Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tecnología 14 dic 2011

Naked Pizza: Reinventar la pizza para convertirla en un producto 'sano'

La historia de Naked Pizza podría explicarse como la historia de una nueva cadena de pizzerías que crece con gran éxito gracias a reinventar la pizza y convertirla en un producto sano. Pero si nos quedamos aquí, esta historia podría fácilmente confundirse con la de la supuesta reconversión de tantos productos alimentarios con pretendidos efectos saludables que desde hace unos años han empezado a proliferar en las estanterías de los supermercados.

No es el caso de Naked Pizza. Hay que empezar quizás por hablar de uno de los fundadores de la compañía, Jeff Leach. Arqueólogo de profesión, Leach se especializó en las tecnologías de cocina a lo largo de la Historia y en cómo la comida afecta a la psicología humana. Hace cinco años, los prebióticos y la salud intestinal se convirtieron en su obsesión. Leach ha llegado a publicar algún artículo en la revista científica British Journal of Nutrition.

De esta vocación nació la idea de convertir  en un ejercicio de salud el acto “gastronómico” favorito de millones de norteamericanos: llamar por teléfono para encargar unas pizzas.Leach y sus socios tomaron la creación de un nuevo tipo de pizza como un proyecto de I+D que les llevó concluir cerca de tres años. Naked Pizza reduce la cantidad de harina procesada de sus bases y la sustituye por una mezcla multigrano de harina que incluye, entre muchas otras, las fibras de trigo negro y quinoa, ricas en vitaminas. También elimina el azúcar y reduce notablemente el aceite y el sodio, y añade diferentes prebióticos resistentes al calor. Carnes y otros condimentos, aunque no orgánicos, son 100% naturales, es decir, sin aditivos ni hormonas.

Objetivo: “Ser la mayor organización de salud del mundo”

Pero más allá de estos cambios en la composición, el éxito de la propuesta (y quizás la enseñanza más práctica de este caso de innovación) radica quizás en que las pizzas de Naked Pizza continúan siendo redondas, sirviéndose en una caja de cartón y, sobre todo, siendo baratas. Su precio no es superior al de otras cadenas de pizzerías y de ahí el no haber optado  por la carne orgánica para simplemente dotarse de un halo de mayor salud. El modelo de negocio no es un ápice diferente del de Domino’s o Papa John’s. La diferencia, según sus impulsores, es que Naked Pizza quiere llegar a igual número de clientes de estas otras cadenas para considerarse la mayor organización de salud del mundo, haciendo realidad su reivindicación de que la comida rápida no tiene porqué considerarse como parte del problema sino como parte de la solución.

Otras historias interesantes