En primer lugar habría que destacar que no existe una constatación oficial de salas y distribuidores sobre este tema, pero sí se conocen cifras aproximadas de cómo se reparten los ingresos obtenidos en los cines de España.

Vamos a suponer un precio redondeado de 8 euros la entrada de cine, aunque ya sabemos que si vamos a una película 3D podemos llegar a pagar hasta los 10 euros. Pero partiendo de 8 euros por la entrada, el reparto aproximado quedaría así:

  • 21% del IVA para el Estado. Se llevaría 1,68 € por entrada en concepto de IVA.
  • 3% para las Sociedades de Autores: 0.24€.

Con este primer reparto, nos queda un beneficio neto de 6.08€ que se reparten entre el exhibidor, distribuidor y productor. Las cifras que a continuación le mostramos pueden variar ya que están sujetas a negociación.

  • El exhibidor (la sala de cine) suele beneficiarse del 35% aproximadamente (2.80€) Evidentemente esta no es la única fuente de ingresos que tiene, sino que hay que sumarle los ingresos por palomitas, bebidas, etc.
  • El resto (41%) para la empresa productora y distribuidora. Estos 3.28€ se repartirán dependiendo de si la propia productora es la misma distribuidora o no. Por regla general, es la distribuidora la que se beneficia de mayor porcentaje.

Comunicación corporativa