Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis y opinión Act. 02 nov 2018

Las tasas de interés negativas

PANTALLA GRAFICAS BLANCO Y NEGRO

Una tasa de interés negativa significa que los inversionistas reciben una cantidad menor de lo que depositan cuando invierten su dinero (se les cobra por guardarlo) y se podría dar en un contexto extremo: en una guerra o bajo una situación en donde sea muy peligroso tener dinero en efectivo.

Más de una vez he leído la frase “la realidad supera a la ficción” y este es un ejemplo más que lo comprueba. Por fortuna no estamos en guerra ni en una situación  en donde sea peligroso tener dinero en efectivo, estamos en 2016, un año atípico en donde las tasas de interés negativas no son un caso aislado: en el mes de junio 41% de los bonos soberanos de países desarrollados cobraba intereses a sus inversionistas, más de 15 trillones de dólares pagaban tasas por debajo de cero, el 97% de la deuda del gobierno suizo cotizaba a tasas negativas.

¿Qué incita a los inversionistas a depositar sus recursos en instrumentos con retornos negativos? Aunque pareciera un comportamiento irracional, los especuladores que invierten en estos bonos lo hacen porque creen que las tasas aún podrían bajar más y podrían vender dichos instrumentos a un precio mayor en el corto plazo. Las bases para tomar una decisión así, están en función de las características que vivía el mercado en ese momento: bajo crecimiento a nivel global, precios de materias primas a la baja, niveles de inflación cercanos a cero (incluso deflación) y tasas de bancos centrales demasiado bajas.

Un entorno distinto y sus consecuencias. La meta mínima inicial que todo inversionista busca al menos mantener el valor de su dinero en el tiempo y, esperar que los intereses que recibe por su dinero sean, como mínimo, equivalentes a la inflación de la moneda en que invirtió. Desde hace varios meses las tasas de interés nominales de países desarrollados son menores a su inflación, 80% de los bonos soberanos de dichos países pagan un rendimiento menor a 1%. Desde la crisis de 2008 la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) ha mantenido una política monetaria laxa en la cual las tasas de interés han disminuido y se ha generado una gran cantidad de liquidez por los programas de recompra de bonos  (Quantitative Easing QA) que ha implementado; la idea principal es que estas medidas reactiven la economía.

EUROS BALON PERSONAS 1

Desgraciadamente la realidad ha sido otra, ya que el dinero se ha depositado en inversiones que generan más rendimiento a cambio de un mayor riesgo, basta ver el aumento de valor que ha habido en el mercado de capitales desde esa fecha. Más de un analista ha vuelto los ojos a las posibles consecuencias negativas que estos programas han traído a la economía, el entorno de tasas negativas que aquí comentamos es una vuelta de tuerca más que confirma la falta de soluciones en un sistema agotado.

El 2016 está por terminar y habrá que recordarlo por sucesos que a lo lejos parecían imposibles: Bonos con tasas negativas, Brexit, Donald Trump presidente electo de Estados Unidos… ¿faltará algo más? Por lo pronto, la invitación es que se acerque a su asesor financiero y descubra que en cuestión de inversiones siempre existe la posibilidad de hacer crecer los recursos que usted ha obtenido con base en su  trabajo y ahorro.

 

Artículo escrito por Ernesto González Zenteno,  VP de Productos Estructurados en BBVA Bancomer Asset Management para el periódico El Economista, Columna «Consejos de Familia»

Otras historias interesantes