Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera 10 ene 2020

Cinco objetivos financieros para lograr este 2020

El inicio del año es el mejor momento para dar dirección a las finanzas personales y planear la forma en que se invertirán los recursos, siempre con el objetivo de lograr una mejor calidad de vida. La clave se encuentra en tener metas claras, contar con una estrategia efectiva y conocer a detalle el comportamiento financiero.

1. Tomar el control de las finanzas personales

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) sólo 36.6% de los mexicanos lleva registro de sus gastos, y de ellos, 63.8% lo hace de manera mental, lo que implica el riesgo de tener un control poco confiable.

En ese sentido, lo más conveniente es elaborar un presupuesto mensual con un registro detallado de los ingresos y gastos, que permita observar, evaluar y hacer un balance de las finanzas personales. Este instrumento permite ver con claridad en qué aspectos se está gastando de manera innecesaria para tomar medidas al respecto.

Opciones para lograrlo hay varias, que van desde el simple lápiz y papel, hasta las hojas de cálculo, e incluso ‘apps‘ para dispositivos móviles.

La herramienta perfecta para complementar el presupuesto personal es Apartados de la ‘app’ BBVA en México, con la que se puede reservar el dinero que será destinado a gastos fijos u objetivos especiales para lograr un mejor control del gasto. Está disponible para todos los dispositivos Android y iOS, y su uso es gratuito para todos los clientes BBVA.

2. Plantear metas financieras

Una buena estrategia financiera siempre debe tener un propósito específico y claro. Plantear objetivos de corto, mediano y largo plazo, como puede ser financiar un viaje, conseguir el monto de enganche para un auto o una casa, permite enfocar correctamente el dinero y no gastarlo en cosas que no se necesitan.

El ahorro es un factor fundamental para lograr cierto tipo de metas, sin embargo, de acuerdo con la Condusef, cerca del 40% de la población mexicana no ahorra, y además, del total de personas que sí lo hacen, 43.7% utiliza métodos informales, como tandas, alcancías o préstamos familiares. La dependencia señala el importante riesgo que estos métodos suponen para los ahorradores, no sólo por la posible pérdida de su dinero, sino porque estas no generan rendimientos.

BBVA Plan es la aplicación  ideal para establecer metas financieras y ahorrar hasta lograrlas de manera fácil y cómoda. Cuenta con tres diferentes modalidades de ahorro flexible y ofrece la posibilidad de disponer del dinero ahorrado en cualquier momento.

3. Un plan de ahorro para el retiro

Si bien muchos trabajadores cuentan con una Afore para procurarse una pensión tras su retiro, el panorama en el futuro de este esquema es un tanto desalentador. De acuerdo con un estudio realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), las contribuciones de los trabajadores son demasiado bajas como para garantizar beneficios pensionarios de más del 50% del salario final.

Ante este escenario lo recomendable es tomar acciones: realizar aportaciones voluntarias a la Afore y contar con un plan de ahorro a largo plazo que genere rendimientos, como pueden ser los Fondos de Inversión. Estos son instrumentos financieros a los que pueden tener acceso todos los usuarios para hacer trabajar su dinero en diferentes tipos de activos, como pueden ser los bonos, acciones y monedas.

Aprovechar un fondo de inversión es mucho más fácil de lo que se cree comúnmente y no hace falta un gran capital para usarlos.

4. Liquidar deudas

Mantener deudas por un largo periodo puede convertirse en un ciclo nocivo para las finanzas personales al limitar las capacidades financieras. Si bien los créditos son herramientas muy convenientes para alcanzar ciertas metas financieras, el abuso o mal uso de estos instrumentos puede tener consecuencias negativas.

En ese sentido es importante conocer la naturaleza de las deudas y elaborar una estrategia para liberarlas en un plazo específico. Este plan debe ser lo suficientemente estricto como para garantizar el logro de la meta, y también flexible para afrontar cualquier eventualidad.

Cuando la acumulación excesiva de créditos suprime la capacidad de pago, y las deudas comienzan a crecer exponencialmente debido a los intereses, una opción es recurrir a una consolidación de deuda, que significa agrupar diversos adeudos en uno sólo. Por ejemplo, una forma puede ser utilizar un Préstamo Personal BBVA para liquidar el saldo de una tarjeta de crédito y así diferir la deuda en pagos fijos, e inhibir el uso de la misma hasta liquidar el monto.

5. Comenzar a construir un patrimonio

Una vivienda es probablemente la mejor inversión a largo plazo que pueda realizarse gracias a la plusvalía, un concepto que se refiere al incremento del valor de un inmueble a través del tiempo debido a diferentes factores como la accesibilidad, la ubicación dentro del entorno urbano, los servicios e infraestructura, etcétera.

Adquirir un vivienda no significa asumir una deuda para toda la vida que con el tiempo se volverá impagable. Con el manejo adecuado de un crédito hipotecario es posible hacerse de un inmueble que garantice seguridad, tranquilidad y protección para toda la familia, e incluso ampliar  o remodelar uno ya existente.

Otras historias interesantes