Garbiñe no puede con Serena pero ya forma parte de la historia de Wimbledon

Garbiñe Muguruza, que empezó dominando el partido, cedió finalmente ante una experimentada Serena Williams que se hizo con su sexto título de Wimbledon en dos sets (6-4 y 6-4), su título número 21 de Grand Slam. La española se marcha con la cabeza muy alta de este torneo tras haber realizado un gran papel.

Garbiñe Muguruza se enfrentaba al mayor de sus retos deportivos en su corta carrera, Serena Williams, aunque ya sabía lo que era ganar a la número 1 del mundo. Lo había hecho, y de forma aplastante, en Roland Garros el año pasado.

Pero, a sus 21 años, Muguruza ya ha hecho historia al entrar en el grupo de cuatro tenistas que han pisado la hierba de la Pista Central del All England Tennis Club de Wimbledon en una final. La hispana empezó incluso rompiendo el primer servicio a Serena Williams para ganar posteriormente el suyo.

Pero un resto demasiado largo de Muguruza le dio el primer juego del partido a Serena Williams, aunque la española siguió por delante en el marcador con una rotura a favor.

Con el 4-3 se le marchó el revés a Muguruza y Williams rompió el servicio de la española para establecer la igualdad en el resultado. A partir de ahí los nervios pasaron factura a la española que acabó perdiendo el primer set del partido (6-4) con un incontestable derechazo de Serena.

En el segundo set la estadounidense le rompió el servicio a la debutante Garbiñe en el cuarto juego con un resto perfectamente dirigido a los ángulos. La respuesta de la española se quedó en la red y acabó cediendo su saque, lo que permitía a la número 1 del mundo seguir liderando el set, 3-1. Todo le entraba a Serena que consolidó el break con un juego en blanco, el 4-1.

Garbiñe luchó hasta el final y volvió a cerrar el puño, obligando a emplearse bien a la pentacampeona de Wimbledon, a la que le sacó dos break más hasta que la estadounidense recuperó la confianza con tres grandes golpes con los que finalmente se hizo con el segundo set también por 6-4.

La estadounidense logró levantar su Grand Slam número 21 y su sexto trofeo de Wimbledon, tras el de 2012. Este año, la menor de las hermanas Williams, que ya ha conquistado los títulos en el Abierto de Australia y en Roland Garros, da un paso más en su camino a conseguir el Grand Slam.