Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Economía financiera Act. 25 abr 2017

Lecciones que un maratoniano puede enseñarte sobre finanzas

imagen de Maratón, Paraguay, Recurso, running

Las personas que corren maratones pueden enseñarnos algunas lecciones sobre finanzas, aunque quizás no sean conscientes de las similitudes que existen entre su afición y la gestión del ahorro doméstico. De esta manera, un corredor de largas distancias sabe la importancia de la preparación y lo poco apropiado que resulta enfrentarse a un reto demasiado optimista, sobre todo si no cuentan con plazos realistas para alcanzarlos.

Camino a metas lejanas

Los caminos largos siempre empiezan con un pequeño paso, por lo que no debemos frustrarnos ante la imposibilidad de conseguir nuestros mayores objetivos de forma inmediata. En el ahorro tendremos que aprender que las pequeñas sumas pueden convertirse en grandes beneficios, si nos aplicamos con constancia. El entrenamiento de un corredor de maratones parte del correcto conocimiento de las capacidades propias, creando un plan que nos permita evolucionar de forma progresiva, minimizando el riesgo de lesiones gracias al aprendizaje de una buena técnica, pero sin renunciar a una evolución exigente.

Aplicado a nuestras finanzas, debemos analizar las fuentes de ingresos y las necesidades de consumo, estableciendo la capacidad de ahorro al catalogar nuestros gastos en aquellos que son básicos, fijos, variables, inesperados y aquellos que resultan accesorios. Así, podremos encontrar los puntos débiles de nuestras finanzas personales o familiares, ¿gastos inadecuados en telefonía? ¿demasiadas compras por impulsos? ¿gastos hormiga? ¿consumos domésticos excesivos? ¿ingresos irregulares? Conociendo las debilidades, podremos establecer planes correctivos.

Un corredor de maratones sabe que una persona no puede correr una distancia similar sin más. Para lograrlo, tendrá que empezar planteándose metas más realistas. Aún así, contar con objetivos a largo plazo resulta esencial. Vamos a repasar algunas lecciones que podemos aprender de un maratoniano:

  • En el entrenamiento es importante respetar los descansos: dentro de una estrategia de ahorro también debemos dejar espacio para el bienestar, de forma controlada para evitar los excesos de gasto. Crea presupuestos para ello.
  • Tardaremos un tiempo en lograr ser más eficientes. Debemos ser pacientes.
  • Para lograr metas lejanas, tenemos que establecer otras más cercanas.
  • No te comprometas a grandes esfuerzos si no cuentas con plazos realistas: mide los plazos de devolución de tus préstamos, así como sus condiciones y cuotas. Sé realista respecto a los esfuerzos que puedes encontrar a la hora de hacerles frente.
  • La importancia del clima: no podemos obviar las circunstancias socioeconómicas del entorno, a la hora de tomar decisiones financieras.
  • Los grandes beneficios provienen de la persistencia.
  • Vivir la experiencia en grupo resulta motivador: los planes financieros son más sostenibles cuando se acuerdan en familia o cuando contamos con el apoyo de los que nos rodean.
  • Visualiza el futuro como una meta alcanzable: debemos plantearnos metas (presupuestos) y plazos realistas o romperemos nuestros compromisos financieros por falta de visión.
  • En ocasiones resulta de gran ayuda contar con un entrenador: los consejos de un profesional puede ayudarnos a confeccionar un plan financiero acorde a nuestras capacidades reales.
  • Establece rutinas y piensa en el éxito.

Fortaleza mental

Muchas de las personas que se inician en el «running» se encuentran con una gran dificultad a la hora de mantener un entrenamiento constante: el agotamiento mental. Mientras corremos podemos escuchar una voz interior que nos invita a desistir o que trata de convencernos de lo absurdo que resulta realizar tal esfuerzo. Por tanto, una de las mayores victorias que podemos lograr se encuentra en el terreno mental. Tenemos que centrarnos en las metas a corto plazo y vivir su consecución como éxitos que nos llevarán hasta la meta final.

Contar con apoyo familiar y con un plan cuya evolución podamos controlar, nos ayudará a mantenernos constantes, disfrutando de los resultados. Por eso, es importante que llevemos un control de ingresos y gastos, estableciendo metas de ahorro y planes razonables de reducción de consumos innecesarios, que podamos analizar. Igual que una pulsera «cuantificadora» nos permite visualizar los resultados, podríamos considerar confeccionar una hoja de cálculo o utilizar programas/aplicaciones que nos permitan introducir y seguir nuestros progresos financieros en tiempo real.

El corredor de maratones te puede decir que en el esfuerzo está el progreso, pero también que no debes forzar tus límites en exceso, que debes conocerte muy bien y que debes plantearte metas realistas. Paso a paso, kilómetro a kilómetro, la mayor lucha será contra tu propia mente.

Otras historias interesantes