29% de los riesgos que enfrentan a la hora de desarrollar su negocio. Estas dos amenazas concentran un peligro real para el universo corporativo y convierten a la información interna en un activo vulnerable y extremadamente valioso.

Resguardar la propiedad intelectual, los secretos comerciales y otros tipos de información confidencial es una preocupación constante ya que el 90% de las empresas consultadas temen que un ciberataque derive en un ataque global y una posterior crisis económica.

Los datos, un activo primordial

En los últimos años, a medida que las empresas dedicadas a los servicios financieros han expandido su presencia ‘online’ fueron adoptando un perfil más activo en redes sociales. Si bien, la industria financiera es uno de los sectores más regulados y seguros del mercado, esta apertura ´online´ implicó nuevos riesgos no tradicionales asociados directamente a los datos corporativos y a la información personal de los clientes.

En este contexto, el ciberdelito se convierte en una de las principales causas de crisis legales, financieras y de reputación corporativa si no se posee un plan de acción que resguarde los datos empresariales. La ciberseguridad debe formar parte de los esfuerzos que hacen las empresas para mantenerse resguardadas, involucrando especialistas que sean capaces de adelantarse a las amenazas y conocer cómo actuar en caso de un ataque.

Una de las cifras más contundentes del informe es que casi dos tercios (64%) de los líderes encuestados mencionaron a las redes sociales como una prioridad importante para desarrollar una defensa estratégica. Se convierten en un factor a tener en cuenta al momento de abordar las amenazas emergentes y lidiar, sobre todo, con problemas de reputación y de regulación.

BBVA en Argentina considera la protección de la información personal y corporativa un activo estratégico. Por eso, desarrolla distintas acciones para promover que los clientes y los colaboradores realicen un buen uso de los datos y de los diferentes productos y servicios. Desde consejos para proteger información sensible hasta capacitaciones en ciencia de datos para mejorar los procesos de seguridad, control de datos y de las operaciones bancarias.

Otras historias interesantes