La riqueza abundante no se refiere a tener una cuenta corriente millonaria, yates lujosos y mansiones de lujo; tal vez este sea el objetivo de una persona sin muchas inquietudes intelectuales; respetable pero desde luego no mi objetivo. La riqueza abundante se refiere a conseguir los medios necesarios para vivir de forma holgada según la manera que uno elige.

Tengo una teoría que aplico con cierta prodigalidad: en cualquier libro se puede encontrar sabiduría. No sólo en los manuales de referencia o en los ensayos de premios Nobel. En los libros llamados despectivamente de autoayuda, sea personal o sea financiera, también hay grandes fuentes de conocimiento si se sabe interpretar. Hablaremos de las ideas que nos da Adam J. Jackson en su libro “Los diez secretos de la Riqueza abundante“.

La riqueza abundante no se refiere a tener una cuenta corriente millonaria, yates lujosos y mansiones de lujo; tal vez este sea el objetivo de una persona sin muchas inquietudes intelectuales; respetable pero desde luego no mi objetivo. La riqueza abundante se refiere a conseguir los medios necesarios para vivir de forma holgada según la manera que uno elige.

Tengo una teoría que aplico con cierta prodigalidad: en cualquier libro se puede encontrar sabiduría. No sólo en los manuales de referencia o en los ensayos de premios Nobel. En los libros llamados despectivamente de autoayuda, sea personal o sea financiera, también hay grandes fuentes de conocimiento si se sabe interpretar. Hablaremos de las ideas que nos da Adam J. Jackson en su libro “Los diez secretos de la Riqueza abundante“.

En el libro que comentamos, un anciano oriental al estilo el maestro Miyagi se encuentra con el protagonista abatido por su mala suerte y le explica que es en los momentos duros y desfavorables cuando se fraguan los nuevos destinos, ya que uno se cuestiona su vida y se puede hacer las preguntas adecuadas para cambiarla. Sin lugar a duda vivimos momentos aciagos que deberían servirnos para renacer financieramente hablando. Este amable gurú nos ilumina con 10 secretos de la riqueza abundante:

Primer secreto: las creencias subconscientes

La ciencia ya ha demostrado que nuestros pensamientos influyen en nuestro cuerpo. Y sin duda la forma de vernos altera nuestro comportamiento y el comportamiento de los que interactúan con nosotros. En la terapia cognitiva se tratan los pensamientos automáticos, esas frases que se producen automáticamente en nuestra mente de una forma casi subliminal y determinan lo que pensamos y hacemos. “Soy un perdedor y me merezco lo que tengo” es una típica creencia subliminal que nos impide alcanzar la riqueza y la libertad en nuestra vida. Alterando estos pensamientos podremos alterar nuestro futuro.

El poder de un deseo ardiente

El nombre es un poco cursi, pero no es mío. La fe mueve montañas, dicen. Visualizar un objetivo en nuestra mente puede ayudarnos a conseguirlo. Los deportistas hacen ejercicios de este tipo antes de realizarlos físicamente, y el cerebro estimula las mismas zonas cerebrales cuando visualiza que cuando el cuerpo actúa. Debes estar dispuesto a hacer muchos sacrificios si quieres obtener la abundancia en tu vida.

La solidez de propósito

Hay que ser concreto en las metas intermedias hasta llegar al objetivo final. Hay que tener claro lo que se quiere y por qué se quiere. Y este viaje en si ya es enriquecedor independientemente del destino que se alcance. Si queremos llegar a ser un conferenciante de éxito, por ejemplo, primero deberemos marcarnos una serie de metas intermedias; dar una charla en el colegio de nuestros hijos, hacer un blog que nos ayude a desarrollar ideas con fluidez, conocer a otros conferenciantes que nos introduzcan en este mundillo, etc.

Plan de acción organizado

Curiosamente la mayoría de gente cree que las cosas le pasan; no entiende que cada decisión implica una consecuencia vital. La decisión sobre qué trabajo elegir, uno que nos guste o uno que nos paguen 100 euros más es la típica en que nadie cae. El trabajo debe aportarnos algo más que el sueldo, debe ser un medio y un objetivo en si mismo.

Si queremos tener éxito en las metas que nos marcamos, deberemos desarrollar una estrategia, un plan de acción debidamente organizado.

El poder del conocimiento especializado

El quinto secreto que el señor oriental nos trasmite se refiere a la importancia de la formación para obtener resultados en la vida. No tan solo aprender uno mismo de fiscalidad, economía general o finanzas; hay que saber lo que no se sabe y saber quién lo sabe para acudir a él cada vez que sea necesario. La ignorancia mata cualquier intento de crear una vida plena de riquezas.

Dejamos por ahora de desvelar los 10 secretos de la riqueza abundante; nuestro mentor chino se debe marchar a prepararse un nutritivo cuenco de arroz. En un futuro próximo esperamos nos vuelva a visitar y nos acabe de narrar los secretos que quedan.
Imagen | ivalladt, Flickr

Te recomendamos estas noticias

Te recomendamos estas noticias

¿Quieres saber más de...?