Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Las universidades se quedan sin académicos de inteligencia artificial

La fuga de expertos en inteligencia artificial (IA) desde el mundo universitario hacia las grandes empresas de tecnología en EE.UU. amenaza con retrasar la investigación académica en este campo.

Una sangría que no se detiene. Cada vez son más las universidades -principalmente en Canadá y Estados Unidos- que pierden a sus mejores talentos en IA a manos de gigantes tecnológicos como Google o Facebook. Un problema que también se extiende a startups o firmas de tamaño medio que se dedican a este campo. Yoshua Bengio, pionero en la investigación del deep learning y profesor de la Universidad de Montreal, es uno de los que se resiste a abandonar la academia. “La industria tecnológica no para de reclutar talento, hay escasez de académicos en IA. Esto es positivo para las grandes corporaciones, pero negativo para la ciencia”, afirmaba en una entrevista en Financial Times.

Según cifras de la National Science Foundation de EE.UU., el número de doctores en informática que optan por firmas tecnológicas ha aumentado hasta el 57% frente al 38% de hace una década, una situación que podría traducirse en un déficit de profesores en los próximos años, recoge WSJ.

La industria tecnológica no para de reclutar talento, hay escasez de académicos en IA

La fuga más reciente incluye a varios colegas de Bengio, entre ellos Geoff Hinton, de la Universidad de Toronto, ahora en Google; Yann LeCun, especialista en deep learning en la Universidad de Nueva York y ahora en Facebook; o Andrew Ng, que pasó de la Universidad de Stanford a la china Baidu. Y hace solo un año, Uber se aseguró los servicios de un equipo completo de investigadores de la Carnegie Mellon University en Pittsburgh.

Esta nueva tendencia también perjudica a las empresas de menor tamaño. Según Wired, Nicole Shanahan, fundadora de ClearAccessIP, conoce de primera mano las dificultades de ser una pequeña empresa. Su startup se dedica a crear software para analizar automáticamente las carteras de patentes. La compañía utiliza técnicas de aprendizaje automático para extraer información relevante para las transacciones de patentes.

Científicos de datos, gente con experiencia en redes neuronales y software es el perfil típico que busca ClearAccessIP y por ahora sigue teniendo cuatro plazas sin cubrir. Wired cuenta que la startup hizo recientemente una oferta de trabajo a un candidato de Canadá pero éste la rechazó al no poder mudarse a Estados Unidos. “Estos problemas nos hacen más lentos”, dice Shanahan. “Seguramente acabemos usándolo como autónomo y le dejemos trabajar desde allí”.

Si los investigadores huyen del país y otros rechazan ir, la cantidad de talento disponible se reduce aún más

En el polo opuesto, la escasez de cerebros no parece ser un gran problema para grandes compañías como Facebook, Microsoft y Google. Son empresas internacionales que tienen la capacidad de dar trabajo a investigadores prácticamente en cualquier sitio. En uno de sus posts, Yann LeCun remarca que Facebook ahora opera un laboratorio de IA en París. Esta dispersión de talento puede añadir aún más dificultad para las empresas más pequeñas en EE.UU.: si los investigadores huyen del país y otros rechazan ir, la cantidad de talento disponible se reduce aún más.

Algunos de los académicos que han decidido marchar al sector privado se defienden de las críticas de algunos de sus colegas. Wall Street Journal recoge el testimonio de Fei-Fei Li, experta en ingeniería informática, que dice en su Facebook que se cambió a Google en parte para “democratizar la AI”.

Pero no se trata simplemente de que los grandes jugadores estén comprando todo el talento. Estos gigantes tecnológicos se están haciendo con muchas startups que desarrollaban herramientas de IA accesibles a todos los tipos de negocio. Herramientas que iban a permitir a los negocios tener una ventaja en temas de IA sin necesidad de disponer de talento interno. Por ejemplo, en los últimos años, Twitter ha comprado Mad Bits, Whetlab y  Magic Pony; Intel se ha hecho con Nervana; Apple ha comprado Turi y Tuplejump y Salesforce ha adquirido MetaMind y Prediction I/O, entre otras.

Pero no solamente las empresas de software e Internet están comprando startups, también grandes corporaciones como Samsung y General Electric están incorporando la IA en los productos físicos que ofrecen. Es un hecho, tan pronto como surgen startups para satisfacer las necesidades de la IA, éstas son absorbidas por las grandes corporaciones.

“Las grandes empresas tienen ventaja”, dice en un artículo de Wired Chris Nicholson, fundador de Skymind, una startup de aprendizaje independiente. “Hacerse con la última tecnología es una auténtica guerra y con sus adquisiciones las grandes corporaciones están ganando”.

El resultado de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, puede dificultar el empeño de las pequeñas empresas por encontrar talento. Recientemente, Bengio invitó a investigadores de IA y científicos de datos a Quebec, donde está intentando arrancar una comunidad entera de compañías relacionadas con el aprendizaje automatizado. “A pesar de las deprimentes consecuencias de las elecciones en Estados Unidos, quisiera señalar que se están haciendo cosas interesantes en el norte de Canadá, que cuenta con un tipo de gobierno muy diferente”, escribió en Facebook. Yann LeCun, el líder francés de IA de Facebook, publicó la invitación, que no es poco para la pequeña y estrecha comunidad global de investigadores de IA.

“Montreal parece un buen lugar de aterrizaje si se es investigador de IA buscando un trabajo en Norteamérica”, afirma LeCun.

*Si te ha resultado interesante este artículo y quieres saber más sobre temas relacionados con talento y fintech, síguenos en LinkedIn y visita la página web de BBVA Careers para unirte a nosotros.

Otras historias interesantes