El 21% de la población mexicana utiliza algún servicio financiero porque es donde depositan su nómina, o bien por una recomendación personal (21%), por cercanía con alguna entidad financiera (12%) o por tradición familiar (10%), según la Universidad del Valle de México.