En una donación una persona cede a otra una cosa de forma gratuita. Aunque normalmente las donaciones no son algo que veamos en la vida diaria, si es cierto que nos podemos enfrentar a una de estas situaciones jurídicas a lo largo de nuestra vida.

Para realizar una donación, tanto el donante (el que da) como el donatario (el que recibe) no han de estar incapacitados para efectuar una donación y aceptarla. La donación ha de ser aceptada por el donatario, si no, no se efectúa el cambio de propiedad. Los bienes muebles se pueden donar por escrito o verbalmente, pero los inmuebles han de donarse necesariamente por escritura pública.

La donación tiene límites. No se pueden donar los bienes futuros, sólo aquellos que se tengan en propiedad en el momento de efectuarse la donación. Además, aunque se pueden donar todos los bienes, el donatario ha de reservarse la propiedad a usufructo suficientes para vivir en un estado correspondiente a sus circunstancias. Tampoco se puede donar o recibir más de lo que se puede dar o recibir por testamento, esta medida existe para evitar que se puedan esquivar las limitaciones a desheredar.

Igual te interesa…

fotografia de donacion en vida testamento rentabilidad herencia inmuebles anciano tercera edad bbva

Una vez se ha establecido una donación, el donatario tiene derecho a reclamar la entrega de la cosa que ha sido donada. El donatario (el que recibe) a su vez tiene la obligación de proporcionar alimentos (es decir, cuidar del donante dentro de sus circunstancias).

Las donaciones en principio son irrevocables, una vez se ha realizado no puede revocarse. No obstante existen excepciones a la revocación de donaciones. La revocación por incumplimiento de cargas se puede hacer cuando se dejan de cumplir algunas de las condiciones establecidas. Por ejemplo si donamos una casa a una ONG con el objeto de que sirva de hogar a ex-toxicómanos y esta es alquilada y usada para otros medios, el donante puede revocarla.

También se puede revocar por la supervivencia de los hijos. Cuando una persona sin hijos realiza una donación, esta queda revocada si después de la donación tiene hijos, aunque sean póstumos. También si apareciere un hijo al que se suponía muerto cuando hizo la donación.

Por último, como hemos adelantado unos párrafos más arriba, se puede revocar por ingratitud. Si el donatario comete un delito contra la persona, los bienes o el honor del donante, el donante puede instar a revocar la donación. También si el donatario le niega los alimentos o le imputa un delito que no sea contra el donatario, su cónyuge o sus hijos.

Igual te interesa…

fotografia de donacion en vida testamento rentabilidad herencia inmuebles anciano tercera edad bbva

Por último si la donación afecta a los derechos de los herederos legales, estos pueden actuar para reducir la donación. Esta acción se puede realizar si afecta a la parte legítima de sus derechos como herederos de un patrimonio en un máximo de cuatro años.

Tenemos que tener en cuenta que, aparte de las repercusiones que tienen las donaciones en lo que se refiere a la parte civil, las donaciones tienen repercusiones en el ámbito fiscal. Hemos hablado anteriormente sobre el impuesto sobre sucesiones y donaciones, que grava las donaciones realizadas a título gratuito. Como señalamos en ese momento, la cuantía de ese impuesto depende de la comunidad autónoma, por lo que tenemos que acudir a la legislación de nuestra comunidad para saber la cantidad que tendremos que pagar si recibimos una donación.

Comunicación corporativa