Bitcoin y el protocolo blockchain han logrado un sistema que permite el intercambio de un valor entre dos partes que no se conocen de una forma rápida y eficaz, sin la necesidad de intermediarios. Pese a su inmadurez y los muchos retos que aún plantea, la industria financiera ha puesto los ojos en esta tecnología, que puede suponer una gran oportunidad para generar nuevos servicios bancarios más ágiles, de menor coste y más favorables para sus clientes.

Macarena Peña, directora de Desarrollo de Negocio dentro del área de Nuevos Negocios Digitales de BBVA, es la responsable de buscar las oportunidades relacionadas con blockchain. Peña explica en esta entrevista el funcionamiento de esta tecnología y los retos que plantea al sector bancario. En su opinión solo hay dos frenos para que los bancos empiecen a ofrecer servicios de Bitcoin: la regulación y una demanda real por parte de los clientes.

 – ¿Cuál es la diferencia entre Bitcoin y blockchain?

En los papeles originales de Satoshi Nakamoto, Bitcoin se define como la aplicación que permite “el intercambio puro de dinero electrónico entre las partes”, mientras que blockchain es la descripción técnica que explica cómo funciona el back-end de la base de datos de la aplicación.

Igual te interesa…

BBVA Ventures, Fintech, Capital Riesgo

Estrictamente, el término blockchain  hace referencia al libro registro (ledger) inmutable que contiene la historia completa de todas las transacciones que se han ejecutado en la red con una marca temporal. Cualquier persona en cualquier momento puede acceder a consultar ese registro sabiendo que esa información está actualizada y es consistente con el resto de nodos de la red, a pesar de que se trate de una red descentralizada.

– ¿Por qué blockchain gusta a los bancos y Bitcoin, no tanto?

El propósito de Bitcoin fue revolucionar el intercambio de valor entre usuarios sin la necesidad de usar intermediaros financieros o instituciones públicas para verificar la validez de la transacción y sin la necesidad de usar moneda de curso legal. Así se usa el bitcoin como unidad de intercambio. Y por ello, para poder enviar bitcoins, necesitas primero poseer bitcoins o cambiar moneda de curso legal por bitcoins.

De ahí que hayan surgido empresas específicas especializadas en facilitar el cambio de moneda, que en muchos casos son las mismas que te facilitan el monedero donde almacenarlos.
Pero no todas estas compañías están cumpliendo los requisitos legales de conocimiento de cliente y prevención de blanqueo de capitales. En algunos casos no son ni siquiera entidades sujetas a cumplirlos.

Los bancos y el resto de instituciones financieras estamos reguladas por normativas estrictas para evitar que estas prácticas se produzcan, pudiendo llegar a ser multados si alguna de estas transacciones se ejecuta a través de nosotros. La Autoridad Bancaria Europea publicó una serie de advertencias al respecto para usuarios e instituciones financieras.

Si hubiera una regulación de Bitcoin que obligara a sus usuarios y participantes a cumplir las normativas actuales, y una demanda real por parte del público, los bancos no tendríamos problemas en dar servicio de Bitcoin a nuestros clientes.

Las cifras de transacciones siguen aumentando, pero su uso no está ampliamente extendido por los usuarios, que aun ven más las barreras y dificultades que ventajas.

– ¿Cree que Bitcoin se está usando con fines ilegales de forma recurrente?

El volumen total de Bitcoin es muy pequeño en comparación con otros mecanismos de pago (tarjetas, transferencias, efectivo, etc.). Es cierto que permite realizar transacciones con pseudo anonimidad y ha habido casos en donde se estaban usando bitcoins para fines ilegales.

Igual te interesa…

Foro de Davos

Pese a todo, debido al registro público completo de las transacciones, a las autoridades les sería más fácil trazar el origen y destino de fondos con Bitcoin que en esquemas más tradicionales. De hecho, ya hay algunas startups de Big Data que están precisamente focalizadas en este punto y hacen una continua monitorización con resultados asombrosos.

En mi opinión, aunque la red de Bitcoin podría permitir estos delitos, no es una vía adecuada de uso para operaciones ilegales recurrentes, ni masivas.

– ¿Qué supone la tecnología del ledger distribuido para el negocio bancario?

Recientemente el Banco de Pagos Internacionales publicó un estudio sobre el impacto del blockchain y ledgers distribuidos en la industria financiera, concluyendo que es susceptible de reducir el rol de intermediarios de bancos, cámaras de compensación y bancos centrales.

Esta tecnología permite eliminar la necesidad de confianza entre las partes y su control sobre el doble gasto. Esto supone que parte de cadena de valor de muchos de los procesos y servicios bancarios actuales, donde somos meros intermediarios, sería susceptible de desaparecer. Pero a la vez, surgirían otros nuevos productos y aplicaciones que tendríamos que atender para servir a nuestros clientes.

Esta tecnología es al mismo tiempo una oportunidad y una amenaza para los bancos, según la estrategia que sigan y el grado de conocimiento que tengan para aprovechar las ventanas de oportunidad.

En este sentido, BBVA lleva tiempo trabajando para ser uno de los bancos más innovadores, desarrollando pilotos y pruebas de concepto y acercándonos al ecosistema a través de inversiones (como Coinbase), acuerdos (DLG), charlas (Digital Currency Summit 2015) o concursos (Open Talent o Innova Challenge).

