Se acerca el verano, y con él se elevarán el número de viajes al extranjero. En nuestro propósito de ayudar a vuestras economías familiares, vamos a tratar un tema al que muchas veces no se le da excesiva importancia en los desplazamientos y nos puede salir bien caro: cómo pagar en nuestras viajes al extranjero, cómo gestionar el cambio de moneda.

Obviamente nos referimos a países fuera de la zona euro. En estos países con monedas distintas al euro, cabe hacerse mil preguntas al respecto: ¿cambiamos aquí o allí?, ¿en qué establecimientos?, ¿pagamos con tarjeta o en metálico?, ¿qué hacemos con los sobrantes?, etc. Con la respuesta a estas y otras preguntas esperamos que el viaje os salga algo más barato.

Ideas básicas sobre el cambio

Lo primero es tener claro cómo funciona el cambio de moneda extranjera. Así que, para empezar, recordemos que en España y los países desarrollados el cambio es libre. ¿Qué significa esto? Que el operador (banco, casa de cambio, etc) me ofrecerá el tipo de cambio que estime oportuno. Los llamados tipos de cambio oficiales son meramente informativos.

Igual te interesa…

cambio-de-moneda-edufin

Lo segundo es comprender que, estos operadores de cambio, que en España son los Bancos y Casas de Cambio (aunque también podemos encontrar una oferta informal de otras empresas), ofrecen un tipo de cambio comprador y un tipo de cambio vendedor, siendo lógicamente este más elevado que el anterior. Es decir, nos venden dólares más caros de los que nos lo compran.

La diferencia entre ese cambio comprador y ese cambio vendedor es la llamada banda, siendo la ganancia para ellos el 50% de dicha banda.

Además es posible que nos cobren una comisión por el cambio. Pero no nos engañemos, el hecho de que no nos cobren esa comisión, no significa que sea mejor alternativa que la de la otra entidad que sí nos la cobre. Debemos comparar el tipo de cambio efectivamente aplicado.

Antes de salir de viaje

Conviene tener claras las ideas antes de salir de viaje, y hacerse determinadas preguntas, entre otras las siguientes:

  • ¿Cuál es la moneda oficial del país?
  • ¿Es una divisa convertible?
  • ¿Cuáles son mis necesidades de tesorería para el viaje?
  • ¿Se admiten otras (euros, dólares) en los comercios y establecimientos?
  • ¿Qué tipo de controles sobre el cambio hay marcados por las autoridades oficiales?
  • ¿Necesitaré dinero en metálico para pagar tasas de entrada o salida del país?
  • ¿Esta bancarizado el país?, ¿son habituales los cajeros automáticos?, ¿y el pago por tarjeta en los comercios?

Una vez sepamos esto, y para preparar el asunto de la moneda extranjera que necesitemos, tomaremos las decisiones oportunas considerando lo siguiente:

  • En la medida de lo posible reduciremos la moneda extranjera en efectivo que llevemos. Posiblemente podamos incluso complementarla con euros o dólares en nuestros pagos ménudos.
  • Compraremos la moneda extranjera en nuestra entidad financiera en España, siempre que sea posible y contra nuestra cuenta en euros.
  • Si no es una divisa convertible no podremos comprarla en España (olvidaos de los pesos cubanos, por ejemplo). Vuelta al punto uno, llevando la calderilla en euros o dólares americanos.
  • El Banco de España no presta servicios de cambio.
  • Si vamos a sacar de España más de 10.000 euros en efectivo debemos comunicarlo a las autoridades previamente o tendremos problemas.
  • Vamos a priorizar, en la medida de lo posible, el pago con tarjeta (de crédito y de las reconocidas internacionalmente), por lo que es conveniente que llevemos varias y con los limites más amplios de lo normal, tanto el de crédito como el de disposición en cajeros. Hablemos con nuestro banco.
  • Otra alternativa son los cheques de viaje, pero están claramente en desuso frente a las tarjetas.

En el lugar de destino

Ya hemos llegado a nuestro ansiado destino. Como ya hemos avanzado en el punto anterior, en la medida de lo posible pagaremos con tarjeta de crédito, ya que los tipos de cambio que nos aplican suelen ser bastante mejores que los que podamos encontrar para turistas en dicho lugar.

Luego, en función de cada entidad emisora de la tarjeta, se aplicará o no algún tipo de comisión por el pago en una divisa diferente, pero incluso así suele compensar. De hecho, si necesitáis disponer de más dinero en efectivo, la opción más rentable suele ser disponer de nuestra tarjeta en un cajero automático, y eso que aquí, especialmente si es de crédito, nos cobrarán una comisión adicional.

Fuera de la alternativa del cajero, preguntad y preguntad. Encontraréis la posibilidad de cambiar en sitios como vuestro hotel, establecimientos bancarios, casas de cambio, y seguramente en algún que otro sitio insospechado. Cuidado con la normativa del país en materia de control de cambios, introducción de divisas, la posible existencia de monedas duales (por ejemplo pesos cubanos convertibles vs. el peso doméstico), no vaya a ser que tengamos un disgusto con las autoridades, o que nos den moneda falsa, o que nos tiemen etc…

Un consejo: ojo con las paridades forzadas. En bastantes países te suelen cobrar lo mismo cuando pagas en metálico en dólares o en euros, aplicando un tipo 1:1 que es claramente perjudicial para nosotros. Informaos antes, y si es necesario optar por llevar y pagar sólo con dólares.

De vuelta a España

Debemos deshacernos de la moneda extranjera no convertible antes de volver a España: tiremos de duty free en los aeropuertos. Otro tanto vale para las pequeñas cantidades de monedas convertibles: evitaremos así el coste de volver a cambiarlo por euros, o la imposibilidad de hacerlo si lo que tenemos no son billetes (las monedas en el sentido metálico del término no nos las cambiarán en nuestro banco).

Si no seguimos estos consejos, nos tocará seguramente guardarlas para el próximo viaje. Comprobemos los movimientos realizados en las tarjetas, que las cantidades cargadas en euros se correspondan con lo que acordamos pagar y el tipo de cambio de la tarjeta. Si no es así, reclamemos a través de nuestro Banco lo antes posible. El funcionamiento de los grandes operadores de tarjetas suele ser exquisito.

Más información | Banco de España

Comunicación corporativa

Te recomendamos estas noticias

¿Quieres saber más de...?