Le costó tres años volver a coronar la cima de una de las montañas más altas de la Tierra. Tras el Lhotse en 2011, el 18 de mayo de 2014 Carlos Soria alcanzaba la cumbre del Kanchenjunga (8 586m). Un año después celebramos con el alpinista de 76 el primer aniversario del que fue su undécimo ochomil.

A las 9:00 de la mañana y tras catorce horas de subida y mil metros de desnivel. Fue lo que le costó a Carlos Soria y su equipo de la Expedición BBVA hollar la cima de la tercera montaña más alta del mundo. El alpinista abulense se convertía así en la persona de mayor edad en lograr esta gesta.

Sólo por debajo del Everest y el K2, se erigen los 8.586 metros del Kanchenjunga. Aunque hasta 1852 se creyó que era la montaña más alta del mundo. Es además la de mayor altura de la India y la segunda de Nepal. Tiene cinco picos, todos por encima de los 8000m, de ahí su nombre, cuya traducción significa “los cinco tesoros de las nieves”.

En palabras del cámara de las expediciones de Carlos Soria, Luis Miguel López, “para los pueblos locales la región donde se emplaza el Kanchenjunga es un lugar divino y sagrado digno de los dioses”. Por ello “si observamos esta gran obra de la naturaleza es fácil llegar a la conclusión de que no se trata de una simple morada de dioses, si no de una gran divinidad en sí misma que merece todo nuestro respeto y admiración”.