La popular serie de Juego de Tronos ha logrado ser una de las más exitosas de la caja boba. La serie, que se basa en la intrigante saga de George R.R. Martin “Canción de hielo y fuego”, mezcla una gran variedad de fantasías en un ambiente medieval, luchas de poder, amor, guerra y política, donde se entrelazan numerosos personajes muy bien perfilados.

Además, el relato de Martín toca varios asuntos económicos, desde la implicación de no tener un sistema económico en absoluto a los problemas del dinero y las finanzas públicas. Por ello, más allá del entretenimiento que aporta a todos sus seguidores, Juego de Tronos proporciona un valioso aprendizaje y útiles lecciones para el mundo personal y de la empresa que veremos a continuación.

Frases de Juego de Tronos que pueden guiarte con tu negocio

1. “El hombre que teme la derrota ya ha sido derrotado. El miedo hiere más que las espadas.” (Syrio Forel) Por supuesto que tener miedo es ético y normal cuando vas a iniciarte en una aventura. No obstante, deberás arriesgar si quieres ganar algo en esta aventura. Siempre me lo dijo un familiar: “cuidado con los miedos que persiguen sueños”

2. “Un Lannister siempre paga sus deudas”. Aunque cuando los Lannister lo afirmaban, se referían más a deudas de sangre que monetarias, también podemos extrapolarlo a nuestra salud financiera. La cuarta temporada dio un giro brillante y el banco tomó especial relevancia, mostrando la importancia de redistribuir la deuda así como ponerla punto y final.

La deuda es el mayor enemigo para lograr una independencia financiera. Evidentemente existen muchas formas de endeudarse (más o menos beneficiosas), incluso en muchas ocasiones es recomendable contraer deuda para poder invertir o sacar adelante un proyecto. El truco está en empeñarse con cabeza y de forma racional.

Si eres de los que la deuda ha comenzado a tomar un gran papel en tu negocio, es hora de tomar algunas decisiones importantes para ir saliendo, poco a poco, del hoyo: analiza tu presupuesto mensual, negocia con tus acreedores, no saldes una deuda con otra, recorta inmediatamente los gastos hormiga, no prometas cosas que no puedas cumplir y, si es necesario, cambia el rumbo de tu negocio.

3. “El poder reside donde los hombres creen que reside. Es un truco, una sombra en la pared, y un hombre aunque sea pequeño puede proyectar una sombra muy larga.” (Lord Varys).

No solo las grandes y poderosas empresas consiguen triunfar, también las pymes pueden conseguirlo. Es de vital importancia la imagen que proyectas a los demás, no interactuando en el mundo empresarial como alguien débil y vulnerable, sino de acuerdo a todas tus fortalezas y oportunidades.

4. “El caos no es un pozo. El caos es una escalera. Muchos de los que intentaron escalarla fallaron, nunca podrán probar de nuevo. La caída les rompió. Y algunos a los que se les dio la oportunidad de escalar, se aferran al terreno, a los dioses o al amor. Solo la escalera es real. La subida es todo lo que hay.” (Petyr Baelish)

Sabia conclusión que se emana de esta afirmación: no importa las veces que te caigas a lo largo de tu trayectoria, lo importante es lo que aprendes tras la caída y continuar el camino por el que discurrías. En muchas ocasiones, para aprender hay que equivocarse, por eso no tienes que tener miedo a hacerlo, ya que te hará ser mejor.

5. “Si vas a cobrarte la vida de un hombre debes mirarle a los ojos y escuchar sus últimas palabras”. Ned Stark siempre quiso transferir su significado a sus hijos. En el mundo emprendedor, puede traducirse en que siempre hay que hacerse responsable de las malas decisiones que tomemos. ¿O quieres convertirte en un mal jefe?

6. “Una mente necesita de libros igual que una espada de una piedra de amolar, para conservar el filo. Por eso es que leo tanto”. (Tyrion Lannister) Nunca terminarás de saberlo todo. Y menos en un entorno tan cambiante y globalizado como en el que nos encontramos. Por ello, deberás seguir aprendiendo y cultivándote hasta el último día de tu aventura. Ten en cuenta que siempre se puede mejorar.

7. “Abrir los ojos es lo único necesario. El corazón miente y la mente engaña, pero los ojos ven. Mira con los ojos. Escucha con los oídos. Saborea con la boca. Huele con la nariz. Siente con la piel. Y sólo luego piensa, y así sabrás la verdad.” (Tyrion Lannister) Para no quedarte desfasado, deberás conocer en todo momento el entorno en el que te desempeñas, los clientes a los que quieres satisfacer necesidades y los competidores a los que te enfrentas.

La abundancia de información y la rapidez con la que se suceden los cambios deberían hacerte reflexionar sobre la necesidad de gestionar estos volúmenes ingentes de información partiendo de una base diaria.

¿De verdad crees que tu competencia no lo está haciendo ya? No me mal interpretes, no hablo de hacer un completo análisis del entorno empresarial diario, sino de mantener actualizados los elementos clave del análisis de forma continua.

8. “Nunca olvides lo que eres, el resto del mundo no lo hará. Úsalo como una armadura y nunca podrá ser utilizado para hacerte daño” (Tyrion Lannister). Todos nuestros defectos como empresario o los que tenga nuestro negocio debemos trabajarlos para convertirlos en fortalezas. De esta forma, si los sabes camuflar, nunca podrán ser utilizados contra ti.

Más información | Forbes
Imagen | Shutterstock

Comunicación corporativa