Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Seguros 07 may 2019

Los seguros: cuántos tipos existen y cuánto cuestan

Los seguros son contratos mediante los cuales, a cambio del cobro de una prima, la entidad aseguradora se compromete, en caso de siniestro, a indemnizar el daño producido o satisfacer un capital o renta. Antes de contratar uno, conviene saber qué tipos existen y qué suponen para nuestras finanzas.

Las compañías del sector ofrecen muchas clases de seguros que cubren todos los aspectos de la vida de una persona y de las empresas. En líneas generales, estos productos se pueden dividir en tres categorías:

1. Seguros personales

Son aquellos que comprenden todos los riesgos que pueden afectar a una persona en su integridad física, salud o existencia. Se clasifican en:

  • Seguros de vida: sirve para que los beneficiarios puedan tener una seguridad económica en el caso de fallecimiento de la persona asegurada o invalidez absoluta o permanente.
  • Seguros de accidentes personales: se trata de servicios y prestaciones asistenciales. El asegurado puede ser indemnizado si sufriera una lesión o incapacidad a causa de un accidente y también, en caso de fallecimiento.
  • Seguros de salud o enfermedad: ofrece una cobertura sanitaria cuando se necesita, además de prestación de capital o reembolso de gastos sanitarios.
  • Seguro de dependencia: cubre a los clientes que tengan algún tipo de limitación física o psíquica diagnosticada, a causa de la cual necesiten una persona que les asista.

2. Seguros de daños o patrimoniales

Este tipo de productos cubren los riesgos del patrimonio de la persona y de las empresas. Se dividen en:

  • Seguros de automóvil: cubren los riesgos que se pueden correr a la hora de conducir y son obligatorios por ley para circular. Adicionalmente, se pueden incorporar coberturas ante robo, incendio y/o daños propios del vehículo.
  • Seguros de ingeniería: están especializados en daños del patrimonio a causa de accidentes provocados por fenómenos naturales, fallos humanos, acción de las cosas o desgaste natural.
  • Seguros multirriesgo: abarcan una amplia variedad riesgos a través de la contratación de una única póliza de seguros.
  • Seguros de crédito: cubren pérdidas por insolvencia de los deudores.
  • Seguros de robo: se contratan ante la posible sustracción ilegítima (robo) de los bienes asegurados, mediando violencia o intimidación.
  • Seguros de transportes: garantizan la cobertura por los daños materiales que puedan sufrir las mercancías o el transporte.
  • Seguros de incendios: cubren los daños producidos si se incendia el objeto asegurado.
  • Seguro de responsabilidad civil: se contratan para indemnizar a un tercero cuando el asegurado resulte civilmente responsable de los daños o perjuicios causados.

3. Seguros de prestación de servicios: 

En este tipo de seguros, la obligación del asegurador consiste en la prestación de un servicio al asegurado.

  • Seguros de asistencia en viaje: cubren imprevistos en la realización de un viaje.
  • Seguros de decesos: abarcan los gastos derivados del funeral del asegurado y los trámites y gestiones que se deben realizar en el momento del fallecimiento.
  • Seguros de defensa jurídica: se centran en servicios de asistencia jurídica y extrajudicial.

Simuladores de seguros

Antes de contratar un producto de estas características, conviene saber:

  1. Cuáles son los riesgos que hay que cubrir.
  2. Cuánto costaría hacerles frente sin seguro.
  3. Cuánto se podría ahorrar si se contrata un seguro.

Para ayudar en esta tarea existen herramientas, como los simuladores o calculadoras ‘online’, que dan al usuario todos estos datos con tan solo rellenar un sencillo cuestionario. Dichos simuladores permiten comparar los precios de las distintas entidades, algo que es necesario hacer cada vez que se va a contratar un producto financiero. Si se necesita el consejo de un experto, siempre se puede recurrir a su agente, corredor o entidad banco-aseguradora que le sirva de guía a la hora de contratar.

Una vez que se ha optado por un seguro, es importante decidir cómo se va a pagar. Conviene tener en cuenta que, en ocasiones, el pago a plazos puede suponer un incremento en el precio final, por lo que es necesario informarse bien antes de firmar.

BBVA tiene, a disposición de los usuarios, todo tipo de información sobre los seguros que ofrece y una serie de simuladores que permiten calcular el coste de la prima según la situación de cada uno. Gracias a estas herramientas, las personas que quieran contratar un seguro a través de BBVA, sabrán de antemano el precio de la prima, según las variables que ellas mismas indiquen. Además, la entidad ofrece el Plan EstarSeguro a sus clientes, que les permite agrupar el pago de sus seguros BBVA (de hogar, salud, auto, vida o incapacidad laboral para autónomos) en un único recibo, fraccionando su pago en doce meses, sin coste adicional ni compromiso de permanencia, y disfrutar de bonificaciones en función del número de pólizas incluidas. De esta forma, es más sencillo ahorrar al contratar varios seguros y planificar las finanzas para que su pago no suponga ningún quebradero de cabeza.

Otras historias interesantes