Hasta la fecha, si un banco quiebra, el fondo de garantía de depósitos español asegura a cada ciudadano los depósitos que tenga en dicha entidad hasta un valor máximo de 100.000 euros. Pero la Comisión Europea quiere que ésta deje de ser una cuestión que dependa de la jurisdicción de cada país. Europa da un paso más y aspira a que todos los ciudadanos europeos tengan garantizados sus depósitos con las mismas garantías. ¿Hasta qué cantidad? También, 100.000 euros.

El Sistema Europeo de Garantía de Depósitos

La Comisión Europea presentó el pasado 24 de noviembre su propuesta para establecer un sistema europeo de garantía de depósitos (European Deposit Insurance Scheme, EDIS, por sus siglas en inglés). El EDIS supone el empujón definitivo para completar la unión bancaria europea, junto con los otros dos pilares: el supervisor único y la autoridad única de resolución.

Igual te interesa…

Mercados recurso

¿Qué busca la Comisión Europea con este fondo? Es muy sencillo: crear un sistema de garantía de depósitos que minimice el riesgo de retiradas masivas de dinero ante el pánico por quiebra de un banco, así como el riesgo de fuga de capitales desde un país en crisis hacia otro más seguro en la eurozona. Por ejemplo, evitar que se repita el ‘corralito griego’ de este verano. Situaciones de este tipo tienen graves consecuencias económicas y reducen en gran medida las opciones para la recuperación de un país, como quedó de manifiesto en el caso heleno.
Por esta razón, la confianza de los depositantes bancarios es una condición indispensable para reforzar la estabilidad financiera y reducir aún más el vínculo entre los bancos y sus deudas soberanas. El fondo estará financiado por los bancos, con una contribución del 0,8% de los depósitos garantizados, corregida (al alza o a la baja) por el perfil de riesgo de cada entidad.

¿Cuál es la situación actual?

En abril de 2014, el Parlamento Europeo aprobó la revisión general de la directiva relativa a los sistemas de garantía de depósitos, para aumentar la armonización y simplificación de los distintos sistemas de los estados miembro. Se reducía así el tiempo límite de actuación y se mejoraban los sistemas de financiación.

Igual te interesa…

Fotografía test de estrés BBVA

De esta manera, los titulares de cuentas y depósitos están cubiertos hasta 100.000€ por persona/por cuenta en cada banco, siendo el fondo nacional de garantías del país donde se encuentra la entidad en quiebra quien realiza el pago, en un plazo máximo de 7 días. Por ejemplo, un depósito en una sucursal de un banco holandés en España estaría respaldado por el fondo de garantía de depósitos holandés.

¿Y cuál es la nueva propuesta de la Comisión?

La nueva propuesta pretende establecer un sistema europeo de garantía de depósitos para asegurar que todos los depósitos minoristas de la unión bancaria gozan del mismo nivel de protección, independientemente del Estado miembro en el que se encuentra la entidad bancaria. Sus principales características son:

– Se creará un fondo europeo de garantía de depósitos, que se financiará directamente mediante las contribuciones de los bancos, ajustadas en función del nivel de riesgo de cada entidad.

– Una junta única de resolución gestionará el fondo europeo de garantía de depósitos.

– Los depositantes seguirán disfrutando de un nivel de protección de hasta 100.000€.

– Sólo se asegurará a aquellos sistemas de garantía nacionales que cumplan estrictamente con la directiva europea y apliquen efectivamente las medidas de la Comisión para reducir riesgos.

– Será obligatorio para todos los Estados miembros de la Eurozona, cuyos bancos están controlados por el Mecanismo Único de Supervisión. Dicho esto, el Sistema Europeo de Garantía de Depósitos estará abierto a todos los Estados miembros que deseen adherirse a la unión bancaria.

¿De qué plazos estamos hablando?

Se establecerán tres fases para su implantación, pero la solidaridad empieza desde el primer momento. En la primera fase se pide que se agoten los fondos nacionales antes de poder hacer uso de los fondos europeos (aunque con un límite). Desde la segunda fase se puede hablar de una solidaridad o mutualización de riesgos genuina ya que se comparten los pagos desde el primer céntimo. Por tanto se usarán fondos europeos sin necesidad de que se agoten los fondos nacionales.

Este es el calendario hasta su total implantación en 2024:

– Fase de reaseguro (de 2017 hasta 2020): los sistemas nacionales de garantía de depósitos solo podrán acceder a los fondos del sistema europeo cuando hayan agotado sus recursos propios. La solicitud de fondos deberá de estar justificada y hacer frente a un posible riesgo moral; así mismo, el uso de los fondos será objeto de un estrecho seguimiento.

Igual te interesa…

Fotografia tasa tobin economia recurso bbva

– Fase de coaseguro (de 2020 hasta 2024): en esta fase, los sistemas nacionales no estarán obligados a agotar todos sus fondos propios antes de acceder a los fondos del sistema europeo. El sistema europeo participará en una parte de los costes a partir del momento en que haya que reembolsar dinero a los depositantes. La cuota contributiva comenzará a un nivel del 20% y se incrementará paulatinamente durante los próximos cuatro años.

– Fase de seguro pleno (a partir de 2024): se prevé que la cuota de participación del sistema europeo de garantía de depósitos alcance el 100% en esta fecha, a partir de la cual quedaría totalmente constituido el fondo único de resolución.

¿Qué dificultades afronta?

De entrada, salvar la oposición de Alemania. El país cree que este sistema es un elemento muy cercano a la unión fiscal, para la que considera que Europa aún no está preparada. Tampoco Holanda y Finlandia se muestran convencidos con la medida, porque consideran que es un paso más hacia la mutualización de la deuda. Además, Alemania pide una reducción drástica del riesgo bancario antes de permitir que se cree este fondo común y amenaza con llevarlo a los tribunales. Se espera, por tanto, que las negociaciones no sean fáciles.

Se espera, por tanto, que las negociaciones no sean fáciles. Y una prueba de ello ha sido la decisión del Consejo Europeo de retirar del borrador de conclusiones de su última reunión de 2015 – que marca la hoja de ruta para 2016 – la referencia a la creación de este sistema de garantía de depósitos único, según ha desvelado el diario Expansión.

Comunicación corporativa