El Celler de Can Roca participa en los eventos que BBVA organiza en torno a la final de la liga de fútbol americano. Joan Roca y el equipo del restaurante de Girona se desplazan a Houston para realizar dos cenas previas al partido que enfrentará el próximo domingo a los equipos de Atlanta y Nueva Inglaterra. Un menú elaborado por los embajadores de BBVA que contará con creaciones homenaje al evento, como unos particulares bombones con la forma ovalada característica de los balones de fútbol americano.

Igual te interesa…

Football near the Fifty yard line

El próximo domingo se celebra uno de los eventos deportivos más vistos del año. Houston acoge la gran fiesta del fútbol americano y la ciudad prepara todo tipo de actividades entorno al partido. BBVA Compass, como patrocinador del comité anfitrión, ha querido llevar hasta Houston a uno de los mejores restaurantes del mundo, El Celler de Can Roca.

Joan Roca capitaneará a su equipo habitual de Girona en dos cenas previas a la final, que tendrán lugar en el restaurante de inspiración española, BCN. Jordi Roca, repostero de El Celler, ha querido preparar una nueva creación para esta ocasión tan especial. Se trata de unos bombones y unos petite fours con forma de balón de fútbol americano de maíz tostado y chocolate.

Joan Roca visita el NFL Experience antes de las cenas en Houston

Antes de las cenas, Joan Roca ha podido disfrutar del NFL Experience donde ha conocido al astronauta de la NASA, Leland Melvin, y ha participado en el programa ‘Good Morning Houston’ de la periodista Deborah Duncan.

La experiencia Roca en Houston

No es la primera visita de los hermanos a la ciudad tejana. En 2014, Houston fue la primera parada de la gira con la que El Celler de Can Roca y BBVA daban el pistoletazo de salida a un tour que ha dado la vuelta al mundo.

La buena acogida les llevaría de nuevo a Houston en la gira de 2015. Uno de los platos más aplaudidos en esta última cena fue ‘¿A qué sabe la Luna?’, una creación inspirada en la visita de los hermanos Roca a la NASA. Se trataba de dos semiesferas: una oscura, con sabor de trufa negra, y la otra mitad de color claro con sabor de tartufo bianco, a lo que añadían un perfume gaseoso.

Comunicación corporativa