Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Bienestar financiero Act. 30 dic 2016

¿Le conviene amortizar la hipoteca?

Amortizar la hipoteca implica que, al aportar una cierta cantidad de dinero (además de aportado mensualmente), podrá reducir bien el período de liquidación del préstamo hipotecario, o bien la cuota mensual que abone.

Elija una opción u otra, debería conocer todas las condiciones nuevas a las que tendría que hacer frente. Y es que, a la hora de amortizar la hipoteca, debería tener en cuenta ciertos factores pero, sin duda, uno de los más determinantes será el momento en el que va a plantearse dicha amortización.

Los expertos en productos financieros aconsejan hacerlo a partir del tercer año. El motivo es que, alrededor del 20% de los intereses que paga por su hipoteca se costean en los dos primeros años. Pero este porcentaje disminuye, a medida que avanza la vida del préstamo.

Por otro lado, a la hora de amortizar la hipoteca se debe tener en cuenta el Euribor, es decir, el tipo de interés que paga como tasa un banco cuando otro le presta dinero, y que es el indicador con el que se establecen los intereses a pagar: cuanto más alto se encuentre, el pago de intereses será mayor, y viceversa.

¿Reducir el período de amortización o reducir la cuota?

Reducir a plazo suele ser lo más recomendado a la hora de amortizar la hipoteca, ya que asegura una mayor rentabilidad y menor pago de intereses. Esto se debe a que, si bien en los primeros años los intereses que se abonan son mayores, al final del pago de la hipoteca los intereses son mucho más reducidos. Además de esta ventaja, también pagaría menos cuotas en total.

Los inconvenientes de esta modalidad implican que la cuota mensual o letra de la hipoteca no se reduzca, sino que seguiría abonando la misma cantidad. Esta modalidad de amortización implicaría el abono de una letra mensual de menor precio, aunque los plazos totales del pago de la hipoteca no se modificarían.

No obstante, antes de acogerse a una u otra opción, debe saber que si los tipos de interés crecieran, la cuota de la hipoteca podría crecer igualmente (aunque en menor medida que si no se hubiera reducido la cuota).

Otras historias interesantes