En 2015 se vendieron más de 30 millones de televisores 4K en todo el mundo, un 147% más que durante el año anterior, según datos de Futuresource Consulting. Lejos de quedarse ahí, todo apunta a que en 2016 las compras de estos aparatos seguirán creciendo, impulsadas por una mayor oferta de modelos, la bajada de precios y el incremento del contenido disponible para ese formato.

Además, no podemos olvidarnos de que este año tenemos Juegos Olímpicos, una cita que, al igual que el Mundial de Fútbol, suele convertirse en una excusa para renovar la tele.

Igual te interesa…

Banca móvil BBVA Paraguay

En otras palabras, 2016 será la prueba de fuego para el aterrizaje en el hogar de la Ultra Alta Definición, también conocida como Ultra HD, UHDTV o 4K. Si aún tienes dudas sobre este estándar, estas son sus principales características.

Un origen de cine

Con el inicio del siglo XXI, la industria del cine comenzó su migración hacia un soporte digital que permitiera aumentar la calidad y reducir costes. En una primera fase se adoptó el estándar 2K (2.048 x 1.080 píxeles), pero su resolución aún no era óptima para las salas con pantallas de gran tamaño, así que en 2006 se sustituyó por el 4K, que multiplicaba las bondades del 2K hasta los 4.096 x 2.160 píxeles. Es preciso aclarar que la adopción de este formato cinematográfico al entorno doméstico requiere un ajuste para hacerlo compatible con la actual alta definición en el hogar, así que el estándar 4K para televisión finalmente se fijó en 3.840 x 2.160 píxeles.

Full HD multiplicado por cuatro

La tecnología 4K multiplica por cuatro la resolución que proporciona el Full HD, que hasta hace poco era la máxima calidad de imagen de un televisor orientado al hogar (1.920 x 1.080 píxeles).  En concreto, las imágenes del UHDTV están conformadas por 8 millones de píxeles, es decir, seis millones más de lo que despliega la resolución Full HD, por lo que la diferencia es bastante notable. Gracias a ello, podemos alcanzar un nivel de imagen y detalle superiores, con más brillo y colores más vivos.

Igual te interesa…

altamovil-31116-cabecera-dos

En busca de la inmersión perfecta

La definición en una pantalla 4K es de tal calidad que los expertos aseguran que puedes sentarte a 1,2 metros de distancia de una tele de 50 pulgadas sin distinguir los píxeles. Al poder situarnos más cerca, nuestro ángulo de visión aumenta, situándose en unos 55 grados, con lo que también se incrementa de forma notable nuestra sensación de inmersión.

8K: Japón lleva la delantera

NHK, la televisión pública de Japón, empezó a experimentar con la tecnología 4k en 1995 y desde 2006 está emitiendo en este formato. Por si fuera poco, en 2012 comenzó a coquetear con el que será el próximo estándar televisivo:  el 8K (7.680 × 4.320 píxeles). La idea de esta cadena es aplicar la tecnología 8k en la retransmisión de las Olimpiadas de Tokyo de 2020. Los trabajadores de la NHK vaticinan que este futuro estándar será la forma definitiva de la televisión en dos dimensiones. Para hacernos una idea, 8k proporciona una calidad de imagen 16 veces superior a la actual televisión en Alta Definición y una sensación de inmersión en la imagen próxima al 3D, aunque sin la necesidad de utilizar gafas.

Comunicación corporativa