– ¿Puede explicar con ejemplos qué es lo que lograrían los bancos si pudiesen utilizar blockchain en sus negocios?

Uno de los primeros impactos más inmediatos sería reducción de costes. Actualmente cada banco tiene desplegados una serie de servidores, donde la información que reside en ellos se duplica con la de otros muchos bancos e instituciones. Para actualizar la información de una base de un banco con la de otro, utilizamos procesos de mensajería. Simplemente, con que muchos de los bancos compartieran un libro de registro o shared ledger con esa información duplicada, se conseguirían considerables ahorros, así como agilidad en algunos de los procesos que ahora requieren validación.

Si además se lograse involucrar a algunos organismos y supervisores en la ejecución de algunos nodos, podrían incluso mejorarse los controles y los procesos de reporte con ellos, reduciendo algunas de las tareas de back office.

Por otro lado, se podría mejorar la oferta. Muchos de los procesos actuales podrían ser automatizados y agilizados. Habría mucha más transparencia y particularización de las necesidades de los clientes. Se podrían ofrecer nuevos productos y servicios, que ahora por su complejidad son inviables. En este sentido, se han empezado a explorar aplicaciones dentro de los shared ledgers como los contratos inteligentes, los llamados Smart contracts, programas de código orientado a eventos que pueden procesar información, recibir, almacenar y enviar valores.

– ¿Cuáles son las barreras que están frenando su implantación en los servicios financieros?

Primero, aunque esta tecnología es revolucionaria y prometedora, todavía es muy inmadura. Los bancos, necesitamos asegurar la seguridad, robustez y escalabilidad de las operaciones de nuestros clientes.

Seguramente durante el 2016 evolucione mucho gracias a que gigantes del mundo tecnológico como Cisco, Intel, Microsoft, IBM han mostrado interés en construir esta infraestructura sólida.

Segundo, el tema regulatorio.  Todavía no hay un marco jurídico que ampare los derechos de los usuarios que usen estas tecnologías ni las obligaciones de las instituciones que las usemos. Hasta ahora, lo poco que se ha regulado hasta ahora es en Estados Unidos y muy centrado en Bitcoin. Y aún no se están distinguiendo distintas configuraciones del ledger.

– ¿Qué supone estar en DLG con R3?

DLG es una iniciativa entre bancos para coordinar esfuerzos en la investigación y desarrollo de los distributed ledgers en nuestra industria. Solo el hecho de tener más de 40 bancos globales en la misma mesa demuestra su potencial.  Si queremos aprovechar esta tecnología para cambiar alguno de nuestros procesos, se necesita desarrollar el efecto red. De nada sirve tener una máquina fax para enviar información si no hay nadie más conectado a ella. Y para poder comunicarnos, debemos definir esas reglas que faciliten la interoperabilidad.

R3 ha contratado a los mejores profesionales de la industria y está en contacto continuo con otros grandes participantes para impulsar este proyecto y que sea una realidad. Se hagan acciones y proyectos y no se quede todo en conversaciones.

– Además del negocio bancario, ¿ en qué otras áreas creen que puede aplicarse esta tecnología?

Esta tecnología puede ser utilizada para el registro o intercambio de cualquier tipo de activo (financiero, material o inmaterial). Podría ser el sustituto de muchas centrales de registro documentales. También, podría sustituir la función de algunos notarios con la función de la validación de la fecha y la firma electrónica de los participantes.

También tiene mucha aplicación para la gestión de la propiedad intelectual. Como esta tecnología distribuye un sistema de clave pública y privada, se podría hacer una distribución de los derechos mucho más controlada y segura, viendo quién accede, consume o distribuye un libro, canción, etc..

También, estamos viendo aplicaciones para el registro de joyas o arte, evitando robos y mejorando la gestión de los seguros.

La evolución de los Smart contracts podría ser también un habilitador del Internet de las cosas.

– ¿Cree que blockchain está para quedarse o será una moda pasajera ?

Está claro que primero llegó el Bitcoin, luego las criptomonedas, luego el blockchain y ahora las distributed ledgers. Cada concepto  ha despertado mucho interés mediático y ha vivido su momento de moda

Aunque los distributed ledgers no lleguen a ser más que una versión avanzada de las bases de datos distribuidas, al menos han traído una nueva forma de pensar en procesos multiindustria, interacciones P2P sin barreras y construcción de contratos inteligentes.

Y tiene mucho potencial para ser la semilla de lo que veremos seguramente en los próximos años, cuando la tecnología esté en una etapa un poco más avanzada. Tanto en 2016 como en los años siguientes, vamos a ver cada vez más robustez y solidez en la industria.

 

Macarena Peña, responsable de Desarrollo de Negocio de BBVA

Desarrollo de Negocio de Nuevos Negocios Digitales de BBVA

  • Blockchain Vertical Lead: Responsable de llevar la agenda del vertical Blockchain. Representante de BBVA dentro del consorcio DLG.
  • Venture Creation Team: Ideación y desarrollo de conceptos y prototipos para el mercado norteamericano a través de la oficina de San Francisco.

Twitter: @Macarena_Pena_G

LinkedIn: Macarena Peña García

Comunicación corporativa