Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Emprendimiento 31 may 2019

Las ventajas de apoyar el emprendimiento sénior

El concepto de emprendedor suele ir asociado a muchos valores: dinamismo, innovación, responsabilidad… y juventud. Sin embargo, los profesionales más veteranos tienen mucho que aportar al mundo del emprendimiento hasta el punto de que, algunos de ellos, lejos de plantearse el retiro, deciden empezar desde cero y llevar a cabo sus propios proyectos empresariales.

El aumento de la esperanza de vida supone un reto en muchos aspectos: financiero, social, económico… Pero también un beneficio para el mundo del emprendimiento que ve cómo muchos profesionales, con una larga carrera a sus espaldas, lejos de querer retirarse, desean aportar su experiencia al mundo de la empresa. El impacto positivo se bifurca en dos direcciones. Por un lado, el propio emprendedor disfruta de un envejecimiento activo, con consecuencias positivas para su salud física y psicológica. Por otro, la empresa se beneficia de las siguientes ventajas:

1. Experiencia y contactos 

El emprendedor de mayor edad conoce perfectamente su sector, algo que es vital para liderar un negocio. Esto le lleva, además, a contar con un amplio abanico de contactos que se puede traducir en posibles clientes y proveedores para sacar adelante el negocio. Sin embargo, aunque la experiencia y los contactos son puntos a su favor, según el estudio de Tel Hai Academic College: ‘Entrepreneurship in the third age: retirees’ motivation and intentions’: “Los estereotipos asociados a la edad pueden limitar su capacidad para acceder a fondos semilla o subvenciones iniciales”.

Las reticencias hacia los emprendedores de mayor edad son fáciles de vencer si se tienen en cuenta las ventajas que aportan los profesionales veteranos: “La edad parece tener una influencia positiva en el éxito de un negocio y su supervivencia debido a la experiencia previa de los empresarios de mayor edad, junto con su acumulación de recursos humanos y capital social”. Los prejuicios se demuestran infundados ya que: “los adultos mayores pueden ser emprendedores exitosos una vez que tienen un ambiente de apoyo, en lugar de ser infravalorados por razones de edad”.

2. Transmisión de conocimiento 

Un profesional con una larga trayectoria a sus espaldas puede aportar un gran valor a sus socios, empleados y clientes: “La mentoría supone otra opción interesante para el envejecimiento activo y el emprendimiento en personas mayores”, explica el informe “El emprendimiento en adultos mayores y su entrenamiento como oportunidad para favorecer el envejecimiento activo” de la Universidad de Almería. “Actúa como un mecanismo de transferencia del conocimiento, habilidades, técnicas, experiencias y métodos de trabajo”.

Esta faceta de los emprendedores mayores, en la que ponen en valor su criterio para realizar determinadas tareas y su conocimiento, aporta seguridad y ayuda a llevar el negocio a buen puerto. De esta forma: “la sociedad puede aprender de las historias de éxito de los empresarios de la tercera edad”.

3. Innovación social

“El emprendimiento sénior puede ser una respuesta adecuada a los desafíos del envejecimiento de la población”, afirma con rotundidad el informe Senior Entrepreneurship: The Unrevealed Driver for Social Innovation’ de Free University Berlin y University of Applied Sciences Ludwigsburg, un estudio que apunta hacia la innovación social como uno de los grandes intereses de estos emprendedores: “Las actividades empresariales de los adultos de más edad se incluyen, a menudo, en el campo de las innovaciones sociales, especialmente para satisfacer las necesidades de las personas mayores”. El estudio destaca la empatía de estos emprendedores hacia las necesidades de la tercera edad: “hablan el mismo idioma”.

4. Economía con experiencia

En la actualidad, se han lanzado diversas iniciativas que buscan apoyar el emprendimiento sénior. Entre ellas, se encuentra The Global Institute for Experienced Entrepreneurship, una entidad global cuya misión es impulsar la “economía con experiencia” y que ve el aumento de la longevidad en la población como una oportunidad: “Estamos ayudando a los gobiernos y corporaciones de todo el mundo a comprender que contamos con el mayor grupo de talentos con experiencia de la historia de la humanidad”.

BBVA Momentum, el programa de apoyo al emprendimiento social de BBVA que acaba de cerrar la convocatoria para la edición de 2019, acoge a emprendedores sociales de todos los grupos de edad. A las puertas de conocer quiénes serán los participantes de este año, es difícil hacer predicciones, pero lo que es seguro es que algunos de ellos serán profesionales veteranos. Ellos aportarán, al igual que hicieron sus predecesores, su experiencia, pero también sus ganas de aprovechar al máximo la oportunidad de participar en el programa. Como decía la emprendedora Karina Ojanguren, participante en BBVA Momentum 2017 con Clínica Humana: “Solamente nos hace falta un sí y con él comenzaremos ese camino que nos llevará a lograr nuestro sueño”.

Otras historias interesantes