Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Transporte 04 oct 2019

Los coches de hidrógeno como alternativa sostenible en largas distancias

A la sombra de los coches eléctricos, cuya adopción crece a buen ritmo, surge otra tecnología que puede influir enormemente en la movilidad de las próximas décadas. Los coches de hidrógeno podrían ser el complemento necesario a los eléctricos, sobre todo para salvar largas distancias, pues sus depósitos permiten recorrer 800 o 1.000 kilómetros sin repostar. Pero aún hay retos que solventar para potenciar un futuro ecosistema de transporte basado en este gas a presión.

Nos hemos acostumbrado a escuchar hablar sobre los coches eléctricos en los últimos años. Los hemos usado, aunque sea en la fórmula de economía colaborativa entre conductores urbanos, para distancias cortas, y empezamos a conocer a gente que conduce coches híbridos. A esta transición se le afea, entre otras cosas, la duración de las baterías y el tiempo que tardan en cargarse , que les deja lejos de competir .

“Los vehículos eléctricos no emiten ni ruido, ni partículas, ni CO2 , pero la particularidad del coche de hidrógeno o vehículo eléctrico de pila de combustible (FCEV, sus siglas en inglés) es que convierten el hidrógeno en electricidad”, argumenta Javier Brey, presidente de la asociación española del hidrógeno (AeH2) que explica así el proceso: “Cuando llenas el depósito de hidrógeno de un FCEV, éste es consumido en un dispositivo que se llama “pila de combustible” que combina el hidrógeno con el oxígeno del aire para producir energía eléctrica y agua como único residuo”. Sus emisiones son cero, lo único que emite es agua de la pila de combustible y se recarga en 5 minutos.

Son problemas que resuelve el hidrógeno (se han presentado modelos de 800 y 1.000 kilómetros de autonomía). Aunque este tampoco resuelve el asunto de que no hay puntos de recarga suficientes. Solo hay cinco hidrogeneras en España. Están en Huesca, Zaragoza, Puertollano, Albacete y Sevilla. No solo no componen una verdadera red, sino que facilitan la carga a vehículos grandes, pero no a coches, pues éstos necesitan el hidrógeno a más bares de presión que los camiones o autobuses (700 frente a 300).

Romper el bucle

“Es un bucle. Los fabricantes no terminamos de traer modelos de hidrógeno porque no hay hidrogeneras. El Toyota Mirai se comercializa en Reino Unido, Irlanda y Alemania. A España vendrán 12 coches que se podrán cargar en una estación en Madrid que estamos planeando con Urbaser y Enagás. Antes que vender a cliente final, aquí estamos más centrados en este tipo de proyectos junto a otras empresas”, explica Rebeca Guillén, responsable de comunicación corporativa de Toyota.

Según explica Guillén, en Europa ya hay flotas de autobuses municipales y camiones que funcionan con hidrógeno. “En Toyota llevamos años hablando de alternativas, de electrificación. Esto no es una locura japonesa, es un compromiso y creemos en ello desde que se empezó a hablar a finales de los 90 de cambio climático. La red de gas está preparada para meterle electricidad. Hay empresas trabajando a pleno rendimiento en el hidrógeno, porque el automóvil no es el único que se podría aprovechar de él. Pero si la legislación no llega, estamos parados”.

BBVA lanza una línea de préstamo ‘verde’ para comprar vehículos híbridos y eléctricos

coches hibridos viaje viajero road trip viaje de carretera ventajas consumo recurso bbva

A España vendrán 12 coches que se podrán cargar en una estación en Madrid, dice Rebeca Guillén, responsable de comunicación corporativa de Toyota.

Es la demanda la que presiona a ayuntamientos y gobiernos y ellos los que aceleran estos desarrollos. “Cualquier tecnología siempre va a ser menos competitiva a no ser que sea muy disruptiva. La administración debe apostar, con regulación, con normativa. Hay que reducir barreras, porque el hidrógeno no es algo nuevo, pero para salir del sector industrial al automovilístico hay que empujarle”, asegura Fernando Palacín, de la Fundación del Hidrógeno de Aragón, un centro privado de investigación hacia el mercado.

Aragón, líder en hidrógeno

Una de las comunidades autónomas con más experiencia en este ámbito y con más empresas vinculadas al mismo es Aragón: desde el almacenamiento como gas a presión,  transporte, gestión de las baterías y fabricación de los sistemas que convierten la energía en hidrógeno a través del agua. Y es una ventaja que ocurra esto en esta región, no solo por la experiencia que tienen con el hidrógeno sino porque son el corazón de la logística en el país. Los camiones son los que más y mejor partido le pueden sacar a este tipo de combustible.

La economía española se resiente cada vez que una marca deja de hacer aquí un modelo de coche. Llevamos años viéndolo. Me parece un error que no cojamos la delantera a países como Alemania y Dinamarca y empecemos a trabajar en el coche de hidrógeno, porque tenemos profesionales capacitados para hacerlo y empresas especialistas. Y muy buenas”. asegura Palacín.

“Esto del hidrógeno no es nuevo. Siempre se ha dicho que era el gas del futuro. Y la tecnología está madura.  Llevamos 40 años diseñando y fabricando sistemas de almacenamiento de hidrógeno para el mercado industrial internacional”, explica Rafael Calvera Parra, director general de la empresa maña Calvera. “Ya hace 15 años que saltamos al vehículo, sector al que podemos transferir toda nuestra experiencia. Trabajamos con los fabricantes de hidrogeneras más importantes aquí y fuera”.

Autobuses y camiones

Calvera cuenta que esta tecnología en vehículos es una gran ventaja para las grandes flotas, sobre todo en transporte pesado entre ciudades, pues las baterías eléctricas actuales pesan mucho (8 toneladas) y restan capacidad de carga a los camiones. El tanque de hidrógeno pesa menos que el actual de diésel o gasolina. Asimismo, un vehículo de transporte –ya sea autobús o tráiler– no puede permitirse los tiempos actuales de recarga eléctricos. Luego está el factor precio, que, según el aragonés, por fin empieza a igualarse con el de otros combustibles.

Según explica Brey, con 1 kilogramo de hidrógeno se pueden recorrer 120 kilómetros. “Si venden a 8,5 euros el kilo, los 100 kilometros de recorrido cuestan 7 euros. Los números salen. Si hablamos de producción, aún mejor porque a partir de la energía solar, fotovoltaica o eólica es posible producirlo a 4 euros el kilo. La economía del hidrógeno sale”. Pero es, además, una cuestión ambiental, de compromiso con el Acuerdo de París: hay que reducir las emisiones contaminantes antes de 2030 y esto requiere un cambio de paradigma energético y también en infraestructuras.

Descubre el préstamo de coche ecológico de BBVA

BBVA y su férrea apuesta por la movilidad sostenible

En los últimos meses, BBVA ha lanzado varios préstamos ‘verdes’ para la compra de coches híbridos y eléctricos y poder así dar respuesta a una creciente demanda en la sociedad.

El primer préstamo, Préstamo Coche Ecológico, se anunció el pasado junio y va destinado a particulares que buscan, además de unas condiciones atractivas, contribuir a un consumo más responsable y un cuidado del medio ambiente.

Hace unos días, BBVA amplío dicho préstamo y abrió la financiación a todas aquellas pymes y autónomos que deseen adquirir un vehículo sostenible, así como autobuses, furgonetas industriales y motos para el desarrollo de su actividad empresarial. Este nuevo producto se une a una de las gamas de préstamos ‘verdes’ más completas del mercado español.

Otras historias interesantes