Garbiñe es ya la nueva estrella del tenis español con tan solo 22 años, tras acabar 2015 en el tercer escalón del podio de la clasificación WTA entre las mejores tenistas del mundo. Un año en el que no sólo ha  jugado finales y ganado el título más importante de su carrera, si no que también ha dado un giro a su tenis.

“Yo creo que mi éxito se basa en que me encanta el tenis, es lo que más me gusta hacer”. Ante esta afirmación de Garbiñe Muguruza, es fácil comprender la ilusión y las ganas de seguir mejorando que demuestra la hispano-venezolana en cada partido.

Este año la española ha sido elegida en tres ocasiones la estrella emergente de la WTA, pero la realidad es que en la actualidad Garbiñe Muguruza es una de las raquetas más en forma del circuito, que ha logrado hacer sombra a grandes campeonas de Grand Slams y ex números 1 del mundo.

Podemos decir que todo empezó el pasado 11 de julio cuando Garbiñe irrumpió en la cumbre del tenis mundial, en el All England Tennis Club de Wimbledon. Sólo pudo levantar el trofeo de subcampeona, pero se llevó una atronadora ovación de todo el público de Londres, gran entendido en estas lides.

De aquellos primeros raquetazos que empezó a dar con tan sólo tres años siguiendo los pasos de sus hermanos que también jugaban al tenis poco queda. Pero fueron los inicios de lo que es hoy en día el tenis de Muguruza.

Características del tenis de Muguruza

1. Su arsenal de golpes es muy variado, pero destaca por su potente saque. Sus 182 centímetros de altura y su gran envergadura le permiten generar unos golpes muy agresivos, especialmente con la derecha y desde el fondo de la pista.

2. Aunque su altura podría ser un hándicap en este aspecto, es una jugadora muy ágil y coordinada.

3. Sus subidas a las red son cada vez más seguras gracias a su continua participación en la categoría de dobles junto a su compañera Carla Suárez. Con esto también ha mejorado la volea y los reflejos.

Juego agresivo y fortaleza mental, dos aspectos claves en el tenis de Garbiñe Muguruza

4. Le gustan los puntos cortos, poco disputados, en los que no da tiempo a su rival para pensar. A lo que hay que sumar una gran madurez mental, que ha ganado a base de jugar partidos, para tomar las decisiones correctas en los momentos más difíciles.

5. Para un deporte tan técnico como el tenis, su gran cualidad es la capacidad de hacer las cosas por aprendizaje asociativo, es decir, que una vez integrado el concepto, con muy pocas repeticiones es capaz de aplicarlo.

6. Por su espíritu competitivo, le gusta jugar frente a grandes rivales y en estadios abarrotados de público, eso le hace crecerse, como ha declarado en más de una ocasión.

7. Expertos consideran que su juego es el tenis del futuro, a la altura de las más  grandes, como Serena Williams, Maria Sharapova o Victoria Azarenka.

8. Se ha convertido en un referente en el circuito, un ejemplo de cómo a base de trabajo y esfuerzo se logran los objetivos.

Así la ven algunas de las tenistas más importantes de la historia

Chris Evert, la mujer que hizo que nos engancháramos al tenis femenino, afirma que “Muguruza tiene todas las hechuras de una número uno con la personalidad y el liderazgo que necesitamos”.

Arantxa Sánchez Vicario, la última gran jugadora que ha dado el tenis femenino español, dice de la pupila de Sam Sumyck que “tiene el juego perfecto, siempre agresivo, le pega fuerte a la pelota y le acompaña su físico, su altura y su envergadura”.

Navratilova: “Garbiñe está llamada a ser la nueva número uno”

La campeona del US Open 2015, Flavia Pennetta, que se acaba de despedir del tenis de alta competición, no duda en afirmar que “Muguruza será número uno”, pero a diferencia de su juego agresivo destaca por “su carácter dulce y cercano”.

Martina Navratilova habla con conocimiento de causa -la segunda tenista que más veces ha sido número uno en la historia- y coincide en este aspecto con Pennetta: “Garbiñe reúne la determinación y la ambición de querer llegar a lo más alto, me ha impresionado su juego en la gira asiática, está llamada a ser la nueva número uno”.

En su tenis se averigua un cambio generacional, -ya hay relevo para Conchita Martínez y Arantxa Sánchez Vicario-, un futuro dorado. Garbiñe ya ha elegido su camino, el de convertirse en una de las mejores tenistas de la historia.

Comunicación corporativa

Te recomendamos estas noticias

¿Quieres saber más de...?