El Everest, también conocido como Chomo Lungma o Sagarmatha es la montaña más alta de la Tierra y sus vertientes están orientadas hacia el Tíbet y hacia Nepal. Es el punto más importante de la cordillera delHimalaya, sistema montañoso que comprende más de cien cimas superiores a los 7.000 metros y catorce más de 8.000, constituyendo una franja de más de 2.500 kilómetros de longitud.

Su formación data de hace entre 12 y 15 millones de años, cuando la cima yacía bajo el agua pero una la violenta colisión del subcontinente indio con el continente asiático originó la primera elevación de la cadena. Según cuentan las leyendas, se necesitaron por lo menos cinco millones de años para que el Everest emergiera de las aguas. La cima del mundo, la montaña más alta de la Tierra, sufrió su última elevación hará unos 200.000 años.

La climatología es variada y caprichosa. Existen períodos de sequía por los monzones, y también por la pendiente, lo que impide que los glaciares del Everest sean excesivamente grandes si los comparamos con otros vecinos. Otro aspecto singular de la cadena del Himalaya como decimos es su gran variedad climática ya que se pasa del clima cálido, húmedo y tropical de la llanura al alpino y glacial de las cimas más elevadas.

En 2001 y con 62 años el alpinista español coronaba la que sería su cuarta montaña de más de 8.000 m, el Everest. “Subí de los últimos y la verdad es que estuve poco en la cumbre. Me hice una foto y bajé”, recuerdaCarlos Soria.  En el caso de esta montaña, la más deseada por todos los alpinistas y amantes de la montaña en general, el veterano alpinista tiene una divertida y sorprendente anécdota, ya que en diciembre del año 2000 se compró un coche que tenía como matrícula la altura del Everest, 8848, y me dio suerte porque al año siguiente consiguió hacer cima.

La montaña mágica

El propio Carlos Soria nos cuenta que tenía un reto pendiente con la mágica montaña. “Fui un año antes, en 2000, al Everest, con el cambio de milenio y no pude subir. Estuve muy cerca de la cumbre pero me di cuenta que había pasado dos noches en el campo 4 y no pudo ser”. Un año después, pudo quitarse esa espina y lograr una proeza que el común de los mortales sólo soñamos con conseguir.

Y como en toda ascensión, hay un momento inolvidable. Carlos Soria recordará para siempre “cuando lleguó al balcón del Everest desde donde pudo disfrutar de un amanecer, uno de los mayores espectáculos que haya visto jamás”.

Ahora, con el estreno de la película que lleva su nombre, ‘Everest’, dirigida por Baltasar Kormákur, se rinde tributo a los holladores de la montaña más alta del mundo recreando los increíbles acontecimientos que sucedieron durante un intento por coronar la montaña más alta del mundo en 1966 por parte de dos expediciones que se enfrentan a una de las peores tormentas de nieve que jamás se haya conocido.

Comunicación corporativa

Te recomendamos estas noticias

¿Quieres saber más de...?