La cuesta de septiembre no tiene nada que envidiar a la de enero. Libros nuevos, ropa, calzado, materia escolar… son algunos de los gastos que traen de cabeza a muchos padres. Por ello, para conseguir ahorrar con la vuelta a la rutina y estirar cada céntimo del que disponemos, os desvelamos nueve trucos para ahorrar con la vuelta al cole.

1. La importancia de planificar

En primer lugar, resulta imprescindible que conozcamos todos los gastos que vamos a tener que afrontar. Sólo sabiendo a lo qué nos enfrentamos, podremos disminuirlos. Para los más previsores y planificadores, tengamos en cuenta que hay 365 días para encontrar la mejor forma de ahorrar con la vuelta al cole. Con la lista en la mano de lo que necesitamos, debemos comparar los precios antes de comprar. Es cansado y requiere de tiempo, pero si necesitamos ajustar el presupuesto es la mejor opción.

2. Reutilizar libros

La adquisición de libros para el curso escolar es donde nos gastamos la gran parte del presupuesto. Por ello, es en donde más atención debemos prestar para conseguir ahorrar en dicha partida. Siempre que el material siga siendo el mismo o las modificaciones sean insignificantes, podemos recurrir a libros que ya hayan sido utilizados por hermanos, amigos u otros compañeros de colegio. En caso de no conocer a quién preguntar, podemos dirigirnos al colegio ya que suele haber anuncios en los que venden los libros de años anteriores a un precio inferior.

Librerías, bibliotecas o centros de venta de segunda mano son otros de los lugares a los que podemos acudir. Igualmente, Internet puede convertirse una vez más en nuestro aliado para conseguir los libros más baratos. De una forma o de otra, no deberíamos lanzarnos a la librería de debajo de casa desde el minuto uno.

Igual te interesa…

juego niño recurso

3. Hacer inventario del material escolar

Antes de ir a comprar todos los extras que un niño necesita para poder estudiar (bolígrafos, gomas de borrar, sacapuntas, etc.) debemos echar un vistazo a lo que tenemos de otros años. Posiblemente muchas cosas se encuentren en un estado óptimo que permita que puedan aprovecharse un años más y así ahorrar unos cuantos euros.

4. ¿Uniforme o ropa convencional?

Hay padres a los que lo del uso de uniforme escolar no termina de convencerles, quejándose del coste al que pueden ascender. Sin embargo, existen opiniones acerca de que suponen un ahorro a largo plazo en ropa convencional. Si nuestro hijo utiliza uniforme, podemos aprovechar los packs de las grandes superficies para los jerséis, calcetines, etc. Incluso si el colegio lo permite, no hace falta que compremos el uniforme oficial.

Si, por el contrario, nuestro hijo no usa uniforme, debemos sacar partido a todo tipo de descuentos de la vuelta al cole. Además, existen tiendas como Primark que ofrecen prendas de vestir a buen precio. Si nuestro objetivo es ahorrar, es tontería que busquemos una calidad alta en la ropa ya que a final de curso seguramente ya no le valga.

5. Aprovechar grandes ofertas

Con la vuelta al cole, las grandes superficies lanzan grandes ofertas y packs a buenos precios. Si somos muchos en la familia, debemos aprovechar los packs. Si se trata de un solo hijo, debemos estudiar si estas grandes ofertas suponen un ahorro o pueden resultar siendo un consumo excesivo. A veces, las grandes ofertas terminan suponiendo mayor gasto del que se necesita en ese momento. Sin embargo, aprovechar esos descuentos para material que se use a menudo como los cuadernos, por ejemplo, puede ser provechoso.

6. Compartir vehículos

Si no existe la posibilidad de ir andando al colegio, el transporte puede suponer otro gran gasto. Si no nos queda más remedio que llevarnos el coche, podemos hablar con otros padres que vivan en los alrededores ya que se pueden hacer turnos con otros padres o incluso compartir vehículo.

7. Ir a comprar sin los niños

Los más pequeños se sienten atraídos por las marcas, por lo que ya han comprado sus amigos o por lo que se anuncia en televisión. Si no queremos lloros innecesarios, discusiones o terminar comprando de más por estar más atento a una rabieta que a los precios, lo mejor es ir sin ellos.

8. No a los créditos

Si nuestro objetivo es ahorrar y, por la causa que sea, nos hemos pasado de nuestro presupuesto, debemos evitar los créditos para pagar estos extras y no estropear la economía de supervivencia durante el mes de septiembre. Nos solucionarán el apuro en el momento, pero supondrá más dinero a desembolsar en el futuro. Es mejor opción intentar hacer un esfuerzo o pedirlo prestado a algún familiar o amigo cercano.

9. Solicitar becas y ayudas

No hay que pasar por alto solicitar becas y ayudas, aunque solo sea para financiar los libros o el comedor. Por ello, debemos informarnos de las diferentes ayudas a nivel de ciudades, autonomías o provincias que se ofrecen.

Aunque ya muchos las solicitamos con el pensamiento de que no nos la van a conceder, no echándola es como nunca optaremos a ellas. Las becas del Ministerio de Educación pueden ser solicitadas hasta el 30 de Septiembre.

Comunicación corporativa