Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Los cuatro desafíos digitales de las empresas en 2019

La consultora IDC desgrana los principales retos tecnológicos a superar para que las firmas españolas puedan competir con éxito en un entorno digital desafiante.

“Todas las industrias, sin excepción, experimentarán crecimientos de dos dígitos en el periodo 2019-2021”. Así de tajante se muestra Jorge Gil, director de IDC Research España, a la hora de vaticinar el futuro más inmediato de las empresas españolas. Aun así, las predicciones de esta consultora para el presente año matizan que las compañías que quieran alcanzar el éxito deberán afrontar los siguientes cuatro desafíos relacionados con las nuevas tecnologías y la transformación digital.

El puesto de trabajo del futuro

Según IDC, la mejora de la productividad pasa por optimizar la experiencia de usuario de los profesionales a través de la actualización de sus puestos de trabajo, que deben combinar soluciones flexibles, inteligentes, colaborativas, virtuales y físicas. En este sentido, estos recursos ya no se definen simplemente por la clásica localización física con el escritorio y el ordenador como máximo exponente. A medida que las organizaciones se han ido expandiendo geográficamente, esa ubicación se ha flexibilizado. Ahora se ha transformado en una multitud de dispositivos enfocados a conectar a las personas y eliminando cualquier barrera geográfica, para que puedan colaborar y trabajar cada vez más en equipo cuando y donde quieran.

Si ya son muchas las organizaciones que han adaptado estos recursos a los avances digitales de los últimos años, esta tendencia irá en aumento no sólo por la aparición de futuras disrupciones tecnológicas, sino también por la incorporación de nuevos perfiles profesionales al mundo laboral. Por ejemplo, a medida que los 2.600 millones de miembros de la Generación Z en este planeta se incorporen al mundo laboral en los próximos años, habrá una enorme demanda de dispositivos y soluciones más personales y flexibles.

Un escenario ‘multicloud’ orquestado

Según IDC, entre las principales tendencias tecnológicas que centrarán la inversión y los recursos de las organizaciones españolas en 2019 sobresale “claramente” la infraestructura ‘cloud’, con un crecimiento de más del 22,5% con respecto a 2018. Pero, además, los analistas de la consultora recalcan la importancia de encaminar esta apuesta hacia entornos ‘multicloud’, es decir, el uso de múltiples servicios de almacenamiento y computación en la nube en una única arquitectura heterogénea que debe estar bien “orquestada” para garantizar la evolución de toda la infraestructura de TI de la organización a una plataforma de transformación digital. Este tipo de soluciones serán las que habiliten la correcta incorporación a los negocios de innovadores productos y servicios basados en otras tecnologías como ‘big data’ o inteligencia artificial.

Una estrategia de ciberseguridad centrada en el dato

A medio plazo, la inversión en seguridad seguirá siendo una de las prioridades de las empresas por distintos motivos. Uno de ellos será, todavía, la adecuación de los sistemas corporativos al nuevo Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea (GDPR, por sus siglas en inglés) que entró en vigor en mayo de 2018. Muchas compañías ya se han adaptado a esta normativa y no solo por las penas que acarrea su incumplimiento, con sanciones de hasta 20 millones de euros o del 4% de sus ingresos, sino porque realmente han asumido su responsabilidad ante ciertos problemas de seguridad y son conscientes de que deben proteger la información de sus clientes y usuarios, así como blindar sus infraestructuras para potenciar su ciberseguridad.

La apuesta por nuevas interfaces inteligentes interactivas

IDC calcula que el 25% de los dispositivos y sistemas ‘endpoint’ contendrá algoritmos de inteligencia artificial en 2022. Mientras que en 2024, el 50% de las tareas repetitivas serán automatizadas y el 20% de los trabajadores especializados contarán con un asistente digital colaborativo. Para ir preparando la llegada de este escenario, durante 2019 el gasto de las empresas españolas en servicios inteligentes aumentará más de un 3,2% con respecto a 2018.

Además, la consultora pronostica que este año el mercado de la inteligencia artificial en Europa occidental llegará a los 4.366 millones de euros, lo que supone un incremento del 31% frente a 2018, mientras que el de robótica y drones en la misma zona alcanzará los 11.532 millones de euros, un 10% más con respecto al año pasado.

Las compañías que superen estos cuatro retos habrán allanado su camino hacia una profunda digitalización que les ayudará a obtener ventajas competitivas con las que diferenciarse y ganarse la confianza de los usuarios y clientes.

Otras historias interesantes